NORMAS SOBRE COMENTARIOS: Los comentarios de infraseres no se publican, no pierdas tu tiempo...........................................

22 may. 2016

ARGUMENTO:
"Practicar el primitivismo mata menos animales que practicar el veganismo"

RESUMEN: ¿Qué es el primitivismo? ¿quien vive de manera primitiva mata menos animales que quien vive en una ciudad? ¿podemos ser primitivistas y veganos? Éstas son algunas de las preguntas a las que aquí vamos a responder.

El primitivismo establece que lo natural en el humano es vivir de manera primitiva o salvaje, y que, por lo tanto, los humanos deben vivir así, aunque luego intenten justificarlo mediante otras razones, como que viviendo de dicha manera se asesinan menos animales. Un vegano de ciudad mata a menos animales que un no vegano de ciudad. Si alguien rechaza la vida en ciudad porque mata animales entonces siempre tiene la opción de crear una aldea vegana: se puede practicar el primitivismo y el veganismo al mismo tiempo. Un vegano primitivista mata a menos animales que un primitivista no vegano.

Palabras clave: anarcoprimitivismo, ludismo

La vuelta al bosque. La idea de rechazar la tecnología y la civilización parece tener su origen en la escuela cínica, fundada por Antístenes (444 a.C - 365 a.C), y representada por Diógenes de Sinope (412 a.C - 323 a.C.), la cual reinterpretó la doctrina socrática considerando que la civilización y su forma de vida era un mal y que la felicidad venía dada siguiendo una vida simple y acorde con la «naturaleza». También el poeta satírico Juvenal (60 d.C. - 128 d.C) fue conocido por 16 sátiras en las que condenaba a la sociedad de Roma porque consideraba que «no era natural», en cambio defendía una vida rural a la que consideraba «natural», éste decía: «Jamás dice la naturaleza una cosa y otra la sabiduría». Por lo tanto existe un uso de la falacia de apelación a la naturaleza en estas ideas[1]Henry David Thoreau (1817-1862) añadió al anarquismo ideas ecologistas por medio de su libro «Walden», en el que aboga por una vida simple y autosuficiente fuera de la civilización industrial. Por ello es considerado uno de los precursores del anarcoprimitivismo representado en la actualidad por John Zerzan, y también uno de los precursores del ecologismo radical o ecocentrismo[2], que ya está rebatido en otro artículo. El anarcoprimitivista Theodore Kaczynski, que escribió «La sociedad industrial y su futuro», más conocido como el «Manifiesto de Unabomber», utilizó medios violentos para intentar lograr su objetivo, sin éxito; en él podemos encontrar la esencia política del anarcoprimitivismo:


Algunas personas dicen que debemos rechazar la tecnología de las sociedades modernas y vivir de manera primitiva. Esta idea es una corriente del anarquismo llama anarcoprimitivismo. Estas personas suelen decir que existe una supuesta «naturaleza humana» o «esencia»[1], según la cual todos los humanos nacen con una «naturaleza buena» y que por eso su finalidad es «el deber de ser buenos» (según ellas entienden el bien), y señalan a la civilización como la culpable de corromper a los humanos, de destruir la «naturaleza» y de llevarlos al «infierno». Por eso rechazan el progreso tecnológico y abogan por volver a la caza-recolección, el sistema económico del Paleolítico y Mesolítico, practicado aún por algunos pueblos en el Amazonas y otras regiones. Debido a ello, el anarcoprimitivismo se relaciona con el mito del buen salvaje[5], idea según la cual vivir de manera salvaje volver al es «paraíso» originario, es decir, es bueno y es hacer el bien; de ahí que desde dicha ideología se simpatice con las viejas tradiciones (conservadurismo político)[4] o con la vida no social. Desde esta mentalidad se tiende a idealizar a animales salvajes como el lobo y a otros depredadores. Es importante tener en cuenta que desde el anarcoprimitivismo, y desde el anarquismo en general, se defiende la «liberación animal», no los Derechos Animales (ni los Derechos Humanos), pues estos implican una autoridad social que proteja los derechos éticos mediante derechos legales (leyes), a la cual se oponen. La «liberación animal» rechaza la violencia producto de la dominación, opresión, domesticación o esclavitud, pero no rechaza la violencia «natural», la cual no consideran autoritaria. La diferencia es que los anarcoprimitivistas, usando la falacia de la apelación a la naturaleza[1], dicen que cazar y pescar es «natural» (bueno) en los humanos, en cambio los anarquistas veganos dicen que «no es natural» (malo), pero coinciden en ver «natural» (bueno) la violencia no humana. Los anarcoprimitivistas suelen rechazar el veganismo, al considerarlo imposible en un mundo primitivista. Por ejemplo, en 2011 se publicó un artículo de Peter Gelderloos titulado «Veganism: Why not» en el que defiende una liberación animal sin veganismo desde el anarcoprimitivismo. En el artículo «Liberación animal sin veganismo» se traduce parte de dicho artículo. El autor expone en el artículo numerosas ideas irracionales de la ideología anarcoprimitivista (algunas de ellas también suelen estar presentes en el anarquismo) y que vamos a enumerar a continuación.


Los anarcoprimitivistas tienen una visión idílica de la caza y la pesca. Estas personas consideran que matar a los demás puede ser respetuoso o éticamente correcto (ver extracto de «Liberación animal sin veganismo» en imagen adjunta). Por ejemplo, John Zerzan es un autor anarquista que promueve el primitivismo y que en su libro «Futuro Primitivo» (1994) dice lo siguiente: «Es característico, los recolectores cazadores consideran a los animales que cazan como iguales, y este tipo de relación fundamentalmente igualitaria ha durado hasta la llegada de la domesticación». La realidad es que cazar y pescar, se haga o no se haga por supervivencia, son actos brutales que suponen la violación del derecho a la salud/vida de los demás, la ética más elemental. La caza y la pesca son actividades violentas, y por lo tanto autoritarias, que contradicen el principio básico del anarquismo que dicen defender los anarcoprimitivistas.


Tribu africana cazando animales con lanzas y piedras (Link)

Algunos anarcoprimitivistas dicen que practicar el primitivismo mata a menos animales que no practicarlo. La finalidad del primitivismo no es matar al menor número de animales, sino poner fin al modo de vida civilizado, pero algunas personas que viven en sociedades industrializadas hacen un cálculo y afirman que una persona que vive de manera primitiva -cazando, pescando, etc.- mata a menos animales que un vegano viviendo en una ciudad o en un pueblo. Suponemos que estas personas son veganas, pues el número de animales que mueren con la práctica del veganismo es mucho menor que el número de animales que mueren directa e indirectamente debido a un modo de vida no vegano[6]. Si no fuera así entonces esta persona no vegana estaría intentando atacar el veganismo, para justificar el consumo de productos de origen animal en las ciudades. Si alguien rechaza la vida en ciudad porque ésta mata animales entonces siempre tiene la opción de crear una ecoaldea vegana: puede practicar el primitivismo y el veganismo al mismo tiempo. Un vegano primitivista mata a menos animales que quien no es vegano y es primitivista. Existen ecoaldeas veganas que pueden ser tan primitivistas como alguien quiera hacerlas.


Ecoaldea vegana y cruda (Link)

La tecnología es necesaria para llegar a un mundo que defienda y practique la Ética. Se debe tener en cuenta que el uso de tecnología ayuda a reducir el número de seres sintientes que se matan, pues permite que existan medios de comunicación e Internet y por lo tanto que se difunda la Ética, gracias a lo cual muchos humanos comienzan a practicarla. También gracias a la tecnología podemos ayudar a que muchos animales salven sus vidas y ayudar a controlar poblaciones de la manera más ética posible.