NORMAS SOBRE COMENTARIOS: Los comentarios de infraseres no se publican, no pierdas tu tiempo...........................................

16 ago. 2016

RESPUESTA AL ARTÍCULO:
"¡Basta de machistas y opresores en el movimiento animalista!"

Ha llegado a mi conocimiento que circula por Internet un mail y un artículo no firmado en el que se me acusa de «machista», «opresor», «especista» y un largo etcétera, insultos totalmente gratuítos lanzados también contra mí por un sector de «antiespecistas», muchos de ellos con ideas anarquistas, y que se ceban en quien pone en duda sus postulados erróneos. A continuación respondo a las mentiras y a la desinformación de dicho artículo, es éste: https://vozcomoarma.noblogs.org/?p=13487

Aclaro que utilizaré el término «persona» para referirme a «ser sintiente» y no sólo para referirme a «humano». Y no voy a escribir con e's porque me parece innecesario, no voy a crear un debate estéril sobre esto.

Yendo al grano, creo que sería buena idea señalar de una vez a una cuenta que desde redes sociales, así como desde su propia página web, se dedica (supuestamente) a extender conciencia sobre el veganismo como estilo de vida y como ética, pero sin cuidar en absoluto sus formas ni revisarse en lo que respecta a otras opresiones, especialmente el feminismo.

Cualquier persona con ojos y cerebro puede comprobar que no hay ningún supuesto: he dedicado miles de horas de mi vida a promover la Ética y su puesta en práctica mediante el veganismo, desde la ignorancia más absoluta hasta lo que sé ahora.

Respecto a las formas, puedo equivocarme como le ha ocurrido a todo el mundo, especialmente en las redes sociales, pues escribo de manera más personal y a veces uso estrategias, como ocurrió cuando para llamar la atención dije que el 99% de feministas eran lerdas porque no usaban el Principio de Igual Consideración de Intereses («intereses iguales deben ser considerados por igual»). Y vuelvo a aclarar que cuando digo «feministas lerdas» no sólo me refiero a feministas mujeres, pues dentro de ese 99% hay feministas hombres que defendemos la no discriminación y el respeto a los derechos de las mujeres, así como también debe ocurrir con los hombres y con cualquier humano (y persona). Quizás si en lugar de haber dicho el 99% (porcentaje inventado), me hubiera inventado un porcentaje menor, por ejemplo el 60%, entonces hubieran hecho falta menos aclaraciones y hubiera difundido el Principio de Igual Consideración de Intereses con mayores garantías de protección. Fallo mío en la estrategia.

Su propio concepto del veganismo, cayendo continuamente en discursos especistas (aunque él diga que eso no es especismo) que gradúan el respeto que merece une determinade individue sólo en función del nivel de desarrollo de su sistema nervioso (basándose siempre en una escala diseñada por humanes y por tanto antropocentrista) 

Adjuntan un mensaje mío de marzo de 2011. Como es lógico, todos evolucionamos en nuestro pensamiento y actualmente rechazo usar «el desarrollo del sistema nervioso» como criterio de valoración objetivo. Aproximadamente desde 2014 vengo usando otro criterio que creo que es el definitivo a nivel de valoración objetiva, aunque éste pueda ser combinado con otros criterios; el criterio objetivo que actualmente uso para valorar la vida de una persona es el siguiente: «su aportación para el avance hacia un mundo ético»[1].

En un artículo explico que es bastante común la confusión Respeto-Valor, incluso entre veganos[2]: del hecho de que subjetiva u objetivamente se valore más la vida de una persona que la vida de otra no implica que no se deba respetar a quien se valora menos, y tampoco hay especismo en valorar distintamente.

Si bien la Ética sólo es accesible para algunos humanos, es una realidad que, como la gravedad, la Ética abarca a todos los seres sintientes, por lo que no tiene ningún sentido acusar de «antropocentrista» a utilizar la inteligencia humana que utiliza dicha Ética, como debe ser.

y que basa su concepto de “respeto a los animales” en mantener la dominación sobre ellos en forma de tutela (planteando que la solución son los santuarios porque la liberación animal implica “dejarles libres y olvidarse”) es errónea y, desde mi punto de vista, bastante asquerosa, pero no quiero hablar de eso (aunque como muestra podéis consultar la imagen adjunta número 1 de este e-mail).

Aquí lo que ocurre es que estas personas pretenden imponer intelectualmente unos postulados totalmente erróneos de una determinada ideología y hacerlos pasar como «lo obvio» en los debates, pero ahora no voy a hablar de eso.

Es asqueroso cómo esta/s persona/s considera/n éticamente incorrecto proteger el derecho a la salud/vida de quienes no son humanos en santuarios, y que en su lugar defiendan dejarles «libres por ahí» y olvidarse (o ser caritativos/solidarios si nos apetece), una idea que con matices comparten el anarquismo y el liberalismo, y que rechaza el socialismo, el cual defiende que se debe obligar a no hacer sufrir y no matar por omisión a las personas[3], usando para ello una autoridad que cobre impuestos, expropie y confisque para redistribuir la riqueza de manera ordenada y para proteger los derechos humanos y no humanos. Actualmente vivimos en sociedades que son una mezcla de ideologías, pero en la que cada grupo ideológico presiona para imponer sus normas.

en su cuenta de Twitter arremete continuamente contra aquelles compañeres y activistas que le señalan algunas de sus actitudes, reaccionando con ironía a las críticas, burlándose y no mostrando la menor intención de revisarse (ver imagen adjunta 2 de este e-mail).

Resulta que algunas personas me insultan llamándome «neoliberal», «clasista» y otros insultos por inventarme la cifra del 99% y no puedo defenderme diciendo que «hay mucho trastorno» porque eso es «capacitista». Es un hecho de que hay comportamientos que son el reflejo de un trastorno, que pasarían desapercibidos si no fueran perjudiciales para las demás personas. Decir que «intereses iguales no deben ser considerados por igual» es un trastorno.

Además, incurre en comentarios que reproducen muchas de esas discriminaciones arbitrarias que él, en los principios de su página, afirma que “es necesario que desaparezcan” (sic). Capacitismo, machismo y otras actitudes que nada tienen que ver con un proyecto por la superación de todas las discriminaciones y opresiones existentes.

Del hecho de que yo como persona pudiera haber hecho un mal comentario, ya sea por error o como estrategia, no invalida el veganismo RV (VRV) que defiendo en RespuestasVeganas.Org[3]. Lo contrario es hacer uso de la falacia ad hominem[4].

Es importante destacar que estas personas condenan la opresión (un tipo de violencia), pero no condenan la violencia en sí. Esto es debido a que si condenan la violencia en sí entonces se derrumbaría su ideología. La violencia «natural» les encanta, por eso muchos de ellos se identifican con depredadores (leones, lobos, etc), así como lo hace la extrema derecha. Por eso estas personas suelen hacer una defensa de «lo salvaje», utilizan la falacia de la libertad[5], la falacia de la naturaleza[6], etc.

El VRV considera éticamente incorrecto todo tipo de violencia, no sólo la opresión, pero como «un fin ético justifica los medios» entonces la violencia está justificada para lograr defendernos si no hay otra alternativa, aunque sea un medio éticamente incorrecto[7].

Infantilización o vulgarización continua del criterio de las compañeras o de les compañeres que él lee/percibe como mujeres: Ésto se produce cuando él afirma que les compañeres a les que se dirige (o incluso generaliza diciendo que el 99% de les feministas son así) no saben de lo que hablan, que no tienen en consideración lo que él denomina “Principio de Igual Consideración de Intereses” y que por tanto no le interesa su opinión o punto de vista, sumando a esto cantidades industriales de un prepotente mansplaining.

Como dije, ese «99% de feministas» es una cifra inventada que incluye a hombres y a mujeres: el hecho de que pusiera «lerdas» lo ví más apropiado que poner «lerdos» (no uso «lerdes»). Lo he aclarado, pero por cuestiones ideológicas se está utilizando dicho tuit para atacarme al más puro estilo de la prensa sensacionalista y manipuladora que nos rodea. Y mi tuit fue una estrategia para llamar la atención sobre un asunto grave: hay personas que rechazan que «intereses iguales deben ser considerados por igual» (según indica el Principio de Igual Consideración de Intereses). Si hubiera usado la estrategia de escribir un tuit respetando más las formas entonces el tuit hubiera pasado desapercibido, como me ha ocurrido en numerosas ocasiones. Digamos que me he sacrificado personalmente por la causa, aunque visto lo visto dudo volver a hacerlo de esta manera tan descarada. Sin embargo, seguiré afirmando que quien rechaza el Principio de Igual Consideración de Intereses es un discriminador.

El “Principio de Igual Consideración de Intereses” parte de la base de que la imparcialidad es la única vía para asegurar la igualdad, pero es una premisa equivocada ya que habla de “imparcialidad” cuando él se encuentra en una posición totalmente privilegiada (es blanco, es humano, es un hombre cisgénero y hetero, no es PoC, no es una persona discapacitade o psiquiatrizade…).

Primeramente es importante observar cómo estas personas rechazan la imparcialidad que representa el Principio de Igual Consideración de Intereses y que es un principio básico de la Ética, pero no indican cuál es su principio arbitrario correcto, ¿el amor?. En base a mis reflexiones, estoy llegando a la conclusión de que algunas de estas personas rechazan la Ética, por eso en su lugar se les suele oir hablar más de «moral» e intentan imponer sus valores y emociones a los demás sin hacer uso de una base racional.

Segundo. El Principio de Igual Consideración de Intereses sí que tiene en cuenta los privilegios a la hora del tratamiento de intereses. Si alguien está peor entonces se tendrán más en cuenta sus intereses[8]:

«La igual consideración de intereses es un principio mínimo de iguadad en el sentido de que no dicta igual tratamiento. Tomemos un ejemplo relativamente sencillo de un interés, el interés en aliviar el dolor fisico, e imaginemos que después de un terremoto nos encontramos con dos víctimas: una, con la pierna destrozada, se encuentra agonizando y la otra, con una raja en el muslo, siente un dolor leve. Dado que sólo nos quedan dos dosis de morfina, un tratamiento igual nos aconsejaría suministrar una a cada uno de los heridos. Pero una sola dosis no serviría de mucho para aliviar el dolor de la persona con la pierna destrozada. Todavía seguiría sintiendo mucho más dolor que el otro herido. Sin embargo, si le administramos la segunda dosis, esta persona notaria un mayor alivio que si sólo le suministramos una a la persona que sufre dolor leve. Por consiguiente, la igual consideración de intereses en este caso nos conduce a lo que algunos considerarían como un resultado desigualitario: dos dosis de morfina para una persona y ninguna para la otra.» Peter Singer, «Ética Práctica»

El hecho de que la parte privilegiada hable de imparcialidad es irrelevante, pues lo importante es si se debe hablar de imparcialidad o no, no quien habla. Por tanto este es otro ejemplo de uso de la falacia ad hominem[4].

Partir de que porque alguien no base su dialéctica en tus mismos argumentos ese alguien carece de razón o de inteligencia es una conducta muy grave y si además usas eso para silenciar o infantilizar a feministas y colgarte tú tus medallitas, el asco que produces se multiplica (ver al respecto de ésto imágenes adjuntas 3 y 4 de este e-mail, por ejemplo, o ver el perfil del susodicho para encontrar más ejemplos).

Es un hecho que si alguien usa un argumento erróneo entonces carece de razón o de inteligencia en ese argumento concreto. Ya aclaré que no respeté la formas y que generalicé para llamar la atención sobre un asunto muy grave. Pido perdón a quienes quedaron afectados y afectadas por llamarles lerdas y lerdos por ese asunto en concreto. Respecto a lo del asco, lo que da asco es que alguien diga que intereses iguales no deben ser considerados por igual.

Uso de términos como “hembrismo” o incluso “hembrirula” (!!!) concepto que él ha acuñado para burlarse de una persona que le señaló como machirulo (ver imagen adjunta número 5 de este e-mail).

A ver, «alma de cántaro», lo de «hembrirula» me lo inventé como broma, como respuesta a la broma de llamarme «machirulo» y otras lindezas. Y respecto a lo del «hembrismo», es cierto que si dices esa palabra se te echa encima una horda de personas a imponerte que «no uses la palabra 'hembrismo' porque el hembrismo no existe». Tambien es cierto que no existen los unicornios, pero usamos esa palabra. Existe la posibilidad de que una mujer defienda la discriminación arbitraria hacia los hombres, y a dicha discriminación se la deberá poner el nombre más adecuado, es decir, lo contrario al machismo. En cambio, es incorrecto usar la palabra «feminazi», pues insulta al feminismo.

Presumir de supuesto “aliado” y acusar a las mujeres feministas de “dañar el movimiento feminista decente” al que “TANTOS pertenecemos”, refiriéndose a los hombres como si pretendiese dárselas de hombre superfeminista y calificando aquel movimiento feminista que no permite sus agresiones de “indecente”, calificativo por cierto con una carga bastante patriarcal por ser calificadas así las mujeres que no se ajustaban a las exigencias y roles masculinos (ver imagen adjunta 6 en este e-mail).

Un feminista es toda persona que defiende que las mujeres no deben ser discriminadas arbitrariamente y que sus derechos deben ser respetados así como deben ser respetados los derechos de los hombres. A estos feministas los llamé «movimiento feminista decente», pero se le puede llamar «correcto» o como lo quieran llamar. Por contra están quienes pretenden imponer su ideología defectuosa dentro del movimiento feminista. Por ejemplo, si no escribes con e's estas personas suponen que al decir «tantos» sólo te refieres a hombres y que si dices «tantas» entonces sólo te refieres a mujeres, usando esto para llamarte «machista», «patriarcal» o lo que les venga en gana, lo que realmente piensas no les importa, sólo quieren montar su show a costa de ti y ponerse la medallita de «soy super inteligente y tú eres una escoria machista».

Insultos continuos (de marcado carácter capacitista la mayoría). Afirma que gracias a la “educación” que él les proporcionó, el 100% de las feministas han comprendido sus argumentos y al hacerlo “ya no son lerdas” (textualmente, ver imagen adjunta 7 en este e-mail).

Con dicho tuit simplemente mostré que la condición de feminista «lerda» (y «lerdo») era circunstancial, tal y como la misma palabra «lerdo» significa: «Tardo y torpe para comprender o ejecutar algo». Yo a veces también soy lerdo, no pasa nada en reconocerlo.

También en el comentario que se puede ver en la imagen adjunta 2 de este e-mail, se ve cómo califica de “trastorno” el criterio de las personas que le están señalando sus opresiones, calificándoles por tanto de “trastornades”, frivolizando gravemente sobre el sufrimiento de todas las personas psiquiatrizades y etiquetades con uno u otro trastorno.

Sí, mantengo que las personas que me insultan sin base alguna tienen un trastorno en ese sentido. Esto que digo no tiene nada que ver con los trastornos que padecen otras personas que toman pastillas o que están ingresadas y a las cuales respeto totalmente. Afirmar que frivolizo con el sufrimiento de estas personas con la intención de utilizarlo contra mí es profundamente repulsivo y califica a la/s persona/s que se oculta/n tras dicho artículo. Es similar a lo que hacen algunos partidos con el terrorismo: utilizar a las víctimas como arma arrojadiza para hacer sus campañas ideológicas.

Además, también califica de “desequilibrados” (textualmente, ver imagen adjunta 8 en este mail) a quienes le señalaron que un hombre no puede llevar una lucha feminista ya que es un opresor en potencia, y que su papel es el de revisarse sus privis y deconstruirse para dejar atrás esas actitudes, desde el papel de ALIADO, nunca encabezando o protagonizando la lucha feminista contra una opresión que él no conoce y no sufre. Además de llamar “desequilibradas” a estas personas, nuevamente frivolizando con los padecimientos de tantas personas psiquiatrizadas, emplea una ironía absurda donde compara el papel de un hombre en la lucha feminista con el papel de un hombre en la lucha antiespecista, nuevamente burlándose de les compañeres que se han molestado en ejercer una inmerecida pedagogía con él, tratando de explicarle por qué se equivoca.

Según la RAE, una persona desequilibrada es quien está «Falto de sensatez y cordura, llegando a veces a parecer loco». Está de más que diga que defiendo los derechos y la no discriminación arbitraria de las personas que padecen algún tipo de desequilibrio psíquico temporal o permanente, pues es lo que la Ética dice. Dije que: «Según algunos desequilibrados, mi lucha no puede ser antiespecista para defender a quienes no son humanos porque al ser humano soy un opresor». Sigo manteniendo que las ideas éticas se pueden compartir por igual, independientemente de que se pertenezca a un grupo oprimido o a un grupo opresor: pertenecer al grupo privilegiado en el que hay opresores no te invalida para defender las mismas ideas que los oprimidos, en este caso defender el feminismo, es decir, ser feminista hombre.

Es curioso que, según estas personas, si me insultan llamándome «neoliberal» y «clasista» están siendo pedadógicos conmigo y tengo que responder educadamente.

Para finalizar, quisiera mencionar también su obsesión por llamar la atención y hacer un spam agresivo de su blog, en concreto de su teoría del “Principio de Igual Consideración de Intereses”, hasta el punto de invadir perfiles de personas calificando de “basura” libros que esas personas leen sólo porque no dicen nada de su teoría (y la manera en que predica ésto es realmente preocupante).

Además de que mi tuit es un condicional («Si X entonces Y»), según estas personas no podemos opinar que un libro es basura, con todo el respeto al autor como persona que es, claro está. ¿Son formas educadas? no, espero que el autor no se lo tome a lo personal, no era mi intención, pero quería dar publicidad al Principio de Igual Consideración de Intereses, el cual explico en mi blog. Spam hacemos todos y creo que no pasa nada mientras sea algo puntual como ha ocurrido en esta ocasión con lo del libro éste, que quizás hasta sea un libro entretenido.

Pienso que con todo ésto es más que suficiente, y aunque probablemente ya estaréis al tanto de las actitudes de este personaje, y aunque muches compañeres por Twitter ya le han respondido y puesto los puntos sobre las íes, me parece importante continuar señalando y denunciando públicamente lo que hace/dice, y el hecho de que con su mierda de verborrea y su actitud está ensuciando el veganismo y todo el ámbito y las ideas antiespecistas, relacionándolas con el machismo y otras actitudes despreciables.

Según estas personas que salen de la nada, que tiran la piedra y esconden la mano: soy el mal, un personaje que habla y hace pura mierda, un sucio, el destructor del veganismo y del antiespecismo, soy un machista despreciable, de lo que alguno podría concluir que debo ser juzgado y ejecutado. De hecho, en Twitter dos personas me amenazaron públicamente con darme una paliza y otros tantos lo aplaudieron dando un «Me gusta» a dichos tuits. Éste es el tipo de actitud y de ideología que está promoviendo esta gente dentro del feminismo, y que sus enemigos utilizan para atacar al feminismo real. Espero que las personas razonables que me estáis leyendo comprendáis en qué lado del feminismo estoy.

El especismo, como el racismo, el sexismo y el patriarcado, el clasismo y la explotación económica, la jerarquía, el capacitismo, la LGTBQIfobia, el etarismo y en definitiva TODA forma de opresión se encuentran relacionadas y con sus diferencias, sus puntos donde se alejan y donde convergen y sus matices, tienen una misma raíz, la dominación y la autoridad. Por eso ¡No queremos ni toleraremos sucios machirulos, capacitistas, clasistas etc. en nuestros movimientos, espacios ni en nuestras vidas!

Las discriminaciones se deben rechazar porque violan el Principio de Igual Consideración de Intereses: «intereses iguales deben ser considerados por igual», esa es la raíz, de esta manera no sólo se rechazan las discriminaciones arbitrarias enumeradas por estas personas, sino todas. El uso de la palabra «interseccionalidad» es una manera de decir «si rechazas la discriminación arbitraria de las personas de este grupo entonces también debes rechazar la discriminación de este otro grupo», es como un «castillo en el aire» sin sujección al suelo, puede ser útil, pero es parcial, es una idea incompleta.

Rechazar las discriminaciones arbitrarias es una herramienta útil, pero sólo si previamente hemos asumido que se debe respetar a las demás personas. Por ello, primero debe explicarse cómo se fundamenta racionalmente el respeto a las personas y para eso está la Regla de Oro de la Ética: «a priori, los intereses no deben ser frustrados»[9].

Sobre el discurso anarquista de rechazo a la «dominación» y la «autoridad» como si fueran axiomas absolutos y autoevidentes, diré un par de cosas. Los padres humanos (madres o como los quieran llamar para que no me acusen de ser un maldito machista asqueroso) dominan a sus hijos humanos y no humanos, son una autoridad, pues les imponen normas que son necesarias para proteger su derecho a la salud/vida. No debemos rechazar que se impongan esa normas positivas para ellos, pues aún no tienen desarrollada la capacidad de ver los peligros que frustran sus intereses más básicos. Lo que debemos rechazar es que se viole la Regla de Oro y que se viole el Principio de Igual Consideración de Intereses, como he explicado.

Todo el cariño a les compañeres que día a día no pierden de vista la interseccionalidad.

Después de una sesión de odio, ahora tocaba poner los corazoncitos. Conmovedor...

Con este artículo paso página sobre una polémica que algunos han usado para manipular a la gente.