MasterChef violó la Ética y la Ley al matar a una anguila

El miércoles 27 de diciembre de 2017 se emitió el segundo programa de la quinta temporada de «MasterChef Junior», programa de cocina de la cadena de televisión pública TVE1. En dicho programa, y al más puro estilo yihadista, obligaron a un niño a que degollara a una anguila viva, violando la Ética y la legislación española que prohíbe matar a animales en televisión, lo cual fue descrito como «una divertida batalla» por los responsables del programa.

Sin duda nos encontramos éticamente ante uno de los sucesos más decadentes de la Historia de la televisión en España. Ya no les es suficiente retransmitir la violencia contra toros en horario infantil, sino que además convierten a los niños en partícipes de la violencia. Momentos antes de la agresión a la anguila, el presentador Jordi Cruz se dirigió al niño asustado mediante las siguientes repugnantes palabras: «aquí tenemos producto fresquísimo, se tiene que mover». Seguidamente, la presentadora Samantha Vallejo-Nágera, con una frialdad despiadada en su rostro, le decía al niño asustado: «A ver Juan Antonio, ponlo encima de la mesa y lo cortas, como un chef, no pasa nada», tras lo cual el niño cogió un cuchillo y con dificultades amputó la cabeza de la anguila. A continuación comparto el extracto del programa de televisión en el que ocurrió este hecho de extrema violencia:


Un niño asesina a una anguila en el programa de televisión MasterChef (Link)



Las anguilas

Las anguilas europeas o anguila común (Anguilla anguilla) son una especie de pez anguiliforme de la familia de los anguílidos. El ejemplar más viejo encontrado tenía 88 años de edad. Son animales que antes se encontraban en todo el continente europeo, pero que hoy están en peligro crítico de extinción por culpa de la contaminación y de ser matados para utilizar sus cadáveres en recetas de cocina, como ocurrió en el programa «MasterChef Junior».



Matar a quien quiere seguir viviendo es éticamente incorrecto

La Regla de Oro de la Ética nos ordena que «A priori, los intereses no deben ser frustrados»[1] y ésta es la razón por la que no debemos maltratar a los demás: no debemos agredirles, ni hacinarles, ni omitirles auxilio[2], ni matarles en contra de su voluntad, etc. Los seres sintientes tenemos derecho ético a la salud y a la vida, y eso quiere decir que nuestra salud y vida deben ser respetadas.

Las anguilas son animales que tienen un sistema nervioso centralizado y que por lo tanto son seres sintientes que tienen intereses.[3] Por lo tanto una anguila es alguien, no algo: una anguila no es un producto. Al matar a anguilas se viola la Regla de Oro de la Ética, así como se viola al matar a cualquier otro ser sintiente, humanos incluidos. La matanza de una anguila en el programa «MasterChef Junior» fue un acto éticamente incorrecto y de mucha gravedad independientemente de quién lo realizara, pues para la víctima es igualmente trágico.

Desgraciadamente vivimos en sociedades antropocentristas, en las que irracionalmente se afirma que «los humanos deben ser respetados porque son humanos»[4], esto implica discriminar arbitrariamente a quienes no son humanos, lo cual se llama especismo.[5] Debido a ello existen programas de televisión como MasterChef que en una sociedad ética serían repudiados éticamente e ilegales.

La Política y las leyes que ésta crea deben estar subordinadas a la Ética. Desgraciadamente, las leyes existentes actualmente son antropocentristas y por lo tanto son contrarias a la Ética. Pero a continuación vamos a ver qué dice la legislación española sobre matar a animales no humanos...

Matar a animales no humanos en televisión es ilegal en España

Este gravísimo hecho ocurrido en el programa de televisión «MasterChef Junior» viola la legislación española. El artículo 14 de la «Ley 32/2007, de 7 de noviembre, para el cuidado de los animales, en su explotación, transporte, experimentación y sacrificio» prohíbe matar a animales en televisión y especifica que al hacerlo se incurre en una «infracción muy grave» (el subrayado es mío):

CAPITULO II: Infracciones

Artículo 13.

Calificación de infracciones.Las infracciones se califican como muy graves, graves o leves, atendiendo a los criterios de riesgo o daño para los animales y al grado de intencionalidad.

Artículo 14. Infracciones.

1. Son infracciones muy graves las siguientes:

a) El sacrificio o muerte de animales en espectáculos públicos fuera de los supuestos expresamente previstos en la normativa aplicable en cada caso o expresa y previamente autorizados por la autoridad competente.
b) El incumplimiento de las obligaciones exigidas por las normas de protección animal, cuando concurra la intención de provocar la tortura o muerte de los mismos.
c) Utilizar los animales en peleas.
d) Utilizar animales en producciones cinematográficas, televisivas, artísticas o publicitarias, incluso con autorización de la autoridad competente, cuando se produzca la muerte de los mismos.

(Con «fuera de los supuestos expresamente previstos en la normativa aplicable en cada caso» se refiere a los mataderos, a la caza y la pesca, a algunos sacrificios religiosos, y a la tauromaquia, en ningún caso se refiere a los programas de televisión, en los que incluso no vale la autorización de la autoridad competente.)

Los niños tienen derecho ético y derecho legal a la salud y a la vida, pero no tienen responsabilidades porque una cosa no implica la otra.[6] Por ello, los responsables éticos y legales son los responsables del programa MasterChef Junior y sobre ellos debe recaer la condena ética y legal. Además, a la ilegalidad de matar a un animal en un programa de televisión se añade el agravante de que se ha incitado a un menor de edad a hacerlo. Los responsables de esta infracción deben ser denunciados y castigados para que este tipo de ilegalidades no se vuelvan a cometer.[7]