EL VEGANISMO ES PONER EN PRÁCTICA LA ÉTICA MEDIANTE EL RESPETO A LOS SERES SINTIENTES...................................NORMAS SOBRE COMENTARIOS: Los comentarios de infraseres no se publican, no pierdas tu tiempo........................................... Los comentarios están moderados, lee las Normas sobre los comentarios................................. Si no sabes dónde dejar tu comentario pregunta en el Foro General..............Gracias......................Las respuestas son mejoradas constantemente, no dudes en ayudar a mejorarlas..........................

domingo, 8 de enero de 2017

ARGUMENTO:
“Para producir vegetales se mata a animales en los campos de cultivo”

RESUMEN: ¿La agricultura no vegana mata animales en los campos de cultivo? ¿una alimentación vegetariana tiene como consecuencia un mayor número de muertes de animales en los campos de cultivo que una alimentación no vegetariana? Éstas son algunas de las preguntas a las que aquí vamos a responder.

La Ética es sensocentrista, pues ésta trata sobre la consideración de los seres sintientes, por lo tanto lo éticamente coherente es practicar el veganismo. Aunque la teoría es clara, en la actualidad la práctica del veganismo es imperfecta, pues los vegetales no se producen mediante agricultura vegana. Sin embargo, una mala puesta en práctica no rebate la teoría en la que se apoya: el sensocentrismo no es rebatido por una práctica vegana imperfecta. Pese a dicha imperfección práctica, el área de campo de cultivo necesario para alimentar a quien es vegetariano es menor que el área del campo de cultivo necesario para alimentar a quien no es vegetariano, pues cada animal destinado a la producción de carne necesita una gran cantidad de pienso vegetal durante los años que vive, incluidos los animales que son explotados en ganadería extensiva. Por lo tanto una alimentación vegetariana mata menos animales en los campos de cultivo que una alimentación no vegetariana, además de los animales que no mata en mataderos. Con el aumento del veganismo tal y como lo conocemos irán aumentando las opciones de vegetales producidos por una agricultura vegana.

Palabras clave: agricultura no vegana, área cultivable, campos de cultivo

Los antropocentristas no consideran un problema ético que mueran animales en los campos de cultivo, pero atacan a los veganos con ello para intentar justificar la existencia de granjas y mataderos. En otro artículo rebatí el argumento circular del antropocentrismo, según el cual «los humanos deben ser respetados por ser humanos»[1]. La realidad es que los humanos deben ser respetados porque son seres sintientes, así como también deben ser respetados quienes no son humanos, a esta idea se la llama «sensocentrismo»[2]. La agricultura no vegana mata a seres sintientes en los campos de cultivo, por lo tanto tenemos el deber ético de promover una agricultura que mate al menor número de seres sintientes[3]. Los antropocentristas parten desde una teoría ética equivocada y desde ella pretenden rebatir el sensocentrismo señalando imperfecciones en su puesta en práctica mediante el veganismo, sin embargo una mala puesta en práctica no rebate una teoría[4], lo demostré en otro artículo. Uno de esos casos de mala puesta en práctica ocurre en la compra de vegetales producidos por la agricultura no vegana; sin embargo actualmente ésta es la opción menos mala para promover el avance de la Ética tanto de manera efectiva, pues la alimentación vegetariana necesita un menor área de cultivo que la alimentación no vegetariana, como de manera estratégica, pues si a la sociedad no le importa matar a cerdos, vacas y pollos para comerles entonces difícilmente dará el paso de preocuparse por respetar a los animales que mueren en los campos de cultivo, con los cuales se empatiza menos.

Algunos antropocentristas dicen que la alimentación vegetariana usa un mayor área de cultivo que la alimentación no vegetariana, y que por lo tanto mata más animales.(1) A mayor área de campo de cultivo, mayor es la deforestación, mayor es el consumo de agua, mayor es la contaminación (quema de gasolina, pesticidas, herbicidas, etc.) y hay un mayor número de animales muertos en dichos campos. Las personas que usan este argumento parece que no se han dado cuenta de que los cultivos (los más abundantes trigo, maíz y soja) son comidos directamente por humanos, pero en su gran mayoría se utilizan para la elaboración de piensos para alimentar a los miles de millones de animales que son criados y explotados por su carne. Cada animal destinado a la producción de carne necesita una gran cantidad de pienso vegetal, incluidos los animales que son explotados en ganadería extensiva, ya que en muchas zonas los pastos no están disponibles todo el año y cuando están disponibles también se suplementa su alimentación con pienso. Aunque directamente un vegetariano consume más plantas que un no vegetariano, el consumidor de productos de origen animal consume más plantas indirectamente, pues los productos de origen animal que come han sido producidos con la gran cantidad de piensos que el animal comió durante sus años de vida antes de ir al matadero. La alimentación no vegetariana necesita un mayor área de campo de cultivo que una alimentación vegetariana, por lo tanto mata a un mayor número de animales en los campos de cultivo, además de los animales que mata en los mataderos.

- En abril de 2006, Greenpeace publicó el informe «Devorando la Amazonia», en el que se indica que la mayoría de los cultivos se utilizan para elaborar piensos para la industria ganadera: «El 80% de la producción de soja de todo el mundo se dedica a la elaboración de piensos para la industria ganadera. La creciente demanda de piensos a base de soja por los agricultores europeos está expandiendo las fronteras agrícolas hasta la selva tropical amazónica. Europa compra la mitad de la soja exportada desde el estado amazónico de Mato Grosso, donde se cultiva el 90% de la soja de la selva tropical. Carne alimentada con soja de la selva tropical encuentra el camino hasta los supermercados y cadenas de comida rápida de toda Europa».

Algunos antropocentristas dicen que en ganadería extensiva no se usan campos de cultivo. El «forraje» son todas aquellas plantas que se cultivan con el fin de alimentar a los animales. Estas personas cometen el error de creer que los animales de ganadería extensiva sólo comen pastos, sin embargo la realidad es que en ganadería extensiva se suplementa la alimentación de los animales con forrajes y piensos (cereales, legumbres) (SCP/RAC), para de esta manera acelerar el engorde y mejorar así la productividad. Por ejemplo, la «Asociación Nacional de Criadores de Ganado Vacuno de Raza Morucha Selecta» en su trabajo «Alimentación del ganado vacuno en extensvo como pilar básico de la mejora» podemos leer: «No obstante, es necesaria una alimentación suplementaria, que se realiza con forrajes y concentrados; la variabilidad de los recursos naturales, aunque haya una movilización de reservas por parte del animal, supone una eficiencia reproductiva baja, que hace aconsejable cierta suplementación en épocas de escasez». Por lo tanto la ganadería extensíva también utiliza un determinado área de cultivo para alimentar a cada animal, además de ello utiliza extensas áreas de pastizal para que los animales pasten.

Algunos antropocentristas dicen que una alimentación con animales de ganadería extensiva mata menos animales que una alimentación vegetariana. Primeramente recordemos que en la ganadería extensiva se explota a vacas, ovejas y cabras, forzándolas el embarazo para vender sus hijos como carne, destino que también les espera a sus madres. El error que cometen estas personas es no tener en cuenta que la ganadería extensiva, como su misma palabra indica, necesita extensos terrenos de pastizales para alimentar con pastos a dichos animales; estos se consiguen mediante la quema de bosques, produciendo miles de animales muertos por el fuego, intoxicados, etc. La ciencia ha denunciado cómo la ganadería extensiva deforesta los bosques y extingue numerosas especies animales para abrirse camino:

- El 11 de agosto de 2015, la revista Science publicaba un artículo titulado «Meat-eaters may speed worldwide species extinction, study warns» («Comedores de carne estarían acelerando la extinción de animales en todo el mundo, advierte un estudio»). El estudio, titulado «Biodiversity conservation: The key is reducing meat consumption», fue realizado por un equipo de la Universidad Internacional de Florida y publicado en la revista «Science of the Total Environment» nº 536 (2015) 419–431.

- El 8 de junio de 2005 la FAO publicó un artículo titulado «La ganadería extensiva destruye los bosques tropicales de suramérica», en el que se culpabiliza a la ganadería extensiva de destruir la selva de sudamérica y de matar a los animales salvajes para extender los pastos para el ganado. El artículo se complementa con las previsiones para el año 2010 mediante un informe titulado «Políticas pecuarias. Ganadería y deforestación» (otro link) en el que se denuncia que en 25 años se ha desforestado una superficie boscosa equivalente al territorio de la India.

La web Mongabay.com es una de las más populares sobre información acerca de los bosques lluviosos tropicales. El el artículo «Pastizales para el ganado» explica cómo la ganadería destruye los bosques y selvas latinoamericanas mmediante pastizales para la ganadería extensiva.

El estudio de Steven L. Davis. En 2003 el Journal of Agricultural and Environmental Ethics (16: 387–394) publicó un estudio titulado «The least harm principle suggests that humans should eat beef, lamb, dairy, not a vegan diet», en el que el profesor de Ciencia Animal Steven L. Davis sugiere que la alimentación vegetariana no reduce el número de animales que mueren en los campos de cultivo. Davis llega a la conclusión de que las poblaciones del ratón de madera se redujeron de 25 ratones por hectárea a 5 ratones por hectárea después de la cosecha (atribuido a la migración y a la mortalidad). Davis estima que 10 animales por hectárea son asesinados por la agricultura cada año, por lo que si los 120.000.000 de acres (490.000 km2) de las tierras de cultivo se utilizan para una alimentación vegetariana/vegana entonces aproximadamente 1200 millones de animales mueren o son asesinados cada año. Según Davis, si la mitad de las tierras de cultivo se convierte en pasto de rumiantes entonces estima que 9000 millones de animales morirían o serían asesinados cada año, suponiendo que se asesinen 8000 millones al año entre aves, carne de vacuno, cordero y productos lácteos. El estudio de Steven Davis fue rebatido por Jason Gaverick:

Respuesta de Jason Gaverick a Steven Davis. En 2003, Jason Gaverick Matheny, un doctorado en Economía Agrícola en la Universidad de Maryland, publicó un artículo titulado «Least Harm: A Defense of vegetarianism from Steven Davis's Omnivorous Proposal» (otro link), en él explica que el razonamiento de Steven Davis contiene varios defectos importantes, entre ellos la reducción de la definición de «daño» a fin de incluir sólo la matanza de animales, y calcular el número de muertes de animales sobre la base de la superficie terrestre en lugar de por consumidor. Se produce una cantidad igual de proteínas a partir de 1 hectárea de tierras de cultivo para producir vegetales, que utilizando 2.6 hectáreas para producir productos lácteos de rumiantes, o que utilizando 10 hectáreas para producir carne de vacuno, por lo tanto, son necesarias menos tierras de cultivo para una alimentación 100% vegetariana que para una alimentación no vegetariana. Según estimaciones de Gaverick Metheny, 0,3 animales mueren en los campos de cultivo por cada persona que sigue una alimentación vegana, 0,39 animales mueren por cada persona que sigue una alimentación vegetariana, y 1,5 animales mueren con el modelo cárnico propuesto por Davis. Matheny concluye que «Después de la corrección de estos errores, el argumento de Davis da una razón fuerte para en lugar de estar en contra, adoptar una dieta vegetariana». (Más información)



Número de animales matados en los campos de cultivo para producir
un millón de calorías de algunos alimentos (gráfico interactivo) (Link)

Artículo de Mike Archer. El 15 de diciembre de 2011 la revista The Conversation(2) publicó un artículo viral titulado «Ordering the vegetarian meal? There’s more animal blood on your hands» en el que su autor, Mike Archer, paleontólogo australiano y profesor de la Universidad de Nueva Gales del Sur, afirma que, según las prácticas agrícolas australianas, los vegetarianos y veganos son responsables de más muertes de animales que los no vegetarianos. El artículo de Archer fue respondido el 17 de abril de 2012 por Patrick Moriarty en su artículo «Vegetarians cause environmental damage, but meat eaters aren’t off the hook». Archer tampoco no tuvo en cuenta los datos del estudio «Counting the Cost: Impact of Invasive Animals in Australia», publicado en 2004 por Ross McLeod. El artículo también fue muy bien respondido en algunos de los comentarios al mismo, y en este otro artículo que le responde: «Do Vegans Kill More Animals Than Meat-Eaters Do?». Otra respuesta en «Debunking “Ordering the vegetarian meal? There’s more animal blood on your hands”». [Cuando pueda añado la información a la entrada].



2001: Davis dice, “una alimentación vegana mata más animales que una omnívora selectiva.”
2003: Gaverick Matheny responde, “Umm….eso no es así.” con: ¡ciencia!
2008: Andu Lamey dice, “yeah!” también con: ¡ciencia!
2011: Mike Archer dice, “una alimentación vegana mata más animales que una omnívora selectiva.”
2012: Patrick Moriarty responde, “Umm….eso no es así.” con: ¡ciencia!

Claudio Bertonatti y su confusión sobre el veganismo. El 31 de julio de 2015 se publicó en la web ganadera noticiasagropecuarias.com un artículo viral titulado «La confusión del veganismo», cuyo autor es el antropocentrista «ecologista» Claudio Bertonatti. Poco después le hicieron una entrevista sobre dicho artículo. El artículo, sin basarse en datos ni en referencia científica alguna, afirma que la alimentación vegetariana mata más animales que la alimentación no vegetariana porque «podemos comprobar que en los campos de cultivo no hay animales silvestres y que en los campos usados a la ganadería extensiva los animales silvestres conviven con los animales domésticos», dice; y que por eso «dejó de ser vegetariano en su adolescencia». El artículo no tiene en cuenta que en la ganadería extensiva se deforesta para crear pastizales (FAO, 2005), ni que en ganadería extensiva se suplementa la alimentación de los animales con piensos vegetales (SCP/RAC). El artículo ignora los numerosos datos existentes sobre contaminación de tierra, mar y aire, y sobre deforestación y extinciones que produce el consumo de productos de origen animal (Sciencie, 2015), datos mediante los cuales podemos afirmar claramente que la alimentación vegetariana es más respetuosa con el medio ambiente, y con quienes viven en él, que una alimentación no vegetariana[5]. Desde el blog México Vegano, se dá alguna otra respuesta a dicho artículo; también en este vídeo el Vegano Cordobes le responde directamente y de manera irónica, o en este otro vídeo de Luchi Bonfico, o esta respuesta de DAMO en la web.