NORMAS SOBRE COMENTARIOS: Los comentarios de infraseres no se publican, no pierdas tu tiempo...........................................

15 ene. 2012

Argumento: "Los veganos deben estar a favor de la extinción de los animales domésticos"

PROLEGÓMENO: En esta entrada partimos aceptando que para salvar la vida de los animales domésticos que hay en las perreras debemos adoptarlos, no comprarlos[1]. Siguiendo con dicho razonamiento, los animales adoptados deberían ser esterilizados para poder ayudar a otros animales que necesitan nuestra ayuda para que no sean asesinados en perreras ni en granjas.

En esta entrada vamos a tratar el tema de la extinción de los animales domésticos pues, según algunas personas, hacerlo supone ayudar a dichos animales.

Algunos veganos dicen que, utilizando la esterilización, deberíamos extinguir las especies de animales domésticos[2], es decir, a todos aquellos animales no-humanos que están más adaptados a convivir junto a los humanos: perros, gatos, vacas, cerdos, gallinas, etc. Las razones que estas personas dan para justificar la extinción de los animales domésticos son dos: inconveniencia de que vivan con humanos e inconveniencia de que vivan sin humanos.

INCONVENIENCIA DE QUE VIVAN CON HUMANOS:

(a) Vida insatisfactoria dependiendo de los humanos. Consideran que los animales domésticos no pueden satisfacer sus intereses fundamentales dependiendo de los humanos. Con esto se pretende defender que la vida de un animal doméstico que dependa de los humanos sólo puede ser insatisfactoria. Suponen unas experiencias subjetivas necesarias para tal satisfacción: vivir en libertad, vivir con otros animales de su misma especie, vivir con su madre cuando son cachorros, etc. que no pueden darse al mismo tiempo que tal dependencia. También hablan de enfermedades, problemas respiratorios en muchos perros, etc. Este argumento no critica la dependencia en sí.

(b) Rechazo de la dependencia. Independientemente de que los animales no-humanos lleven o no lleven vidas satisfactorias, estos dependen de los humanos. Estas personas consideran que la dependencia en sí misma es mala aunque sea satisfactoria, y que lo bueno es vivir sin dependencia, ocurra lo que ocurra.

INCONVENIENCIA DE QUE VIVAN SIN HUMANOS:

Una vez elegido (a) y/o (b), rechazando que los animales domésticos vivan con humanos, añaden lo siguiente sobre la vida de los animales domésticos libres en la naturaleza:

(c) Vida insatisfactoria en la naturaleza. Consideran que los animales domésticos no pueden satisfacer sus intereses fundamentales viviendo libres en la naturaleza.

(d) Vida satisfactoria en la naturaleza, pero producirían un desequilibrio en ella. Consideran que reinsertar a los animales domésticos en la naturaleza desencadenaría un gran desequilibrio en los ecosistemas. En cambio, consideran que la desaparición de los animales domésticos no perjudicaría al ecosistema ni, por lo tanto, a los animales salvajes.

(e) Desde planteamientos antidepredación. Como algunos animales domésticos son depredadores consideran que lo mejor es que estos se extinguieran para que no frustrasen los intereses fundamentales de otros animales. Este argumento es tratado en la entrada sobre la depredación[3], por lo que no lo trataremos aquí. En la presente entrada supondremos que los animales domésticos a los que nos referimos son alimentados de manera vegana[4] y que no hay ese problema.


Formulamos de forma más clara el argumento que utilizan dichas personas. Éste iría como sigue:

(A1) "Los animales domésticos no pueden satisfacer sus intereses fundamentales dependiendo de los humanos"
(A2) "Los animales domésticos dependen de los humanos".
(A3) "Los animales domésticos no pueden satisfacer sus intereses fundamentales viviendo libres en la naturaleza".
(A4) "Reinsertar a los animales domésticos en la naturaleza desencadenaría un gran desequilibrio en los ecosistemas".
(A5) Como ( (A1) y/o (A2) ) y ( (A3) o (A4) ) es verdadero entonces "Debemos extinguir a los animales domésticos".


RESPUESTA VEGANA:

Este argumento puede rebatirse de las siguientes maneras:

El veganismo consiste en no perjudicar a los demás individuos sintientes. Estar a favor o en contra de la extinción de una cierta especie animal, o a favor o en contra de la domesticación no es incompatible con el veganismo.

- En diciembre de 2011, se publicó el libro Zoopolis: A Political Theory of Animal Rights, cuyos autores, Sue Donaldson y Will Kymlicka, defienden que el necesario cese total de la explotación animal no tendría que suponer necesariamente la extinción de los animales domésticos.


1. Satisfacción de intereses fundamentales junto a humanos:

(i) Los animales domésticos pueden satisfacer sus intereses fundamentales dependiendo de los humanos.

- Los animales domésticos pueden vivir en libertad. Es cierto que algunos animales que viven en ciudades lo hacen en pisos pequeños y apenas tienen oportunidad de correr más que en las zonas habilitadas para animales no-humanos (lo cual es mejor que ser asesinado en una perrera), pero en las zonas rurales muchos animales domésticos viven en libertad y acuden a la casa de las personas que son sus tutores y amigos para alimentarse y para refugiarse de las adversidades de la naturaleza.

- Los animales domésticos pueden vivir junto a otros animales domésticos de su misma especie. Animales domésticos de la misma especie pueden relacionarse o vivir juntos en zonas rurales en las que se les brinde protección.

- Los animales domésticos pueden vivir junto a sus hijos y junto a su madre. En zonas rurales pueden vivir animales domésticos no esterilizados junto con sus hijos e hijos junto a su madre, pues hay más espacio en el que pueden vivir. Hay que tener en cuenta que la esterilización es una medida importante para frenar el gran número de abandonos que se producen, muchas veces terminando en muerte.


2. Sobre dependencia:

(ii) Quienes se oponen a la dependencia deberían oponerse al nacimiento. Quienes ven la dependencia de un individuo hacia otro como algo negativo que no debería existir deberían ser coherentes y evitar que tal situación pueda producirse. Algunos individuos nacen con problemas físicos y/o psíquicos que les hacen dependientes de otros durante toda su vida, pero todos nosotros hemos sido alguna vez dependientes de otros. Oponerse a la dependencia es considerar a la infancia como algo negativo, pues ésta es una etapa de la vida en la que se es dependiente de otro. Por lo tanto, quienes se oponen a la dependencia deberían evitar que llegaran a existir individuos que van a nacer con problemas físicos y/o psíquicos que les van a hacer dependientes, pero esto sería irrelevante, pues deberían oponerse directamente al nacimiento. A veces responden a esto diciendo que los años de dependencia en la etapa infantil son temporales, pero toda dependencia es temporal, pues la vida está limitada en el tiempo.

(iii) La dependencia no es mala per sé. La dependencia en sí misma no es mala, pues no frustra intereses fundamentales por sí misma: ser dependiente no significa que nos vayan a maltratar y a asesinar. A esto responden diciendo que quienes son dependientes no pueden defenderse de agresiones o denunciarlo, pero resulta que quienes dicen ser "independientes" también pueden ser maltratados y asesinados, incluso callar por miedo. Ser "independiente" tampoco es garantía de que nos vayan a respetar.


3. Sobre vida salvaje:

(iv) Los animales domésticos pueden tener vidas plenas junto a humanos, no prefieren vivir en la naturaleza. No hay necesidad de "reinsertar"(1) a los animales domésticos en la naturaleza. Independientemente de las consecuencias que produjera dicha "reinserción"(2), las condiciones de vida de un animal doméstico en la naturaleza son peores que las condiciones que puede tener viviendo junto a humanos en un lugar adecuado a sus necesidades, tal y como hemos indicado en el punto (i).


4. No es necesario extinguirlos:

(v) No hay ninguna necesidad en extinguir a los animales domésticos. Aunque sí que es verdad que es necesario controlar mediante exterilización el número de animales domésticos (para que no se reproduzcan los animales que viven con humanos mientras haya otros que, mediante una adopción, pueden ser rescatados del asesinato de las perreras), no es necesaria la extinción y, por lo tanto, no tiene sentido preocuparse por las consecuencias en el caso de que dicha extinción se produjese.

Los animales domésticos no tienen el interés de existir como especie, pues no tienen idea de que pertenecen a una especie, sino el interes de vivir sus propias vidas. Aunque a los animales domésticos no les importe que su especie se extinga, existen humanos que no quieren que eso suceda y no hacen mal a nadie.



CONCLUSIÓN: Los animales domésticos pueden satisfacer sus intereses fundamentales dependiendo de los humanos, y no hay nada malo en dicha dependencia, por lo tanto, no tiene sentido plantearse que vivan de manera salvaje, pues además se enfrentarían a peligros que pueden frustrar sus intereses fundamentales, incluso frustrar ellos los de otros. No existe ninguna razón para extinguir a los animales domésticos.