NORMAS SOBRE COMENTARIOS: Los comentarios de infraseres no se publican, no pierdas tu tiempo...........................................

19 oct. 2011

ARGUMENTO:
"Los humanos no son animales porque no evolucionaron de ellos, fueron creados por Dios"

RESUMEN: ¿Los humanos son animales? ¿los humanos fueron creados por un dios o son el resultado de una evolución biológica por selección natural? Éstas son algunas de las preguntas a las que aquí vamos a responder.

La ciencia nos ha mostrado que los humanos son animales mamíferos de la especie Homo Sapiens que han llegado a ser lo que son mediante la evolución biológica por selección natural durante el transcurso de millones de años.

Palabras clave: animales, creacionismo, evolución biológica, humanos

Algunas personas, influenciadas por sus creencias religiosas, sostienen que los humanos no somos animales porque dicen que no evolucionamos de ellos, ya que, según la Biblia y otros libros religiosos, fuimos creados por un supuesto dios. A dicha creencia se la llama creacionismo o "diseño inteligente". Dichas personas rechazan el evolucionismo descubierto por Charles Darwin. Por ejemplo, el 3 de abril de 2011, el Papa Benedicto XVI decía lo siguiente en la homilía de la Vidilia Pascual en la basílica de San Pedro del Vaticano[1]:

"Si el hombre fuese solamente un producto casual de la evolución en algún lugar al margen del universo, su vida estaría privada de sentido o sería incluso una molestia de la naturaleza. Pero no es así: la Razón estaba en el principio, la Razón creadora, divina". Benedicto XVI

En el lenguaje de los creacionistas queda reflejada su creencia mediante el uso de la palabra "humanos" o de la expresión "seres humanos" para referirse a los individuos de la especie animal Homo sapiens, y el uso de la palabra "animales" sólo para referirse a animales no humanos(1), o para referirse de manera despectiva a algún/os humanos.

Los creacionistas, políticamente más activos y conocidos, son los protestantes y están principalmente en los Estados Unidos. Para los creacionistas existe una línea que separa a los animales (animales no humanos) de los humanos e incluso algunos se sienten insultados cuando alguien les dice que son animales.


The God Delusion (La Ilusión de Dios) (subtitulos en español) (Link)

Formulamos de forma más clara las premisas y la conclusión de estos dos argumentos:

ARGUMENTO: Los humanos no son animales

(P1) Un dios creó a los humanos y a los animales.
(C) Los humanos y los animales son dos categorías que no tienen un origen biológico común.

Este argumento puede rebatirse de la siguiente manera:


PREMISA (P1): Un dios creó a los humanos y a los animales

En 1543, se publicó el libro De revolutionibus orbium coelestium (de las revoluciones de las esferas celestes) de Nicolás Copérnico (1473-1543). En él se demostraba que la teoría teoría geocéntrica, dogma defendido por la religión católica, era falsa porque la Tierra no era el centro del Universo alrededor de la cual giraba todo lo demás sino que era la Tierra la que giraba alrededor del Sol; es lo que se ha venido a llamar teoría heliocéntrica. La religión católica negó este descubrimiento científico pues negaba la centralidad de la "obra de Dios" en el Universo. Galileo Galilei (1564-1642) fue un fuerte defensor de la teoría heliocéntrica de Copérnico, esto provocó que una comisión de teólogos consultores de la Inquisición censurara la teoría heliocéntrica en 1616:

"(...) También ha llegado a conocimiento de la esta Congregación que la doctrina pitagórica —que es falsa y por completo opuesta a la Sagrada Escritura— del movimiento de la Tierra y la inmovilidad del Sol, que también es enseñada por Nicolás Copérnico en 'De Revolutionibus orbium coelestium', y por Diego de Zúñiga en 'Job', está difundiéndose ahora en el extranjero y siendo aceptada por muchos (...). Por lo tanto, para que esta opinión no pueda insinuarse en mayor profundidad en perjuicio de la verdad Católica, la Sagrada Congregación ha decretado que la obra del susodicho Nicolás Copérnico, 'De Revolutionibus orbium', y de Diego de Zúñiga, 'Sobre Job', sean suspendidas hasta que sean corregidas". Decreto de la Sagrada Congregación del Index, 5 de marzo de 1616

La obra maestra de Copérnico permaneció en el índice de libros prohibidos (Index Librorum Prohibitorum et Expurgatorum) hasta 1835. Finalmente la religión católica tuvo que aceptar públicamente su error. Citando a Javier Muguerza, la llamada "revolución copernicana" es de ordinario considerada como la primera gran "humillación" históricamente inflingida a nuestro orgullo de especie. La segunda gran "humillación" sería la teoría de la evolución de Charles Darwin (1809-1882), publicada en su libro On the Origin of Species (El origen de las especies) en 1859. La teoría de la evolución es una teoría materialista, que descarta a «a priori» toda especulación metafísica o religiosa que se recree en introducir conceptos indefinibles e infalsables como espíritu, trascendencia divina, alma, etc. para explicar la biología.



Redes 92: Los orígenes de las especies - evolución (Link)


En esta respuesta habría tres temas a tratar:

- Paso de la materia inerte a la materia viva (abiogénesis, origen de la vida o evolución de la materia). Es un tema científico que no es necesario para explicar la teoría de la evolución y del que se sabe mucho menos que sobre evolución.
- Paso de la materia viva a la materia viva con conciencia (teoría de la evolución).
- Paso de la materia viva con conciencia a la materia viva con conciencia con inteligencia científica (teoría de la evolución).

Independientemente de cual sea el origen de la existencia humana, los humanos son materia orgánica y su estructura material es semejante a la de animales de otras especies (corazón, cerebro, sangre, etc.), al igual que ocurre con sus necesidades biológicas (mamar, comer, beber, excretar, etc). Es evidente que los humanos son animales pertenecientes al Reino Animal, concretamente a la especie Homo sapiens.

Si aceptamos que los humanos son un animal entonces ahora la discusión se centra en cómo hemos llegado a ser lo que somos:

- Mediante un Creador (creacionismo). Si, según los creacionistas, fuimos creados por algo o alguien llamado 'Dios' entonces los animales también fueron creados por ese Dios. La supuesta existencia de un alma[2] o de un espíritu[3] que nos diferenciaría de los animales no humanos no sería razón suficiente para justificar su maltrato innecesario. Desde el punto de vista de la religión, un Dios compasivo no prohibe que respetemos su creación siendo veganos, todo lo contrario, debe valorar el veganismo positivamente.

- Mediante un proceso de evolución (evolucionismo) de millones de años a través del cual puede observarse una gradualidad en las características tanto físicas como psicológicas de los animales de diferentes especies. La evolución muestra que los humanos estámos emparentados con todos los demás animales.



Hechos que sustentan la Teoría de la Evolución (con subtítulos)
Parte 1/6 - 2/6 - 3/6 - 4/6 - 5/6 - 6/6


En 2012 se publicó en Proceedings of the National Academy of Sciences un artículo titulado "Experimental evolution of multicellularity", del biólogo evolutivo Michael Travisano y sus colegas. En un laboratorio consiguieron en 60 días que se produjera un salto evolutivo que en condiciones no artificiales habría llevado miles de millones de años, logrando por primera vez que un ser unicelular genéticamente simple (la levadura) evolucionase a un ser multicelular con características de seres multicelulares: atisbos de especialización de las células, división del trabajo, colaboración entre las células y paso por distintas etapas de la vida (juventud y madurez). Según los autores, lo primordial para que se produzca la evolución es la presión del entorno, no la complejidad de los genes. Para demostrarlo, dejaron crecer la levadura en un frasco rico en nutrientes. Cada día, los agitaban y se quedaban solamente con aquellos grupúsculos que se quedasen flotando formando “grumos” y descartaban el grueso de células individuales del fondo. Tras dos meses, esos grupúsculos ya no se separaban: habían evolucionado para formar uniones indivisibles. Y lo más asombroso: las células han “descubierto” un mecanismo de reproducción que no permite la separación del “hijo” hasta que no se encuentra ya bien formado. (Fuente: ciencia-explicada.com)


(i) La ascendencia común de toda la vida es un hecho. Toda la vida en la Tierra está relacionada por un ancestro común del cual descienden todos los seres vivos, por ello todos los seres vivos están relacionados genealógica y genéticamente entre sí. Aunque en su forma más simple, hay una progresión genética lineal que se ramifica y forma un patrón similar a un árbol, la descendencia común no está restringida a ese patrón lineal, pues diferentes especies pueden recombinarse y generar híbridos, o material genético puede pasar de simbionte a hospedador, o tal vez por la propia mano del hombre el material genético podría ser implantado en gran escala en otra especie. Ninguna de estas modificaciones cambia el hecho de que cada ser vivo del planeta está relacionado con todos los demás seres vivos.

Una idea errada común es que algunas especies modernas son descendientes de otras especies modernas. En vez de eso, lo que ocurre es que especies modernas estrechamente relacionadas evolucionaron de un ancestro común que no es ni uno ni el otro. Los humanos no evolucionaron del chimpancé sino que ambos evolucionaron a partir de un animal que tenía características más primitivas que humanos o chimpancés.


Durante más de 150 años, la comunidad científica ha realizado cada prueba imaginable para examinar la evolución y la descendencia común, y ni siquiera una de ellas ha fallado en validar que toda la vida en la Tierra viene de un ancestro común.


(ii) La evolucióon no es simple azar. Otro de los errores de los creacionistas es afirmar que la teoría de la evolución se basa simplemente en el azar.



Un extracto del libro El relojero ciego (The Blind Watch Maker) de Dawkins, escrito en 1987.
Explica un poco los malentendidos de los creacionistas, y los mecanismos que sigue la evolución biológica.



(iii) Los órganos vestigiales. Es lo que se conoce como microevolución. Uno de los cambios microevolutivos que más evidencia dan de la evolución son los órganos vestigiales. Darwin también puso en evidencia las huellas que ha dejado la evolución en los órganos vestigiales, como las alas en aves que ya no vuelan. Esos órganos que ya no funcionan son ejemplos maravillosos y llamativos de que se ha producido un cambio. Por otro lado, hoy sabemos que no sólo hay órganos, sino también genes vestigiales: los llamados seudogenes, que tienen apariencia de genes normales pero ya ni siquiera se transcriben. Se podrían comparar con los fragmentos de programas y archivos que permanecen en el disco duro de nuestro ordenador, aunque ya no son accesibles[7].

Por ejemplo, hay muchas especies animales que viven en ambientes de total oscuridad y poseen ojos no funcionales, es decir sus ojos son estructuras vestigiales. Estas especies ciegas evolucionaron a partir de especies que tenían ojos funcionales, pero al colonizar ambientes oscuros la selección natural favoreció en algún momento a un mutante que desarrollaba ojos no funcionales, pues en un ambiente totalmente oscuro es más conveniente invertir la energía gastada en este órgano en otras estructuras, y así pasó esta variante a la población. Las especies con ojos vestigiales no apoyan para nada la hipótesis del "diseño inteligente", pues ¿para qué colocaría un diseñador ojos a una especie cavernícola que no los necesita como el pez Astyanax mexicanus?. Las cavernas del mundo poseen varias especies de peces, salamandras y grillos con ojos que atestiguan el origen a partir de otras especies (evolución) y no una creación planificada[8].

Otro ejemplo son los arcos branquiales o arcos faríngeos. Los arcos branquiales son estructuras, preponderantemente mesodérmicas, a modo de hendiduras, situadas a ambos lados de la faringe, que se originan durante el desarrollo embrionario de los animales del filo Cordados. Pueden permanecer en el individuo adulto, como en el caso de las lampreas, o sólo ser plenamente funcionales en estado embrionario, como en el caso humano; sin embargo, en éste último existen reminiscencias, como la trompa de Eustaquio y otras partes del oído, que conforman el canal auditivo.


(iv) El ojo ha evolucionado desde un receptor de luz hasta los ojos actuales.





(v) Las especies van y vienen. Es lo que se conoce como macroevolución.


(vi) La geología y la paleontología tiran por tierra el creacionismo.

En definitiva, los argumentos principales de los creacionistas "científicos" hacen referencia a la corta edad de la tierra, que sería de tan solo unos 6.000 años de antigüedad, haciendo caso omiso de los métodos de datación radiométricos. Además, los restos fósiles serían muy recientes y los hombres habrían coexistido con los dinosaurios. Los fósiles son atribuidos al Diluvio universal, negando los principios más básicos y elementales de la Geología: actualismo, superposición de los estratos, etc., con lo cual todos los fósiles serían prácticamente de la misma edad. Asimismo, niegan todo aspecto geológico o palentológico que pueda estar en contradicción con la Biblia y que apoye la teoría de la evolución. Especial énfasis ponen en negar el valor de los fósiles para documentar la teoría de la evolución. Así atacan los resultados paleontológicos referentes a la existencia de los fósiles intermedios, tales como el Archaeopteryx y los homínidos primitivos, negando que existan formas intermedias. Sacan fuera de contexto el debate entre gradualistas y saltacionistas, ignorando que ninguno de los grupos cuestiona la teoría de la evolución, sino que simplemente discuten aspectos del mecanismo evolutivo. Y utilizan las pequeñas diferencias de los científicos para apoyar sus sensacionales afirmaciones. Ahora bien, a lo largo de este siglo se han descubierto numerosos fósiles que permiten reconstruir muchas lineas filogenéticas, y en lo que respecta a la filogenia humana en las ultimas décadas han aparecido muchos fósiles que permiten detallar como ha sido la evolución hasta llegar al Homo sapiens. Todo lo cual permite afirmar que los fósiles son el documento fáctico de la evolución. Pero, paradójicamente, ahora los antievolucionistas insisten en que los fósiles son uno de los principales problemas para la evolución.

Conclusiones

Las sensacionales afirmaciones de los creacionistas "científicos" (fundamentalistas protestantes y en menor medida católicos), en el sentido de que han demostrado científicamente la insostenibilidad de la teoría de la evolución están basadas principalmente en datos o afirmaciones de científicos sacadas de contexto, o que éstos ya no mantienen, así como en su propia ignorancia. Pero sobre todo, basan sus afirmaciones en la interpretación literal de la Biblia, la cual consideran que no puede estar equivocada por ser palabra de Dios, con lo que el relato del Génesis sería la mejor explicación para toda la Geología y la Paleontología. Sus publicaciones evidencian una ignorancia de los datos de las ciencias de la Tierra y una ausencia de método científico. Sin embargo, se autocalifican como científicos y dicen hacer investigación, cuando en realidad muestran un profundo desprecio por la ciencia y por los científicos evolucionistas.

Así pues, en realidad sus argumentos son irracionales, no son plausibles ni acordes con los datos científicos y el creacionismo "científico" constituye una de las más típicas pseudociencias. Su interpretación literal de la Biblia les conduce a una ideología de tipo apocalíptico, involucionista e integrista. Confunden sus ideas con la realidad y no parecen tener los pies sobre la Tierra sino más bien en el "Cielo". Su ignorancia y falta de rigor se pone de manifiesto en sus frecuentes afirmaciones de que en todos los campos (Paleontología, Geología, Biología, etc.) se puede ver con toda facilidad que el evolucionismo no goza de ningún apoyo científico. La vieja estrategia de responder acusando de lo mismo que se les imputa les lleva a concluir que el evolucionismo es un mito, una religión y un fraude. Afirmaciones de este tipo se encuentran constantemente en sus publicaciones, lo cual evidencia que son unos ingenuos ignorantes o que mienten.

Además de una pseudociencia el creacionismo "científico" es un problema político. Constituye un resurgir ultraconservador de fundamentalistas principalmente protestantes y algunos católicos. Su actividad ha tenido como consecuencia la aprobación de leyes contra la evolución y la consecución de apoyos estatales para sus actividades pseudocientíficas. Las sectas protestantes antievolucionistas americanas (Adventistas del Séptimo Día, Testigos de Jehová, Mormones, etc.) se están expandiendo por todo el mundo y están surgiendo otras católicas tales como el CESHE. Además, se están infiltrando en las universidades y organismos de investigación, consiguiendo el apoyo de doctores en diversas ciencias, publicar abundantes artículos y libros, etc. Los científicos que les apoyan no suelen ser prestigiosos y pretenden sentar cátedra en aspectos que no son de su especialidad, siendo ésta una de las razones de sus falsas conclusiones. Actualmente en la Unión Europea son una minoría de iluminados ultraconservadores, pero en EE.UU. han alcanzado altas cotas de poder y su desarrollo supone un peligro para la difusión de las ideas científicas, ya que ante estos planteamientos los políticos y los medios de comunicación suelen ser incapaces de discriminar entre lo científico y lo pseudocientífico. Por tanto, se hace necesario que los científicos no infravaloren el poder de estos pseudocientíficos y que las instituciones estatales no les den apoyo, ya que el fundamentalismo constituye un peligro, no sólo para la ciencia, sino para toda la sociedad.[4]

CONCLUSIÓN (C): Los humanos y los animales son dos categorías que no tienen un origen biológico común

No se puede llegar a la conclusión de que los humanos y animales no humanos son dos categorías que no tienen un origen biológico común porque la evolución biológica por selección natural está demostrada por la ciencia.