20 feb. 2016

ARGUMENTO:
“Los humanos deben comer productos de origen animal si quieren estar sanos”

RESUMEN: ¿Los humanos pueden estar sanos con una alimentación vegetariana pura (sin productos de origen animal)? ¿qué dice la ciencia de la nutrición sobre la alimentación vegetariana pura? Éstas son algunas de las preguntas a las que aquí vamos a responder.

La alimentación vegetariana pura equilibrada es saludable para todas las etapas del ciclo vital: embarazo, lactancia, infancia, niñez, adolescencia, adultez y vejez. Este tipo de alimentación está avalada por las grandes asociaciones de nutricionistas profesionales: Asociación Americana de Dietética (ADA), Asociación de Dietistas de Canadá (DC), Asociación Dietética de Nueva Zelanda (Dietitians NZ), Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (AEDN), The British Dietetic Association (BDA), etc.

Algunas personas padecieron desnutrición e incluso murieron por no haber seguido adecuadamente una alimentación vegetariana, pero son casos aislados. También existen personas no vegetarianas que padecen desnutrición. La causa de la desnutrición no es debida a una alimentación vegetariana sino a la desinformación o a la escasez de recursos económicos. Existen millones de vegetarianos de todas las edades que se encuentran sanos.

Palabras clave: ciencia de la nutrición, vegetarianismo
Tipo de argumento: Descriptivo

La alimentación vegetariana estricta o pura(1) no incluye productos de origen animal, es decir, no incluye ni los cuerpos de animales muertos ni sus derivados (leche, queso, huevos, miel, etc.). A veces por comodidad, nos referiremos a ella como «alimentación vegetariana» o «vegetarianismo». Como demostramos en un debate previo, si los humanos son omnívoros entonces eso sólo significa que PUEDEN obtener nutrientes de fuentes de origen animal y de fuentes de origen vegetal: el hecho de que los humanos sean omnívoros no implica lógicamente que DEBAN obtener los nutrientes de ambas fuentes, ni por Ética, ni por salud[1]. Es la ciencia de la nutrición la que nos dirá si los humanos deben comer productos de origen animal para estar sanos o si no es necesario, y esto es lo que vamos a tratar aquí. Evidentemente, una persona puede comer pocos productos de origen animal y vivir sano, pero lo que aquí vamos a mostrar no es eso, sino que podemos vivir sanos sin consumir productos de origen animal.

Algunas personas dicen que la alimentación vegetariana no es sana, pero esta afirmación no la respaldan con una declaración oficial de alguna organización de nutricionistas profesionales. Muchas veces recurren al famoso «me dijo el médico que hay que comer carne», o al «conocí a una vegetariana con anemia». Algunas de estas personas reconocen que la alimentación vegetariana es sana para adultos, pero añaden que no es una alimentación compatible con el desarrollo físico e intelectual de bebés y niños. En este caso tampoco respaldan su afirmación con la declaración pública de alguna organización de nutricionistas profesionales, sino mediante la existencia de casos de desnutrición y muerte de bebés y niños «vegetarianos» cuya causa no es el tipo de alimentación en sí, sino a una alimentación insuficiente o desequilibrada, como también ocurre esto con bebés y niños no vegetarianos mal alimentados. A continuación mencionamos algunos de los casos que suelen enumerar estas personas:


Algunas personas citan artículos o estudios científicos que supuestamente muestran que la alimentación vegetariana no es sana. Cuando son artículos usan titulares sensacionalistas y en muchas ocasiones no referencian el estudio, y si lo hacen manipulan las conclusiones del estudio. Otras veces el error no está en el artículo, sino en el estudio. Lo habitual es que dicho estudio sobre alimentación vegetariana presente al menos uno de los siguientes errores típicos en la metodología: (a) define mal lo que come un vegano; (b) la muestra es anecdótica; (c) otros.

Formulamos de forma más clara las premisas y la conclusión del argumento:

ARGUMENTO DE RECHAZO A LA CIENCIA DE LA NUTRICIÓN:

(P1) La alimentación vegetariana no es sana.
(C) Los humanos necesitan comer productos de origen animal para estar sanos.

A continuación vamos a mostrar cómo puede rebatirse este argumento.


PREMISA (P1): La alimentación vegetariana no es sana

Los estudios científicos sobre nutrición muestran que una alimentación vegetariana estricta equilibrada es sana, por eso es avalada públicamente por importantes organizaciones e instituciones. Son muchas las asociaciones de nutricionistas, revistas especializadas en nutrición, etc. que han aprobado públicamente que la alimentación vegetariana estricta (plant-based diet) equilibrada es sana: la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (AEDN), la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el Departamento de Agricultura de los EEUU (USDA), la Asociación Dietética Americana (ADA), la Asociación de Dietistas de Canadá, Asociación Dietética de Nueva Zelanda, el Comité de Médicos por una Medicina Responsable (PCRM), Organización Mundial de la Salud (OMS), Fundación Mundial para la Investigación del Cáncer, Instituto Americano para la Investigación del Cáncer, Academia Americana de Pediatría, etc. Y no sólo afirman que una alimentación vegetariana estricta equilibrada es sana sino que también mencionan beneficios en la prevención y mejora de algunas enfermedades, desde la prevención cardiovascular hasta el cáncer, además de otras dolencias crónicas como la diabetes y algunas enfermedades degenerativas. A continuación pasamos a enumerar lo que ha dicho la ciencia de la nutrición sobre la alimentación vegetariana estricta:

1. Academia de Nutrición y Dietética

La Academia de Nutrición y Dietética, antes llamada Asociación Americana de Dietética (American Dietetic Association, ADA) fue fundada en Cleveland, Ohio, en 1917, y con más de 67.000 miembros, es la organización de profesionales de la alimentación y de la nutrición más grande de los Estados Unidos. En 2009 se publicó en el Journal of the American Dietetic Association un artículo titulado «Posición de la Asociación Americana de Dietética: Dietas Vegetarianas» (traducido por la Asociación Española de Dietistas - Nutricionistas) que es el último posicionamiento público de la Asociación Americana de Dietética,, sobre la alimentación vegetariana: «Las dietas vegetarianas apropiadamente planeadas, incluyendo las dietas totalmente vegetarianas o veganas, son saludables, nutricionalmente adecuadas y pueden aportar beneficios para la salud en la prevención y el tratamiento de ciertas enfermedades. Las dietas vegetarianas bien planeadas son apropiadas durante todas las etapas del ciclo vital, incluyendo embarazo, lactancia, infancia, niñez y adolescencia, y para atletas». Este posicionamiento de 2009 es una actualización de su posicionamiento sobre dietas vegetarianas de 2003, y ésta a su vez una actualización de una toma de postura anterior, publicado en la misma revista científica en 1997. Y éste, por su parte, actualizaba otro posicionamiento de 1983, que complementaba otro de 1980. Podemos así hacernos una idea de cuánto tiempo lleva la ADA insistiendo en estas cuestiones. Prácticamente tres décadas diciendo que podemos estar sanos sin comer productos de origen animal.

En 2009, la web de la Red Andalucía Investiga, proyecto fomentado por la Junta de Andalucía, publicó [link ko] un artículo titulado «Una dieta desconocida pero saludable», en el que Mariano Mañas, profesor experto en vegetarianismo del Instituto de Nutrición y Tecnología de Alimentos de la Universidad de Granada, avala la postura oficial de la Asociación Americana de Dietética que apunta a que “«una dieta vegetariana bien planificada, incluso en la variante vegana, es apropiada para todas las etapas del ciclo vital, incluso durante el embarazo, la lactancia, la infancia, la niñez y la adolescencia»”. Años antes, el Departamento de Salud de la Generalitat de Catalunya publicó un artículo titulado «L’alimentació vegetarian» en el que respaldaba el posicionamiento de 2003 de la Asociación Americana de Dietética respecto a las dietas vegetarianas.

2. Asociación de Dietistas de Canadá

El 27 de noviembre de 2014, la Asociación de Dietistas de Canadá (Dietitians of Canada) publicó en su web una guía para veganos titulada «Healthy Eating  Guidelines for Vegans» en la cual se dice lo siguiente: «Una dieta vegetariana incluye granos, verduras, frutas, legumbres (frijoles, arvejas y lentejas), semillas y frutos secos. Se excluye carne, pescado, aves de corral, productos lácteos y los huevos y los productos que contienen estos alimentos. Una dieta vegetariana saludable tiene muchos beneficios para la salud, incluidos las tasas más bajas de la obesidad, enfermedades del corazón, presión arterial alta, colesterol alto, diabetes tipo 2 y ciertos tipos de cáncer. Se puede tomar la planificación de obtener suficiente proteína, hierro, zinc, calcio, vitaminas D y B12 y grasas omega-3 de los alimentos o suplementos. Una dieta vegetariana saludable puede satisfacer todas sus necesidades de nutrientes en cualquier etapa de la vida, incluyendo cuando está embarazada, amamantando o para los adultos mayores».

3. Sociedad Argentina de Nutrición

La Sociedad Argentina de Nutrición (SAN) se ha posicionado públicamennte respecto a la alimentación vegetariana en la página 37 del documento «Alimentación vegetariana» puede leerse lo siguiente: «Las dietas vegetarianas adecuadamente planificadas, incluidas las dietas totalmente vegetarianas o veganas, son saludables y nutricionalmente adecuadas».

4. Asociación de Dietistas del Reino Unido

En agosto de 2011, la Asociación Británica de Dietética (The British Dietetic Association, BDA), publicó una hoja informativa titulada «Vegetarian diets» en la que puede leerse lo siguiente sobre la alimentación vegetariana: «las dietas vegetarianas bien planificadas son apropiadas para todas las etapas de la vida y tienen muchos beneficios. Estas directrices le ayudarán a disfrutar de todos los beneficios para la salud y garantizar que está comiendo alimentos nutritivos y una dieta completa».

5. Fundación Británica de Nutrición

En 2005, la British Nutrition Foundation publicó el número 30 de su «Nutrition Bulletin». En las páginas 132–167 está el documento «Vegetarian nutrition», y en él puede leerse lo siguiente:  «Una dieta vegetariana o vegana bien planificada y equilibrada puede ser nutricionalmente adecuada, sin embargo las dietas más extremas, como las dietas estrictas macrobióticas y las dietas crudas, son a menudo bajas de energía y de una serie de micronutrientes, haciéndolas totalmente inadecuadas e inapropiadas para los niños. El destete en una dieta vegetariana sigue el mismo principio que el destete en una dieta omnívora, aunque se debe tener cuidado para asegurarse de que una dieta vegetariana es suficientemente energética y rica en nutrientes para los niños. Los estudios de los niños vegetarianos y veganos en el Reino Unido han revelado que su crecimiento y desarrollo están dentro del rango normal».

6. Fundación Española de Dietistas y Nutricionistas (FEDN)

En 2006, la Federación Española de Dietistas-Nutricionistas (FEDN), en ese momento Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (AEDN), afirmó que una dieta vegetariana bien planeada y supervisada por un dietista-nutricionista es saludable en todas las etapas de la vida. Así lo aseguraron numerosos especialistas durante la celebración del III Congreso de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (AEDN). Y es que, según estos expertos, este tipo de alimentación es sana, siempre y cuando se complemente con suplementos de vitamina B12. Esta afirmación coincide con la planteada por expertos de la Asociación Americana de Dietistas y la Asociación de Dietistas de Canadá, quienes plantean que en la infancia, niñez y adolescencia; en el embarazo y lactancia, así como en la senectud, la alimentación vegetariana estricta es adecuada si se suplementa de forma apropiada.

El 23 de octubre de 2006, la revista La Gaceta Médica publicó en la página 20 de su número 175 un artículo titulado «La dieta vegetariana sí, pero bien planificada y con vitamina B12» en el que se habla del respaldo que la AEDN mostró hacia la postura sobre dietas vegetarianas de la Asociación Americana de Dietética. En él se dice lo siguiente: «El congreso de la AEDN fue el marco elegido para presentar, a nivel nacional, un documento de consenso elaborado por la Asociación Americana de Dietética sobre el vegetarianismo. Y las conclusiones son que una dieta vegetariana, incluso estricta, bien planificada, se puede llevar en todas las fases de la vida. “Es muy importante que los profesionales lo sepamos porque cada vez acude más gente a consulta a preguntar sobre las posibilidades de esta alimentación”, comenta Iva Marqués, presidenta del comité científico. “A veces tendemos a rechazar esta práctica como si fuera a conllevar deficiencias nutricionales, y no tiene por qué”, añade. Eso sí: es imprescindible una buena elección de los alimentos “porque se incurre fácilmente en una dieta deficiente”. El vegetarianismo estricto es el que más riesgos presenta, asociado con carencias de hierro, calcio y vitaminas D y B12. “Esto es especialmente importante en niños, embarazadas y mayores, pero siguiendo una dieta adecuada pueden cubrirse todas las necesidades nutricionales”, señala Marqués, que subraya la necesidad de suplementación con B12».

7. Asociación Dietética de Nueva Zelanda

En 1997, la Asociación Dietética de Nueva Zelanda (Dietitians NZ) avaló la postura de la Asociación Americana de Dietética sobre dietas vegetarianas de la siguiente manera: «La Asociación Dietética de Nueva Zelanda ha adoptado y avalado el artículo sobre la postura de las dietas vegetarianas pulicado por la Asociación Americana de Dietética (ADA), “Dietas vegetarianas”, publicado en el Journal of the American Dietetic Association 1997; 97: 1317– 21».

8. Organización de las Naciones Unidas (ONU)

El 2 de Junio de 2010, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) afirmó en un informe titulado «Assessing the Environmental Impacts of Consumption and Production: Priority Products and Materials», que un cambio global hacia una alimentación sin productos de origen animal es vital para salvar al mundo del hambre, de la escasez de combustible y de los peores impactos del cambio climático. El punto 2 de la página 82 del informe, dice que por motivos ecológicos se ha vuelto necesario que a nivel mundial se siga una alimentación sin productos de origen animal: «Los impactos de la agricultura se espera que aumenten sustancialmente debido al crecimiento demográfico, el aumento del consumo de productos animales. A diferencia de los combustibles fósiles, es difícil buscar alternativas: la gente tiene que comer. Una reducción sustancial de los impactos sólo sería posible con un sustancial cambio de dieta en todo el mundo, lejos de los productos de origen animal». Un artículo titulado «UN urges global move to meat and dairy-free diet» informaba de ello en el diario theguardian.com

9. Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) y Departamento de Agricultura de los EEUU (USDA)

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EEUU (U.S. Departament of Health & Human Services (HHS)) y el Departamento de Agricultura de los EEUU (U.S. Department of Agriculture (USDA)) publican conjuntamente las «Directrices Alimentarias para los Americanos» («Dietary Guidelines») cada 5 años desde 1980. El 31 de enero de 2011, el Departamento de Agricultura de los EEUU junto con el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EEUU publicaron la séptima edición de la «Dietary Guidelines for Americans, 2010» («Directrices Alimentarias para los Americanos, 2010»). En esta versión de la guía, ponen más atención en las dietas vegetarianas y veganas, dedicando dos páginas completas a la nutrición vegana y vegetariana, apuntando que estas dietas tienen grandes ventajas nutricionales, además de reducir la obesidad y las enfermedades cardíacas. En mayo de 2014, el Food and Nutrition Information Center, de la  USDA, publicó un documento titulado «Vegetarian Nutrition Resource List» en el que enumera una enorme cantidad de recursos online para quienes siguen una alimentación vegetariana.

10. Comité de Médicos por una Medicina Responsable (PCRM)

Fundado en 1985, el Comité de Médicos para una Medicina Responsable (Physicians Committee for Responsible Medicine (PCRM)) es una organización no lucrativa apoyada por más de 5.000 médicos y con 100.000 seguidores, con sede en Washington DC (EEUU). Cada trimestre, los afiliados reciben la revista Good Medicine. En su página web hay publicado un artículo titulado «Vegetarian Foods: Powerful for Health» en el que dice lo siguiente: «Multitud de estudios han demostrado los remarcables beneficios para la salud de una dieta vegetariana». También es accesible una guía de consejos en español. El día 15 de junio de 2010, PCRM publicó un artículo titulado «Proposed Dietary Guidelines Highlight Benefits of Vegetarian Diets» en el que elogia los resultados de las Guías Alimentarias del Comité Consultivo del Departamento de Agricultura de los EEUU (U.S. Department of Agriculture, USDA), en las cuales se destacó el valor de la alimentación vegetariana para los estadounidenses. Poco después, el 31 de enero de 2011 se publicó la «Dietary Guidelines for Americans, 2010» («Guía para la Alimentación Estadounidense, 2010») y el Comité de Médicos por una Medicina Responsable se alegró de su contenido sobre alimentación vegetariana estricta: «Las personas que evitan la carne evitan el riesgo de obesidad, diabetes, enfermedades cardíacas, y ciertos tipos de cáncer; y los que además evitan los productos lácteos y los huevos son los más sanos de todos. Es bueno ver que estas dietas ahora son parte de la política federal norteamericana». La Guía, sin embargo, está lejos de la perfección. Como en otras versiones, especifican comidas que deben consumirse más (como frutas y vegetales), pero evitan listar las comidas que las personas deberían consumir menos -o no consumir- (como carne y quesos), aparentemente por el miedo de molestar a los productores del sector. En vez de eso, la guía llama a limitar el «colesterol» y las «grasas saturadas». Igualmente, mientras los lácteos cuentan más del 30% del total de las grasas saturadas que consumen los norteamericanos, la guía disfraza estas grasas clasificándolas en muchas categorías como el queso (8,5%), mantequilla (2,9%), leche entera (3,4%), leche baja en grasa -descremada- (3,9%), postres lácteos (5,6%) y pizzas (5,9%), por lo que su contribución a las enfermedades no se ve clara.

11. Consejo Nacional Australiano de Salud e Investigación Médica

En 2013 el Australian Health and Medical Research Council, del Gobierno de Australia, publicó en su web la guía «Australian Dietary Guidelines», que en la página 35 dice lo siguiente: «Las dietas vegetarianas adecuadamente planificadas, incluyendo vegetarianos totales o dietas veganas, son saludables y nutricionalmente adecuadas. Las dietas vegetarianas bien planificadas son apropiadas para todas las etapas del ciclo de vida». [Más guías]
 
12. Gobierno de Portugal y Associação Portuguesa dos Nutricionistas

En 2015, el Programa Nacional para a Promoção da Alimentação Saudável de la Associação Portuguesa dos Nutricionistas, promovido por la Direção-Geral da Saúde del Gobierno de Portugal, publicó una guía titulada «Linhas de Orientação para uma alimentação vegetariana saudáve» en la que se avala la alimentación vegetariana: «Las pautas para una dieta vegetariana saludable propuestas en este documento se tuvieron en cuenta para un individuo adulto sano, y no deben, por lo tanto, ser extrapolables a otras fases del ciclo de vida. La conveniencia de esta "dieta" a las distintas etapas del ciclo de vida, incluso en la infancia, adolescencia, embarazo, lactancia, ancianos y deportistas también implica una buena planificación y seguimiento de la misma». La guía también es avalada por la Asociación Portuguesa de Nutricionistas.

13. Gobierno de Noruega

En 2011, la web Matportalen.no de Información sobre los alimentos y la salud de los poderes públicos, del Gobierno de Noruega, publicó un artículo titulado «Vegetarianere» en el que se dice lo siguiente: «Al elegir una dieta sin carne y sin pescado debe ser consciente de lo que come para que su cuerpo reciba los nutrientes necesarios. Un vegetarianismo saludable contiene cereales integrales, legumbres, patatas, hortalizas, frutas, aceites vegetales, semillas y frutos secos».

14. Gobierno de Queensland

En 2013 la Queensland Dietitians, del Gobierno de Queenslan, el segundo estado más grande de Australia, publicó el artículo «Healthy eating for vegan pregnant and breastfeeding mothers» en el que se dice lo siguiente: «La alimentación saludable es importante en todas las etapas de la vida, especialmente durante el embarazo. Sus opciones de qué comer y beber en este momento pueden afectar su salud y la salud de su bebé durante muchos años después. Una dieta vegetariana bien planificada es capaz de cumplir con los requerimientos nutricionales para el embarazo y amamantamiento».

15. Academia Americana de Pediatría

En junio de 2001 el Journal of the American Dietetic Association publicó un estudio titulado «Considerations in planning vegan diets: Infants» en el que se dice lo siguiente: «Las dietas vegetarianas adecuadamente planificadas pueden satisfacer las necesidades nutricionales de los lactantes. La postura de la American Dietetic Association y de la American Academy of Pediatrics es que las dietas vegetarianas pueden promover el crecimiento normal de los bebés. Es importante que los padres proporcionen alimentos adecuados a los niños veganos, utilizando directrices como las de este artículo».

16. Gobierno de Irlanda del Norte

En la web del Gobierno de irlanda hay publicado un artículo titulado «Vegetarian and vegan diet» en el que se informa sobre cómo seguir una alimentación vegetariana y vegana equilibrada: «Si eres vegetariano o vegano, lo importante para recordar es que necesitas comer una dieta equilibrada para asegurarte de que estás recibiendo todos los nutrientes que tu cuerpo necesita».


Faltan por añadir todas estas entidades que también avalan la alimentación vegetariana:

- Asociación Americana del Corazón
- Sociedad Americana del Cáncer
- Asociación Americana de Diabetes
- Asociación Americana del Corazón
- Agencia de Normas Alimentarias del Reino Unido
- Departamento Federal de Salud Pública de Suiza
- Colegio Americano de Medicina Deportiva
- Organización Mundial de la Salud (OMS)
- Investigación del Hospital de San Diego
- Universidad Nacional de Zhejiang (China)
- Hospital para Niños de Boston
- Estudio de la Universidad de Carolina del Norte (Departamento de Salud y Bienestar)
- American Society for Clinical Nutrition
- Universidad de Loma Linda (California)
- Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer e Instituto Americano para la Investigación del Cáncer (Leer resumen en castellano)
- Comite Olímpico Internacional
- Departamento de Salud del Gobierno de Hong Kong
- European Journal of Clinical Nutrition
- Estudio de Oxford
- Estudio de Harvard


PUBLICACIONES:

- En 2006, la revista Proceedings of the Nutrition Society publicó un estudio titulado «Symposium on ‘Plant foods and public health’. Health effects of vegetarian and vegan diets» en el que se dice lo siguiente: «En general, los datos sugieren que la salud de los vegetarianos occidentales es buena y similar a la de los no vegetarianos comparables».

- En 1999, el American Journal of Clinical Nutrition publicó un estudio titulado «Convergence of plant-rich and plant-only diets» en el que se dice lo siguiente: «Los científicos de la nutrición están de acuerdo que en todas las edades y etapas de vida, las dietas basadas en vegetales y sólo en vegetales que incorporarn los principios de suficiencia, balance y moderación pueden ser nutritivas y saludables».

- En 1981, el American Journal of Clinical Nutrition publicó un artículo titulado «Nutrient intake and health status of vegans. Chemical analyses of diets using the duplicate portion sampling technique» donde se dice lo siguiente: «No se encontró ningún signo de deficiencia nutricional en veganos».
ALGUNAS DECLARACIONES DE NUTRICIONISTAS PROFESIONALES:

- En septiembre de 2012, Iva Marqués, profesora titular de Nutrición de la Facultad de Ciencias de la Salud y del Deporte en la Universidad de Zaragoza, redactó un escrito a la atención del Director General de Ordenación Académica, Marco Rando Rando, mostrando su apoyo a la iniciativa de Aula Animal en la que se pide que los alumnos veganos tengan el mismo derecho que los restantes a comer en los comedores escolares de Aragón.

- En 2010, Nelba Villagrán, presidenta del Colegio de Nutricionistas Universitarios de Chile, afirmó lo siguiente sobre la alimentación vegetariana[15]: "ser vegetariano es lo más saludable que hay". Nelba Villagrán, presidenta del Colegio de Nutricionistas Universitarios de Chile

La alimentación vegetariana no solo es sana para adultos sino que es sana para cualquier etapa del ciclo vital, incluso para madres en gestación, bebés y niños. Las personas que citan casos puntuales de niños vegetarianos desnutridos y que a partir de ellos concluyen que el vegetarianismo no es sano, hacen uso de la falacia de generalización apresurada. En lógica, la generalización apresurada, muestra sesgada o Secundum quid, es una falacia que se comete al inferir una conclusión general a partir de una prueba insuficiente. También existen casos de bebés y niños no vegetarianos que sufren desnutrición e incluso mueren, y no por eso concluimos que la alimentación con productos de origen animal sea la causa de dicha desnutrición y muerte. En ambos casos, la desnutrición y muerte de bebés y de niños se debe a la falta de información nutricional o de recursos económicos de sus progenitores. La desnutrición es un problema que puede afectar a personas de todo el mundo y de todas las edades, no solamente a quienes se alimentan de manera vegetariana.



Testimonios de niños veganos (Link)


Todos los padres imponen una alimentación a sus hijos, independientemente de qué alimentación sea, por ello son responsables de que sus hijos estén bien nutridos. Siempre que se haga adecuadamente, la alimentación vegetariana para bebés y niños está avalada por las asociaciones de nutricionistas profesionales:

- En agosto de 2015, un nuevo estudio sugiere que las dietas veganas no tienen ningún efecto significativo en las madres o los bebés durante el embarazo, en base a 262 textos publicados sobre el tema.

- En 2004, el Journal Pediatrics in Review publicó un artículo titulado "Vegan Diets in Infants, Children, and Adolescents" que dice lo siguiente[11]: "Múltiples expertos han concluido independientemente que las dietas veganas pueden ser seguidas por bebés y niños sin compromiso de su nutrición o crecimiento y con notables beneficios para su salud".

- En 2003, la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatric) publicó la quinta edición de su libro Pediatric Nutrition Handbook, donde afirmó lo siguiente[10]: "Cualquier niño puede ser vegano siempre que su dieta esté bien planeada".

- En junio de 2001, el Journal of the American Dietetic Association publicó un artículo titulado "Considerations in planning vegan diets: Infants" donde se dice lo siguiente[12]: "Las dietas veganas bien planeadas pueden satisfacer las necesidades nutricionales de los bebés. La Asociación Dietética Americana y la Academia Americana de Pediatría establece que las dietas veganas promueven el crecimiento normal de los bebés".

- El Comité de Médicos por una Medicina Responsable (Physicians Committee for Responsible Medicine) publicó un artículo titulado "Vegetarian Diets for Children: Right from the Start" donde afirmó lo siguiente: "niños alimentados con frutas, verduras, granos enteros y legumbres se tornan más saludables e incluso viven más que su contraparte consumidora de carne. Es mucho más sencillo construir una dieta nutritiva en base a alimentos vegetales que de productos animales, que contienen grasa saturada, colesterol y otras sustancias que pueden evitar los niños".

Además de ser una alimentación científicamente respaldada, la evidencia es que existen millones de niños vegetarianos que viven saludablemente [Vídeo]. Estos niños vegetarianos son ignorados por quienes sólo citan algunos casos de niños vegetarianos desnutridos. Al hacer esto, estas personas cometen la falacia de prueba incompleta. La falacia de prueba incompleta, supresión de pruebas, o por su designación en inglés cherry picking, es la acción de citar casos individuales o datos que parecen confirmar la verdad de una cierta posición o proposición, a la vez que se ignora una importante cantidad de evidencia de casos relacionados o información que puede contradecir la proposición.



Vegan Parenting (Link)

 
Millones de veganos llevan vidas saludables, incluidos deportistas. Existen millones de vegetarianos estrictos que llevan vidas saludables, sin consumir productos de origen animal y sus derivados (lácteos, huevo y miel). Además, existe la evidencia empírica de deportistas profesionales que siguen una alimentación vegetariana estricta[16].

CONCLUSIÓN (C): Los humanos necesitan comer productos de origen animal para estar sanos

No podemos llegar a la conclusión de que los humanos necesitan comer productos de origen animal para estar sanos porque la ciencia de la nutrición dice lo contrario.

Una vez que hemos demostrado que la alimentación vegetariana pura equlibrada está avalada por la ciencia de la nutrición, también debemos tener en cuenta que el consumo de cadáveres, huevos y leche está asociado a numerosas enfermedades (cardiovasculares, cáncer, zoonosis, etc.)[17].