NORMAS SOBRE COMENTARIOS: Los comentarios de infraseres no se publican, no pierdas tu tiempo...........................................

8 jul. 2016

ARGUMENTO:
“Es éticamente correcto explotar y matar a los animales si no sufren”

RESUMEN: ¿Qué es el bienestarismo? ¿sufren quienes son explotados y matados? ¿es éticamente correcto matar a alguien si no se le causa sufrimiento? Éstas son algunas de las preguntas a las que aquí vamos a responder.

Tener una conciencia es la condición necesaria para poder sufrir y disfrutar, y por lo tanto para tener intereses respecto a dichas experiencias. Es inevitable que a quienes son explotados en granjas y matados en mataderos se les haga sufrir. Debemos rechazar el sufrimiento, pero también debemos rechazar la matanza de personas aunque no se las cause sufrimiento, pues sólo podemos satisfacer nuestros intereses estando vivos. Los bienestariastas suelen desviar el debate ético hacia un debate sobre legalidad. La Ética nos impone racionalmente el respeto a los demás, independientemente de que sea legal o no sea legal respetarles, es decir, las leyes jurídicas deben estar subordinadas a la Ética. Explotar y matar a los demás es éticamente incorrecto, por lo tanto se debe cambiar la ley para que las granjas y los mataderos sean ilegales.


Palabras clave: bienestarismo


Algunas personas dicen que es éticamente correcto matar a quienes no son humanos si no se les causa un sufrimiento innecesario. Las personas que afirman esto están utilizando el «argumento bienestarista» o «argumento del bienestar animal», son «bienestaristas». Los bienestaristas usan argumentos mediante los cuales pretenden perpetuar la explotación y la matanza de quienes no son humanos. Por ejemplo, el 2 de mayo de 2016 se publicó en The Guardian un artículo de Leslie Cannold (1970-) titulado «Is vegetarianism and veganism about animal welfare or moral superiority?» («¿Es el vegetarianismo una cuestión de bienestar animal o de superioridad moral?») en el que usa el «argumento bienestarista» de la siguiente manera: «La verdad es que una vida ética carnívora es posible siempre y cuando nos aseguremos de que los animales que consumimos han vivido y muerto sin sufrimiento innecesario. ¿Deben triunfar los derechos de los animales sobre los intereses de los humanos? No, si el derecho de los animales es el derecho a la vida y si el interés humano en juego es la salud». Es un error típico del bienestarismo afirmar que es necesario comer productos de origen animal para estar sano[1]; incluso algunos bienestaristas no se cortan a la hora de inventarse otras necesidades innecesarias. Por ejemplo, la National Greyhound Associatión, la entidad que regula el registro oficial de los galgos explotados para carreras en EEUU afirma lo siguiente en su web: «La filosofía del bienestar animal considera justo y necesario que los humanos utilicen a los animales para comida, ropa, investigación, enseñanza, deporte, diversión y compañía, siempre que se haga con responsabilidad y humanidad». Como vemos, es habitual que los bienestaristas manipulen el lenguaje utilizando expresiones como «bienestar animal», «trato humanitario», o un oxímoron como «matar humanamente», etc. para referirse a un tipo de trato al que llamarían «esclavitud», «asesinato» y «genocidio» si las víctimas fueran humanas. Esto ocurre porque los bienestaristas son antropocentristas[2], razón por la cual discriminan arbitrariamente a quienes no son de la especie humana (especismo)[3]. Por lo tanto el «argumento bienestarista» se basa en argumentos ya rebatidos en otros artículos.



Genocidio «idílico» en un matadero de última tecnología «bienestarista» (Link)

Algunos bienestaristas dicen que se están cumpliendo o que hay que mejorar las leyes jurídicas que regulan la explotación y matanza de animales no humanos en granjas y en mataderos. De esta manera los bienestaristas suelen desviar el debate ético hacia un debate sobre legalidad. La Ética nos impone racionalmente el respeto a los demás, independientemente de que sea legal o no sea legal respetarles, es decir, las leyes jurídicas deben estar subordinadas a la Ética. Explotar y matar a los demás es éticamente incorrecto, por lo tanto se debe cambiar la ley para que las granjas y los mataderos sean ilegales. Son aterradoras las declaraciones de trabajadores de mataderos de EEUU tomadas del libro Slaughterhouse (Matadero) de Gail Eisnitz: «Muchas veces el desollador se topa con que una vaca sigue consciente cuando le rebana el lado de su cabeza y empieza a patear salvajemente. Si eso pasa... el desollador le clava un cuchillo en la parte posterior de la cabeza para seccionar la espina dorsal, lo cual paraliza al animal, pero ni lo mata ni le quita el dolor de ser despellejado vivo». Todas las investigaciones que se hacen en granjas y en mataderos destapan violaciones de la normativa legal: