ARGUMENTO: "Los animales no son personas ni cosas"

RESUMEN: ¿Existe una tercera categoría ética entre la categoría «persona» y la categoría «cosa»? Ésta es la pregunta a la que aquí voy a responder.

La Ética diferencia a aquellos seres que deben ser respetados (derecho ético a la salud y a la vida), de aquellos otros seres a los que es éticamente correcto poseer (propiedades) y consumir (explotar y matar). Entre dichas dos categorías no existe una tercera porque no existen las «medio personas» («medio respeto») ni tampoco existen las «medio cosas» («medio consumo»), al ser estos conceptos absurdos, es decir, ilógicos. Por lo tanto, éticamente no existe una tercera categoría, sino sólo dos categorías éticas: personas y cosas. Quienes no son humanos son seres sintientes con intereses, por lo tanto éticamente son personas no humanas, y eso debe estar reflejado políticamente en la legislación.

Palabras clave: cosas, personas, seres móviles, seres operantes

Quien no es humano no es una cosa, es una persona no humana
1. Algunas personas dicen que «los animales no humanos no son personas ni cosas, sino "seres móviles", "seres operantes" o ...». Es decir, en lugar de utilizar las dos categorías éticas existentes: «persona» y «cosa», estas personas se inventan una tercera categoría ética entre la categoría «persona» y la categoría «cosa». Por ejemplo, José Manuel Errasti, Doctor en Psicología y profesor en la Universidad de Oviedo (España), ha dicho que quienes no son humanos no son personas, sino «seres operantes»: «estamos ante seres operantes, pero que no pueden ser considerados personas porque no tienen dimensión histórica ni política». En otro artículo ya demostré que el deber ético se origina en los intereses que todos los seres sintientes tenemos[1], no en una «dimensión histórica» ni en una «dimensión política», como erróneamente dice Errasti. Aquí voy a centrarme en esa supuesta «tercera categoría ética» que estas personas se inventan. La Ética diferencia a aquellos seres que deben ser respetados (derecho ético a la salud y a la vida), de aquellos otros seres a los que es éticamente correcto poseer (propiedades) y consumir (explotar y matar). Entre dichas dos categorías no existe una tercera porque no existen las «medio personas» («medio respeto») ni tampoco existen las «medio cosas» («medio consumo»), al ser estos conceptos absurdos, es decir, ilógicos. Por lo tanto, éticamente no existe una tercera categoría, sino sólo dos categorías éticas: personas y cosas. Quienes no son humanos son seres sintientes con intereses, por lo tanto éticamente son personas no humanas, y eso debe estar reconocido políticamente en la legislación.

2. Algunas personas dicen que «existen las personas, los animales y las cosas». Teniendo en cuenta que los humanos son animales de la especie Homo sapiens[2], vemos lo absurdo que es llamar «animales» a una tercera categoría ética inventada. Vemos aquí un claro ejemplo de cómo el no hablar bien, sino vulgarmente, perjudica el razonamiento ético y por lo tanto nos perjudica a los seres sintientes; en este caso concreto perjudicando a los seres sintientes no humanos.