Un menú vegano en el bautizo, la comunión y la boda

Muchas personas aprovechan el comienzo del «buen tiempo» para celebrar bautizos, comuniones, bodas y otros eventos, incluso cumpleaños cuando tocan. Cuando los veganos somos invitados a estos eventos nos surgen dudas sobre los anfitriones y sobre los encargados del restaurante: ¿saben que los veganos no comemos carne, huevos, leche ni miel? ¿saben que los peces no son vegetales? ¿saben que no se vive de ensaladas? ¿qué nos van a servir para comer?...

Una cosa que todo el mundo debería saber es que el veganismo no es una dieta ni un estilo de vida, sino poner en práctica una idea ética: respetar a los demás seres sintientes (sensocentrismo[1]). A continuación voy a hacer algunos comentarios sobre cómo los veganos debemos afrontar las celebraciones.

Foto: Pablo Laguia
Cuando los anfitriones son veganos

Si somos nosotros quienes organizamos el evento entonces todo es más fácil, pues tendremos el control sobre qué menú vamos a comprar, y si un restaurante no nos convence podremos elegir otro. Si los que organizan son otros veganos, más fácil aún, pues vamos a plato puesto.

Uno de los invitados podría decir que quiere que le sirvan un menú que no sea vegano pero, como es lógico y como debería saber, un vegano no va comprar productos de origen animal. Al fin y al cabo es un invitado que supuestamente asiste al evento para celebrar algo y pasar buenos momentos con los anfitriones, y no sólo para comer. Por eso lo lógico es que los invitados entiendan que no ocurre nada malo por comer un menú vegano y que es una oportunidad para probar algo diferente. Una vez finalizada la celebración, será la despedida y cada uno podrá comer lo que quiera. Esta situación no ocurre cuando el anfitrión no es vegano, pues éste no tiene ningún impedimento ético para comprar un menú vegano.

Si el evento no se celebra en un restaurante, sino en una casa alquilada o en otro lugar, entonces debes tener en cuenta que cada vez existen más caterings veganos que te llevan la comida a donde les digas.

Cuando los anfitriones no son veganos

Cuando alguien nos invita a un evento debemos informarle que queremos un menú vegano. Eso quiere decir que el menú no debe incluir ni carne (ni pescado, ni marisco, ni atún...), ni huevos, ni lácteos (ni leche, ni queso, ni yogur), ni miel. Para elaborar un menú vegano, los cocineros pueden usar legumbres, cereales, semillas, verduras, frutas y frutos secos para elaborar numerosas recetas veganas y productos procesados veganos. Incluso algunos productos procesados veganos imitan a productos no veganos, haciendo más fácil la adaptación. Preparar un menú vegano es algo que cualquier cocinero profesional sabe hacer. A estas alturas es una señal de poca profesionalidad y de poca visión de negocio que un restaurante no disponga de un menú vegano.

También debemos solicitar al anfitrión el menú vegano que vamos a comer. El menú de las celebraciones no lo regala el restaurante, se paga. El restaurante debe indicar exactamente qué menú vegano ofrecen. Lo lógico es que el menú vegano tenga el mismo número de entrantes y de platos principales que el menú no vegano, además del postre.

La calidad del menú vegano os dará una pista sobre cuánto le importa al anfitrión que comáis de manera acorde a la importancia del evento, aunque si el menú no es bueno también podría ser por culpa del restaurante.

Durante la comida

Enhorabuena, el hecho de estar comiendo un menú vegano es todo un éxito en cuanto a activismo vegano, pues estás demostrando que en las celebraciones importantes existen alternativas al maltrato animal.

Todo vegano sabe que el peor momento para hablar de maltrato animal y de Derechos Animales es mientras se está comiendo. No lo hagas. La gran mayoría de las veces será un antropocentrista[3] quien inicie una conversación sobre la inexistente sintiencia de las plantas[2], hará un comentario caníbal como «todo lo que se mueve a la cazuela» o dirá cualquier otra gilipollez que todos conocemos. El antropocentrista o egocentrista[4] ataca a tu práctica vegana porque erróneamente cree que tiene la razón y que el sensocentrismo es una idea ética equivocada. Estos comentarios tan inoportunos seguramente sean el resultado de inseguridades y de prejuicios que tienen estas personas, pues no les gusta que nada se salga de lo que ellos creen que es «lo normal» o «lo tradicional».[5] Puedes responder a esta persona diciendo que no estás de acuerdo con lo que dice, pero que has venido a pasarlo bien. Si insiste, ignóralo y habla con otra persona. Disfruta de la comida y del momento que celebras con tus personas queridas.

Si cuando termines de comer te has quedado satisfecho con el menú entonces dale las gracias al anfitrión y a los encargados del restaurante.

Cuéntanos tu experiencia

En el foro de este artículo podéis compartir vuestras experiencias positivas y negativas en diferentes restaurantes, así otros estaremos advertidos. Cualquier cosa que se me haya pasado, la añadiré al artículo.