ARGUMENTO: "La alimentación vegana es más cara que la alimentación no vegetariana"

RESUMEN: ¿El ahorro económico justifica la explotación y la matanza? ¿la alimentación vegetariana es más cara que una alimentación no vegetariana? Éstas son las principales preguntas a las que aquí voy a responder.

Producir carne es más costoso que producir vegetales porque la carne se produce con los piensos vegetales que comen animales no humanos durante meses o años. Además, producir carne conlleva otros gastos añadidos: gastos en construcción de granjas, gastos en electricidad, gastos en medicinas, gastos en combustible etc. Algunos productos de origen animal tienen precios bajos porque están fuertemente subvencionados por los gobiernos. Además, los agricultores venden los vegetales muy baratos, pero el gobierno está permitiendo que los intermediarios se hagan millonarios a costa de vender los vegetales a precios muy elevados que entorpecen el avance del veganismo.

Palabras clave: precios de alimentos, subvenciones

1. Algunas personas dicen que «la alimentación vegetariana estricta (alimentación vegana) es más cara que la alimentación no vegetariana». Si bien es cierto que, debido a una menor demanda (aunque esto está cambiando), algunos productos procesados vegetales son más caros que sus equivalentes no vegetales, estos productos procesados no son necesarios para poder llevar una alimentación vegana sana. Es evidente que producir carne es más costoso que producir vegetales porque la carne se produce con los piensos vegetales que comen animales no humanos durante meses o años. Además, producir carne conlleva otros gastos añadidos: gastos en construcción de granjas, gastos en electricidad, gastos en medicinas, gastos en combustible, etc. A continuación dejaré algunos ejemplos de precios comparativos encontrados en España:


Existen estudios económicos sobre tipos de alimentación. A continuación comparto algunos de ellos:

En septiembre de 2015 la revista Journal of Hunger & Environmental Nutrition publicó un estudio titulado «Economical Healthy Diets (2012): Including Lean Animal Protein Costs More Than Using Extra Virgin Olive Oil». El estudio compara el coste de la dieta vegetariana con MyPlate, que es la guía de nutrición del Departamento de Agricultura de EEUU que contiene las recomendaciones nutricionales. La conclusión del estudio es que los vegetarianos se ahorran unos 746.46 dólares (unos 655 euros aproximádamente) al año, unos 13,65 euros a la semana,  y además consumen ocho porciones más de fruta, 25 de verduras y 14 de cereales, sin renunciar al aceite de oliva. medicaldaily.comhuffingtonpost.ca publicaron artículos sobre dicho estudio.

A nivel de gastos del Estado, la alimentación vegetariana estricta ahorraría miles de millones:

En marzo de 2016 la revista Proceedings of National Academy of Sciences (PNAS) publicó un estudio titulado «Analysis and valuation of the health and climate change cobenefits of dietary change» en el que se indica que si se modificara el modelo alimentario actual, los Estados Unidos podrían ahorrar entre 197.000 millones y 289.000 millones de dólares todos los años. Las cifras proyectadas para el 2050 son aún más llamativas: 1600 billones anuales. infobae.com publicaba un artículo sobre ello.

2. Los productos de origen animal están más subvencionados que los productos de origen vegetal. Los precios de los productos dependen de factores políticos y económicos (subvenciones, impuesto IVA, precio de combustibles, etc.) ajenos al trabajo y gastos que cuesta producirlos. Por ejemplo, en EEUU los productos de origen animal están mucho más subvencionados por el Estado que el resto de productos de alimentación. El ex granjero estadounidense Howard Lyman estima que sin subvenciones una hamburguesa costaría unos 12 dólares. En un artículo titulado «Agricultural Policies Versus Health Policies», la PCRM mostraba un gráfico sobre las subvenciones del gobierno de EEUU a la producción de diferentes alimentos en el año 2011. Puede observarse por qué, a pesar de ser más caros de producir tanto económica como medioambientalmente, unos alimentos son más baratos que otros.



"¡COMER VEGANO es CARO!"|Los PEORES "argumentos" en contra del VEGANISMO (Link)

3. La especulación económica con los precios de los alimentos hace que los vegetales que se venden en fruterías y en supermercados tengan precios mucho más elevados que los precios de producción. Los datos de precios semanales del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de España permiten trazar la variación de precio de 35 productos, según diferentes fuentes. Por ejemplo, en España el agricultor vendió las zanahorias a 0,1 euro/kg y después el intermediario las vendió a 1 euro/kg en las fruterías y en los supermercados. Las acelgas pasaron de 0,5 euros/kg en origen a 2,1 euros/kg en tienda, un aumento del 310%. Las clementinas se dispararon un 500%. Otro indicador para conocer la variación de precios del sector agroalimentario es el IPOD (Índice de Precios en Origen y Destino), proporcionado cada mes por COAG (Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos). Podemos observar cómo el libre mercado hace millonarios a los intermediarios a costa de las necesidades alimenticias del consumidor. Por lo tanto los agricultores venden los vegetales muy baratos, pero el gobierno está permitiendo que los intermediarios se hagan millonarios a costa de vender los vegetales a precios muy elevados que entorpecen el avance del veganismo.

Especulan con el bajo precio de producción de los vegetales para venderlos mucho más caros.