ARGUMENTO: “Debemos matar a los animales para gestionar sus poblaciones”

RESUMEN:  ¿Podemos gestionar las poblaciones de manera no violenta? ¿qué metodos de control poblacional existen? Éstas son las principales preguntas a las que aquí se debe responder.

Podemos gestionar las poblaciones de animales de manera no violenta, por ejemplo la esterilización de animales mediante operación quirúrgica, esterilización mediante anticonceptivos en la comida, etc.

Palabras clave: sobrepoblación, gestión de poblaciones, esterilización

Esta entrada trata sobre control poblacional, no sobre evitar conflictos con las poblaciones existentes[1].

Cuando en una zona existen depredadores que matan regularmente a sus presas, si hay un aumento de depredadores entonces disminuye el número de presas, lo cual tiene como consecuencia que también disminuya el número de depredadores. Al haber menos depredadores, aumenta el número de presas, lo cual hace que nuevamente aumente el número de depredadores. Estos procesos se calculan por ecuaciones diferenciales llamadas ecuaciones de Lotka-Volterramuestra, como la que se muestra en el gráfico. Según el caso, el número de víctimas puede acabar permaneciendo estable, debido a que, contra lo que podría parecer a primera vista, cuando mueren más animales no es necesariamente en los periodos en los que el número de animales del grupo de las presas decrece, sino cuando el número de crías que nacen es más alto. El motivo es que la mayor parte de los animales de estas especies que mueren no son adultos, sino crías. Los momentos en los que más animales mueren es cuando más crías mueren, no cuando más adultos mueren, sin embargo, la población pasa a decrecer cuando mueren adultos en edad reproductiva.

La falta de depredadores y a otras condiciones favorables pueden producir un gran aumento de la población de una cierta especie animal. La sobrepoblación suele devastar los recursos naturales que están a su alcance y generar situaciones de conflicto con otros animales, en especial con los humanos, aunque generalmente es la plaga humana la que continuamente devasta los recursos naturales y entra en conflicto con otros animales para apropiarse de más recursos.

Algunas personas, generalmente cazadores y ecologistas, dicen que las poblaciones de animales no humanos se deben gestionar mediante la caza, las trampas, etc., es decir, asesinando a los animales de una cierta especie cuando su número rebasa un cierto umbral o entra en conflicto con los intereses humanos. Los ecologistas defienden la caza como un medio para gestionar las poblaciones con la finalidad de proteger los ecosistemas. En cambio, los cazadores defienden la caza como un medio mediante el cual disfrutar, por eso incluso pagan por realizar ese "trabajo". Es decir, mientras que a un ecologista le interesa que no haya sobrepoblación, al cazador le interesa; es importante tener en cuenta esta diferencia a la hora de debatir sobre métodos de control poblacional. Tenemos que dejar claro que si realmente el número de individuos que compone una población fuese motivo que justificase su matanza, los humanos deberían ser las primeras víctimas de tal absurdo criterio que los cazadores esgrimen. Sin embargo existen métodos de control poblacional no violento:

A modo informativo, algunos métodos de control poblacional, como la captura y matanza de palomas han mostrado su ineficacia. Por ejemplo, este método ha fracasado en ciudades como Sevilla y Barcelona. El 25 de marzo de 2016, la Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales (Faada) denunció la promoción de la caza por parte del departamento de Agricultura de la Generalitat para controlar la población de jabalíes por considerarla "un método poco ético e ineficaz".

Los sistemas de captura existentes sólo reducen las poblaciones temporalmente, en cambio, con el control de la natalidad se reduce la población de forma progresiva y permanente. Se pueden gestionar las poblaciones esterilizando a animales para controlar su número (intervenciones quirúrgicas, esterilización química, implantes anticonceptivos subcutáneos[4], etc), sedándolos y ubicándolos en un lugar idóneo para ellos, etc. sin necesidad de matarles.

Esterilización/castración


Esterilizacion de aves: histerectomía (Link)

Alimentación que inhibe la reproducción

Hay métodos contraceptivos basados en el pienso tratado con "nicarbacina" que comenzó a utilizarse en Génova (Suiza) en 1970. Hoy en día estos piensos han sido mejorados. La esterilización es temporal, el tamaño de las semillas no supone peligro para especies como gorriones y no implica el empleo de animales como halcones, que no son herramientas.  En octubre de 2017 se produjo en París una situación similar a la que el 6 de noviembre del mismo año encontrábamos en la prensa de Zaragoza. Un Teniente de Alcalde parisino proponía el empleo de halcones en un distrito de la Ciudad de la Luz. 20.000 ciudadanos se posicionaron a favor de las palomas en menos de un mes.


- La fiabilidad de una gestión no violenta de la población quedó demostrada mediante el empleo de la contracepción de depósito reguladora de la fertilidad en elefantes macho del Parque Nacional Kruger, en Sudáfrica[5]:

"Una de las soluciones a la barbarie de la depredación es el uso indiscriminado de los llamados contraceptivos de depósito en carnívoros, dejar que los animales predadores rápidamente desaparezcan, y gestionar los efectos de la población resultante sobre las especies "de presa" mediante formas más selectivas de contracepción de depósito. Tales técnicas de contracepción avanzadas controladas por ordenador podrían utilizarse selectivamente para cebras, búfalos cafres, ñus, etc., para evitar la sobrepoblación en nuestros parques de animales salvajes. La fiabilidad de una gestión de la población ha quedado demostrada mediante el empleo de la contracepción de depósito reguladora de la fertilidad en elefantes macho del Parque Nacional Kruger, lo que es preferible a la práctica consternadora de la "matanza selectiva". La mayoría de los entusiastas de la fauna natural prefieren el empleo de la contracepción de depósito como medio de control, en vez de matar a familias de elefantes." David Pearce

- El exceso de fitoestrógenos está considerado la primera causa de infertilidad en el mundo animal, sobre todo, cuando se da en el periodo perinatal. Las consecuencias de la sobrealimentación de vegetales ricos en isoflavona hace que los mamíferos acarreen menores tasas de testosterona, lo cual produce la disminución de la espermatogénesis y un comportamiento menos agresivo.

- La farmacéutica italiana Acme desarrolló y produce el sistema Ovistop, un fármaco anticonceptivo biodegradable a base de granos de maíz recubiertos de un compuesto llamado nicarbazina, que inhibe la capacidad reproductora de las palomas. La nicarbazina comenzó a utilizarse en Génova (Suiza) en 1970. Para tener la máxima eficacia, la empresa suministradora indica que tan sólo hay que suministrar 8 gramos Ovistop a cada paloma cada día durante su época reproductiva, que va de marzo a octubre; aunque hay que tener en cuenta que los efectos inhibidores de la reproducción se revierten cinco o seis días después de haber dado la última dosis de nicarbazina a las palomas. Ambiens SL es el distribuidor en exclusiva de Ovistop para todo el estado español. Además, Ambiens SL suministra comederos automáticos que funcionan con energía solar mediante los cuales se puede programar la alimentación de las palomas. La nicarbazina no supone peligro para especies como los gorriones.

Ovistop se ha utilizado en diversas ciudades italianas con los siguientes resultados:


Ciudad Primer
censo
Último
censo
Nº palomas
Primer censo
Nº palomas
último censo
Variación %
Carpi 2002 2005 1150 286 -75%
Mantova 2000 2005 1985 305 -85%
Savona 2004 2005 1690 1136 -33%
Undine 2000 2007 1150 192 -83%
Parma 199? 1997 3219 1618 -50%
Reggio Emilia 2004 2004 600 175 -71%

En ciudades como Florencia o Génova, el uso de nicarbazina ha conseguido en uno o dos años reducir la población de palomas en un 20% y en seis u ocho años dejar dicha población a un 20% de la población inicial.

En el estudio "Il controllo numerico delle popolazioni di colombi inurbati mediante trattamenti farmacologici con Nicarbazina, nell’ottica della tutela del welfare animale. Risultati ottenuti, 1990-2007" se muestra el éxito obtenido en ciudades italianas desde 1990 a 2007.

En 2005, durante los seis meses de mayor reproducción de las palomas (del 15 de marzo, al 15 de septiembre), investigadores del Servicio de Ecopatología de Fauna Salvaje de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) dirigidos por el catedrático de la Facultad de Veterinaria de la UAB, Santiago Lavín González, demostraron la eficacia de la nicarbazina para reducir la población de palomas en los municipios de Calella y de Granollers. De lunes a viernes se suministró el producto Ovistop a las palomas. En Calella se redujo la población de palomas en un 20%. En el caso de Granollers la reducción de palomas no fue tan importante, según Lavin esto pudo ser debido a que los ciudadanos les daban de comer, a una mala ubicación de los puntos de dispensación de pienso o a que las palomas probablemente tenían un mayor acceso a los campos de alrededor de la ciudad. Por lo tanto, el sistema Ovistop debe complementarse con la concienciación ciudadana, para que no les den de comer y con la preparación de edificios en los que las palomas preferirían reproducirse, para tener los huevos controlados. El principal problema que se encontró para ampliar el uso de Ovistop es su alto precio, ya que actualmente se importa desde Italia, aunque "probablemente muy pronto se comercializará en España", explicó la diputada de Salud Pública, Marga Dordella. (Fuente: solociencia.com)


Control ético de población: Ovistop para palomas (Link)

- En diciembre de 2015, la CIPAC (Comissió Interlocutora de Protectores d´Animals de Catalunya) y el Partido Animalista PACMA enviaron una carta a Ada Colau y a la regidora de ecología del consistorio en la que les instaban a retir el contrato a la empresa que realiza la captura y ejecución de las palomas, la cual ha matado más de 227.000 palomas en 15 años y sin embargo la población de palomas ha aumentado en un 95% y se sitúa en 256.000 ejemplares. Tanto CIPAC como PACMA solicitaron un control ético de la poblaciones de palomas mediante el reparto de pienso anticonceptivo, que entre 2014 y 2015 redujo en un 30% la población de palomas en Barcelona, lo cual está avalado por un informe de la propia administración y del Museo de Historia Natural. (Fuente: elconfidencialautonomico.com)

Destrucción de huevos

Consiste en intentar que las aves pongan sus huevos en unos sitios idóneos para ellas y cuando los pongan hacer que el huevo siga en su lugar, para que las aves no pongan otros huevos, pero que el embrión no se desarrolle. Puede evitarse el desarrollo del embrión pinchando el huevo al principio de su desarrollo, para no matar a un ser sintiente.

Control ético de población de cotorras. La cotorra argentina, cotorra gris o cotorra monje (Myiopsitta monachus) al igual que la cotorra Kramer (Psittacula krameri) forman parte del grupo de aves  pertenecientes a la familia de los loros (Psittacinae). La esperanza de vida de la cotorra argentina es de unos 20 años. La introducción de la cotorra argentina en España se ha debido principalmente a su comercio como mascotas a partir de los años 80. La ausencia de depredadores, la facilidad para conseguir alimento y la adaptación al clima ha aumentado el número de cotorras argentinas en España. Se alimentan de semillas, frutos, flores, insectos e incluso aceptan pan, galletas, hortalizas, carne y otros alimentos que los vecinos les ofrecen, algo que no deberían hacer. Las cotorras argentinas crean nidos en palmeras, pinos, plátanos, cipreses, cedros y árboles de porte alto y fuerte, pues usan sus nidos como dormitorio durante todo el año y se construyen adosados unos a otros, los cuales se entrelazan mediante unas cámaras  internas que comunican con el exterior, pudiendo llegar a pesar hasta 100 kilos. La cotorra argentina realiza entre una o dos puestas al año, de 5 a 8 huevos cada una y cuyo periodo de incubación es de 26 a 28 días. Como explican en la web del Ayuntamiento de Zaragoza, desde el año 2006 la Unidad de los Agentes Forestales del Ayuntamiento de Zaragoza realiza un seguimiento y control de la población de cotorra argentina; el método que se ha mostrado más eficaz para su control ha sido la esterilización de puestas mediante la perforación de los huevos con agujas muy finas y largadas, y su posterior devolución al nido, para evitar una segunda puesta de sustitución. En una mañana una persona puede llegar a neutralizar alrededor de 400 huevos, marcándolos para comprobar posteriormente que de ellos no ha nacido ninguna cría. Además, la estrategia también consiste en eliminar nidos aislados para evitar que se asienten en nuevos puntos. Según José Miguel Romeo, vocal de Medio Ambiente del distrito, el proceso es el siguiente: un operario de la Unidad de Montes del Ayuntamiento de Zaragoza espera a que la cotorra argentina abandone el nido para acercarse y mover el huevo bruscamente o inyectarle agua, de forma que el embrión muera; se consigue así que la madre, al ver el huevo intacto, continúe dándole calor pensando que llegado el momento nacerá la cría. Mientras pierde el tiempo incubando no pone ninguno más. Este plan destinado a reducir la población de cotorras argentinas supone un coste cero para el Ayuntamiento de Zaragoza puesto que son operarios de la Unidad de Montes quienes realizan la manipulación de los huevos. En 2015 se indicaba que la población de cotorra argentina en Zaragoza había pasado de 1400 a 300 sujetos, debido a que también han matado a adultos. Los adultos podrían irse capturando y esterilizando, especialmente las hembras, el problema es que no presentan dimorfismo sexual.

Control ético de población de peces. En el artículo «La esterilización en peces es una realidad económica, ahora queremos que sea ética», el Partido Animalista PACMA informó que desde mediados de 1950 se comenzó a esterilizar a peces en las piscifactorias (acuicultura) para obtener más beneficios económicos. Sin embargo, podemos usar esa misma esterilización para evitar males mayores para los peces.

Se usa desde hace décadas en acuicultura para conseguir que los peces no se reproduzcan más de lo necesario y tengan espacio en las piscifactorías, para que no ralenticen el crecimiento gastando la energía en su maduración sexual y para que no haya peligro de hibridación con especies silvestres si, por algún problema se escapan del recinto en el que suelen vivir hacinados.  Pensamos que esa esterilización puede hacerse además por una motivación ética, usándola como método de control poblacional, en lugar del exterminio de especies como el ocurrido en diciembre de 2017 en el lago de la Casa de Campo de Madrid.  La esterilización puede lograrse mediante irradiación, cirugía o tratamiento químico y hormonal, además de con enfoques alternativos que incluyen la triploidización, la hibridación y la generación de nuevas líneas mediante técnicas biotecnológicas avanzadas. Los triploides de muchas especies importantes desde el punto de vista comercial se han estudiado extensamente y se han producido a gran escala durante muchos años y ahora se han desarrollado nuevos enfoques, incluida la interrupción de la señalización de la hormona liberadora de gonadotropinas y la ablación genética de las células germinales.  Este mismo año 2017 se ha puesto en marcha un nuevo método que desactiva un gen necesario para desarrollar células genitales. Una vez que el pez se ha desarrollado y el vínculo que bloquea el gen de desarrollo de la célula genética se descompone, el gen vuelve a ser funcional para el pez, de tal manera que el pez se desarrolla normalmente y tiene genitales normales, aunque al no tener células germinales no podrá reproducirse. La consecuencia es que el pez es estéril sin que se vean afectados otros procesos fisiológicos. Instituciones como la Freshwater Fisheries Society of BC investigan continuamente métodos y técnicas para mejorar el crecimiento, la supervivencia y la calidad de los peces de agua dulce almacenados en los lagos y ríos, en su caso, de la Columbia Británica. Aunque es evidente que este trabajo se hace, al igual que la mayoría de ellos, con intereses comerciales y de pesca, lo interesante aquí es que investigan en tecnologías no reproductivas que incluyen procesos de esterilización. En concreto, su método se basa en la aplicación hidrostática, o agua caliente, a los huevos poco después de la fertilización, con una tasa de esterilidad del 98 al 100%.  Existen muchos métodos específicos para especies como truchas, salmones, tilapias, peces cebra… Junto a ellos, investigadores de la Universidad de Purdue han desarrollado una estrategia que induce eficazmente la esterilidad en el 100% de los peces, sin importar su especie y sin afectar ninguna otra característica fisiológica de los peces. Este método interrumpe la migración de las células germinales primordiales (PGC), que producen esperma u óvulos, a las gónadas. 

Control ético de población de insectos. En 1916 se comprobó que el coleóptero Lasioderma serricorne expuesto a rayos X producía huevecillos no viables. Esta información sirvió para que el entomólogo Dr. Edward F. Knipling concibiera la teoría sobre la  Técnica del Insecto Estéril (TIE) en 1937. La TIE es el primer método de control demográfico aplicado en una zona extensa que se vale de la genética. TIE consiste en esterilizar a los machos mediante bajas dosis de radiacciones que no afecten la salud, para que puedan competir con machos no esterilizados por el apareamiento de las hembras. Estos millones de machos estériles (en una proporción mínima de 10:1 respecto a los machos fértiles) son liberados para reducir la población de su especie. Knipling y el Dr. Raymond C. Bushland tuvieron las primeras experiencias de TIE con la “mosca gusanera del ganado” (Cochliomyia hominivorax), consiguiendo su control en 1950 y el Premio Mundial de la Alimentación 1992. Desde entonces, la TIE se ha probado con éxito en numerosos lugares de los cinco continentes, controlando la mosca Tsé-tsé, la mosca mediterránea de la fruta, etc. La TIE muestra que podemos esterilizar a insectos sin afectar su estado de salud para reducir poblaciones de insectos.

Control ético de población de jabalíes y de otros mamíferos. La caza es éticamente incorrecta y también una vieja manera de intentar controlar poblaciones sin éxito; sin embargo, tener éxito sería malo para los cazadores... Según el programa de seguimiento de poblaciones 2014-2015, de la Generalitat de Catalunya, «la caza no está consiguiendo reducir significativamente las poblaciones de jabalí en muchas zonas de Catalunya». En la década desde 1990 a 2010 la población de jabalíes aumentó de 5000 a 30.000. Según Ángel Miño, director del Parque Natural de Sant Llorenç del Munt y l'Obac, intentar controlar la población de jabalíes cazándolos «es como intentar vaciar una piscina con vasos de agua». En un estudio realizado por el Servicio de Ecopatología de Fauna Salvaje (SEFaS) de la facultad de veterinaria de la Universidad Autónoma de Barcelona se indica que: «es muy significativo que las denuncias por problemas derivados de la presencia de jabalíes sean más abundantes en la época de caza (de septiembre a febrero), ya que los animales utilizan estas zonas de seguridad como áreas de refugio». Por lo tanto, la caza no controla las poblaciones y parece ayuda a empeorar la situación. Rosi Carro, portavoz de la asociación Libera!, declaró en un comunicado sobre los últimos estudios realizados que «una alta presión de caza podría provocar un mayor número de hembras primerizas en disposición de parir y que, además, estas hembras avanzarían sus períodos de gestación, pariendo antes».

El 7 de marzo de 2018 un grupo de investigadores del Grup de Recerca sobre Infertilitat (GRI-BCN) de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), dirigidos por Manuel López Béjar, informaban que el tratamiento GonaCon para reducir la fertilidad en jabalíes mediante un tratamiento de inmunocontracepción registró una baja cantidad de progesterona (hormona de la gestación), tanto en hembras como en machos. Para la aplicación de GonaCon hay que capturar los animales, por ejemplo con un dardo, vacunarlos y marcarlos.