Desmontando al "antianimalista" Frank Cuesta

Frank Cuesta se come un cordero. Foto: Cuatro.com
Frank Cuesta estudió veterinaria y se especializó herpetología (estudio de los reptiles y anfibios). Frank saltó a la fama trabajando en el programa ​«Frank de la jungla», en el que manipula diferentes animales salvajes, generalmente depredadores, intentando que la audiencia simpatice con ellos y no les quiera matar. Su último trabajo en televisión ha sido en el programa ​«Wild Frank» (Frank Salvaje). Frank Cuesta tiene un centro de recuperación de animales salvajes en Tailandia y ha realizado algunas acciones animalistas importantes, como denunciar el tráfico de animales de especies salvajes, denunciar el asesinato de animales en programas de televisión, denunciar el maltrato de osos para extraerles la bilis, etc., lo cual es una labor a agradecer, pero que no le da licencia para maltratar a los animales ni para promover su maltrato: ayudar a dos animales no da la razón para matar a uno.

Frank Cuesta ha comentado en varias ocasiones que su exmujer Yuyee Alissa Intusmith es vegana. Las mafias tailandesas le tendieron una trampa colocando 5 miligramos de cocaína en el equipaje de Yuyee, por lo cual fue condenada a 15 años de cárcel. Aquí hay más información: #FreeYuyee (Firma aquí).

Resumen de las ideas de Frank Cuesta sobre los animales no humanos

Como ocurre con millones de humanos, Frank Cuesta tiene un discurso éticamente contradictorio en lo que se refiere a los animales no humanos, lo cual demuestra que no ha reflexionado lo suficiente sobre este tema. La causa raíz de las habituales contradicciones en el discurso de Frank Cuesta es que erróneamente fue educado en el antropocentrismo-humanismo, es decir, afirma que el deber ético se origina en la especie humana.[1] El antropocentrismo (y su humanismo) está rebatido porque el deber ético no se origina en la especie humana, sino en los intereses[2], por eso la Ética es sensocentrista[3] y para ser coherentes con la Ética debemos practicar el veganismo: respetar a los demás seres sintientes.

Actualmente vivimos en una época de transición desde el antropocentrismo al sensocentrismo, es por ello que existe el animalcentrismo y su práctica animalista. Muchos «antropocentristas» defienden el derecho a la vida de perros, gatos, primates, elefantes, delfines, etc., y de esta manera asumen planteamientos animalistas. En el caso de Frank Cuesta no encontramos esa defensa del derecho a la vida de animales no humanos, sino ideas más en línea con el antropocentrismo «ecologista» (lo pongo entre comillas porque el ecologismo real es ecocentrista[4]). Partiendo de dicho error, Frank Cuesta dice lo siguiente:

- Dice que no es animalista, sino ecologista.
- Respecto a la alimentación vegana dijo que ésta genera alergias e infecciones (no sé si aún defiende eso). No es vegano ni sigue una alimentación vegetariana 👎, pero dice que «el veganismo es una de las opciones más nobles para defender a los animales».👍
- Respecto a la caza dice que la caza por ocio es éticamente incorrecta, pero defiende la caza para comer, aunque no sea por supervivencia, y porque dice que «la caza es parte de lo que somos». Dice que «la caza es necesaria porque conserva la vida de los animales». Frank incluso defiende la caza usando a otros animales: «Ahora viene lo mejor: quiero aprender a cazar con águilas», dijo Frank. 👎
- Respecto a la ganadería dice que rechaza la ganadería industrial, pero que la ganadería tradicional es éticamente correcta. Dice que comer perros y gatos es una tradición cultural y que por eso se debe respetar y no criticar. Dice que él mismo asesina gallinas para comerlas, y que como también es una tradición cultural lo debemos respetar y no criticar, según Frank. 👎
- Respecto a la tauromaquia dice que la rechaza, pero que le encanta...😵 Y dice que le parece éticamente correcto matar a un toro usando sólo un capote y una espada. Por eso dice que «no se deben prohibir las corridas de toros, sino sólo prohibir la tortura», pues dice que hay que ir paso a paso y que los toreros y sus asistentes no pueden trabajar en otra cosa. Defiende el espectáculo de recortes de toros, dice que «mola». 👎
- Respecto de los circos con animales dice que hay circos que tratan bien a los animales y que no se deben prohibir. Dice que el mejor lugar para los animales que hay en los circos es el circo. 👎
- Respecto a la eutanasia dice que está a favor de la eutanasia de todos los animales que sean incautados y que no pertenezcan a la zona.👎
- Respecto a usar animales en TV dice que rechaza utilizar animales salvajes para comerciales, vídeos musicales, programas de televisión, etc. 👍
- Respecto a las pieles de animales dice que no se deben usar. Bajo un ambiente de rechazo y de presión que se había creado, convenció al modelo Pelayo Díaz para que dejara de apoyar y de usar pieles. 👍
- Respecto a cómo lograr que las personas cambien sus comportamientos dice que no se debe insultar ni alegrarse por la muerte de quienes realizan actividades legales, sino que se les debe convencer educadamente. Sin embargo está comprobado que funciona mejor una estrategia de «policía malo y policía bueno», según la cual alguien le dice a otro la dura Realidad que no quiere escuchar y otro se la explica educadamente y con más tacto.

[Si conoces más ideas de Frank Cuesta, coméntamelas y las añado al resumen]



RECOPILACIÓN DE LAS DECLARACIONES DE FRANK CUESTA

He realizado este esfuerzo en analizar el discurso de Frank Cuesta porque es una persona muy mediática que habla de los animales no humanos. A continuación iré añadiendo las ideas que ha defendido Frank Cuesta en sus vídeos y escritos, para ser respondidas y rebatidas como merecen. Las referencias comienzan desde «[1]» en cada análisis de los vídeos, pues así si actualizo me evito tener que modificar todos los números de referencia del artículo. He colocado el análisis de los vídeos desde el más reciente al más antiguo. No está todo, pero he preferido publicar lo que tengo hecho e ir actualizando el artículo.

Frank Cuesta hace declaraciones que intentan moldear la opinión pública al respecto de diferentes cuestiones sobre maltrato animal, como son: la tauromaquia, los circos con animales, la caza, etc., todas ellas actividades que generan un gran rechazo. Para ello, Frank Cuesta usa expresiones emocionales que dan a entender que se opone a un cierto tipo de maltrato animal, como: «estoy en contra de», «es muy triste», «es un asesinato», etc., pero seguidamente las acompaña de la defensa de dicho maltrato diciendo cosas como: «es así y siempre ha sido así», «va a existir siempre», «hay que respetarlo porque es una tradición cultural», «no todo es malo», «no se debe prohibir», etc.

AÑO 2018

Frank Cuesta y su vídeo «El animalismo del odio»


Tras asistir a una corrida de toros para grabar un capítulo del programa de televisión «Wild Frank» (canal DMAX), Frank Cuesta recibió numerosas críticas e insultos en las redes sociales. Las críticas no son de extrañar, pues el programa se enfocó en conocer y presentar con respeto el mundo de la tauromaquia. ¿Qué pensaríais si DMAX y Frank Cuesta hicieran un programa para conocer y presentar con respeto el mundo de la prostitución infantil? Tampoco sería aceptable. Cuando algo es éticamente incorrecto, como ocurre con la tauromaquia, la prostitución infantil y con tantas otras cosas, sólo son aceptables aquellos artículos, programas de tv, etc. que muestren su rechazo hacia dichas actividades éticamente incorrectas. Frank Cuesta podría haber evitado una gran parte de las críticas si antes de realizar el programa hubiera dicho lo siguiente: «Firmé un contrato con DMAX y me toca grabar un programa sobre las corridas de toros. No me hace ninguna gracia acudir a este espectáculo despreciable y que debe ser ilegalizado, pero tengo que grabarlo por trabajo. Lo siento mucho, espero que me comprendáis», pero Frank no dijo eso porque quería caer bien a los taurinos. Frank Cuesta es tan «antitaurino» que los taurinos le reciben con abrazos y se fotografían con él.

El 9 de junio de 2018, Frank Cuesta subió a su canal de Youtube un vídeo titulado «El animalismo del odio». En el minuto 03:35 Frank Cuesta critica a algunos animalistas antitaurinos y veganos que le han insultado en las redes sociales por asistir a corridas de toros: «Yo soy ecologista, yo no soy animalista. La palabra animalista está prostituida para siempre. Porque hay un grupo de gente que a lo mejor no es muy numeroso, pero ya están metidos ahí como un virus y no sois capaces de sacarlos. Y al veganismo le está pasando lo mismo poco a poco, porque todos esos niñatos que hasta hace tres meses iban al Burger King o al McDonalds a comer, y se comían filetes, croquetas y chorizo, han dejado de comer carne y se piensan que eso es el veganismo. No. El veganismo comienza por respeto, respeto, cosa que no tenéis. Educación, cosa que no tenéis». Entre las miles de acertadas críticas que recibió Frank Cuesta, sólo algunas personas le insultaron, pero las declaraciones de Frank Cuesta están siendo utilizadas por los enemigos de los animales (taurinos, cazadores, etc.) para crear titulares como «Frank Cuesta: "el animalismo y el veganismo son movimientos de odio"», «Frank Cuesta estalla contra la "gentuza animalista"», «Frank Cuesta contra animalistas y veganos: "No valéis ni la mierda que cagáis"», etc. Frank Cuesta no responde a quienes le insultaron, sino que está criminalizando a todo un movimiento, ganándose cada vez más enemigos. No sorprendería que un día Frank Cuesta toreara, es lo mejor que podría hacer para que muchos de sus fans abrieran los ojos.

Lo que encuentro más llamativo del vídeo se encuentra en el minuto 6:39 cuando Frank Cuesta dice: «Ahora mismo estoy haciendo toros, no voy a convencer a nadie [para que deje de ser taurino], pero voy aprender de ellos: ¿por qué les gusta?, ¿por qué lo viven?, ¿por qué para ellos es su vida?, ¿qué es lo que hay detrás?, ¿cuánta gente trabaja?, ¿qué bueno hay en el mundo del toro para la ecología, para el medio ambiente?, todo eso es lo que estoy aprendiendo. Para luchar por vuestros valores necesitáis saber lo que hay al otro lado». No hace ni una sola crítica negativa ni condena hacia la tauromaquia en todo el vídeo, pero tiene tiempo de «hacer preguntas» para justificarla.

Frank Cuesta y su vídeo «Consejos de Antianimalista (2)»

El 18 de abril de 2018, Frank Cuesta subió a su canal de Youtube un vídeo titulado «Consejos de Antianimalista (2)». Lo más relevante de este vídeo está en el minuto 01:56, cuando Frank Cuesta dice lo siguiente: «Y otra de las maneras de ayudar a los animales directamente es el veganismo. Muchos se piensan que yo estoy en contra del veganismo, pero realmente yo fui vegano y por diferentes razones dejé de ser vegano, pero sigo pensando que es una de las opciones más nobles dentro de lo que es la defensa de los animales porque es renunciar a todos los beneficios que obtenemos los humanos de los animales, incluido el paladar. Con lo cual no estoy en contra del veganismo». Este tipo de declaraciones de Frank Cuesta son muy beneficiosas para la defensa de los animales, pues está reconociendo algo muy importante y aunque él no lo practique es de agradecer. Sin embargo, en otras ocasiones hace declaraciones fomentando el consumo de productos y servicios de origen animal.





Frank Cuesta y su artículo «SI NO ME IMPORTASE...YA ME HUBIESE IDO A DORMIR!!!»

El 7 de abril de 2018, Frank Cuesta publicó en su muro de Facebook un texto titulado «SI NO ME IMPORTASE...YA ME HUBIESE IDO A DORMIR!!!».

Frank Cuesta dice «La caza es parte de lo que somos. Nuestra evolución tanto física como cerebral, se dio gracias al modo de vida omnívoro». Pero si comer más carne tuviera una relación directa con la inteligencia entonces los leones, algunos gusanos y otros grandes comedores de carne dominarían el planeta, lo cual no ocurre porque comer carne no es lo que hace evolucionar el cerebro.[1] Además, como bien dice, los humanos son omnívoros[2] y por lo tanto pueden obtener nutrientes de vegetales y en menor medida de los cuerpos de otros animales, pero eso no significa que deban comer productos de origen animal para estar sanos[3] ni que tengan un deber ético de comerlos[4]; todo lo contrario, pues debemos respetar a los demás seres sintientes.

[Falta terminar el análisis de este texto]

Frank Cuesta y su vídeo «Me declaro ANTIANIMALISTA»



El 3 de abril de 2018, Frank Cuesta publicó en su canal de Youtube un vídeo titulado «Me declaro ANTIANIMALISTA», aunque en el vídeo dice que defiende «el verdadero animalismo» y «el animalismo real», contradiciéndose, como suele ser habitual. Con el título de este vídeo Frank Cuesta ha recibido el apoyo de lo peorcito de la especie humana: cazadores, taurinos, domadores, ganaderos, etc. Incluso alguno le ha invitado a asistir a una corrida de toros.

En el minuto 00:00 Frank Cuesta dice: «Sé que este vídeo va a ser polémico porque hay mucho radical que no es capaz ni de debatir, ni de entender que el mundo no es como ellos piensan simplemente porque de repente se han vuelto animalistas». Frank Cuesta usa la palabra «radical» como si ser radical fuera algo malo per se. Sin embargo, la palabra «radical» es neutral: alguien puede ser radical para lo bueno o radical para lo malo.[1] Por ejemplo, rechazar de manera radical la prostitución infantil es algo bueno. Frank tampoco parece comprender que el hecho de que el mundo sea de una determinada manera no implica lógicamente que deba seguir siendo así[2], hay muchas cosas que deben cambiar. En este sentido, con su rechazo al cambio, Frank Cuesta parece asumir ideas de la derecha conservadora[2], lo cual está en línea con su admiración por el derechista Federico Jiménez Losantos, y por sus libros.

En el minuto 00:23 Frank Cuesta dice: «Me declaro "antianimalista" y el animalismo es la lacra de la naturaleza, yo os explico por qué» y seguidamente intenta restar importancia al accidente de tráfico que padecieron unos elefantes que transportaba el camión de un circo, dando más importancia a los insultos que se han dirigido hacia los explotadores circenses. Frank continua diciendo: «me declaro antianimalista porque el animalismo ya no es lo que era, el animalismo era un movimiento pro vida, era un movimiento pro derechos animales, pro convivencia y estos días se ha convertido en una moda de Internet». No Frank, el animalismo nunca ha sido el movimiento «pro vida humana» que promueven la religión y el antropocentrismo[3] ni tampoco ha promovido la defensa de seres vivos, como lo son lechugas, hongos y bacterias.[4] El animalismo defiende el derecho a la salud y a la vida de animales no humanos concretos, y eso no es una lacra, eso es Ética. «Animalismo» es  un término de transición para poder describir a aquellas personas que han roto con el antropocentrismo de alguna manera, pero que aún no defienden el sensocentrismo ni practican el veganismo (ver la imagen inferior). Por ejemplo, la mayoría de animalistas afirman que se debe respetar la vida de los perros y de los gatos, y que la ley debe proteger sus vidas, lo cual es romper con el antropocentrismo. A su vez, todo vegano es animalista porque defiende a los animales, entendidos estos como seres sintientes. Cuando Frank Cuesta se define como «antianimalista» eso quiere decir que rechaza el derecho a la salud y a la vida de cualquier animal no humano, incluidos perros, gatos, elefantes, ballenas, delfines, primates no humanos, etc. y sólo defiende dicho derecho para los humanos.

Frank Cuesta parece ser un antropocentrista con ideas "ecologistas", no un antropocentrista "animalista"
ERRATA: el animalismo no es una idea y una práctica, sino que es la práctica del animalcentrismo;
el rectángulo azul es el animalcentrismo y su animalismo, que afortunadamente incluye a los seres sintientes.
En el minuto 01:42 Frank Cuesta dice: «porque hay muchísima gente que de repente se ha hecho vegana pensando que de esa manera están solucionando el mundo y están haciendo que no se abuse de los animales y en consecuencia piensan que el resto del mundo son unos asesinos. Porque hay muchísima gente que defiende los derechos de los animales diciendo que está buscando casa para una gatita a través de un post de Internet. Y porque el animalismo se ha convertido en eso, en un radicalismo total». La Realidad es que es un hecho que dejando de explotar y de matar a los animales no humanos en granjas y en mataderos se les deja de abusar, y aunque eso «no solucione el mundo», soluciona la parte de la que somos responsables.[5] Encontrar un hogar para un gato callejero servirá para defender su derecho a la salud y a la vida, sí. Y ya comenté que la palabra «radical» es neutral: alguien puede ser radical para lo bueno o radical para lo malo.[1] Consumir productos de origen animal es una radical falta de respeto hacia quienes no son humanos.

En el minuto 2:24 Frank Cuesta dice: «me declaro antianimalista porque el animalismo se ha convertido en una moda, pero sobretodo en una fuente de paletos y de paletas que lo único que saben es lo que ven en Internet». Frank Cuesta transmite sus ideas por televisión y por Internet, por lo tanto llama paletos a sus seguidores y a los telespectadores de sus programas.

En el minuto 2:45 Frank Cuesta dice: «Yo siempre digo que hay mucha gente que ayuda a los animales, que ayuda a la naturaleza, pero esa gente no es la que está en Internet, esa gente no tiene tiempo para estar en Internet copiando y pegando posts, y diciendo que yo soy muy bueno y el resto muy malo». Vaya... Frank Cuesta sube vídeos de Youtube, publica en Facebok, tuitea en Twitter, etc., pero dice que él sí ayuda a los animales no humanos, y que los demás no ayudamos porque hacemos lo mismo que él en Internet.

En el minuto 4:16 Frank Cuesta habla sobre los circos, dice: «Yo estoy en contra de los circos. Estoy en contra de los centros de rescate. Estoy en contra de los zoológicos, pero eso no quiere decir que sean todos malos y que todo lo que hagan sea malo. Yo entiendo que los circos con animales deberán ir desapareciendo poco a poco. Pero por ejemplo nosotros llevamos más de un año intentando sacar junto con FAADA (una asociación en España) intentando sacar dos elefantes de España para meterlos en un santuario aquí en Tailandia. Y no os podéis imaginar la cantidad de burocracia que hay que pasar y lo difícil que es recolocar un elefante, cuando tú les estás pagando todo, no les está costando nada. Los circos poco a poco van a ir eliminando los espectáculos con animales, pero yo prefiero que esos animales vivan en el circo, que han nacido, crecido y se han criado en ellos a que los cambien a otro sitio donde van a ser monos de feria, donde van a estar ahí para que la gente los esté viendo. Porque la única diferencia es que cambian el lugar, pero no su vida. Pasan de una jaula más pequeña a una jaula un poco más grande. Pero nadie piensa en ese abuso psicológico del animal porque ese animal, mejor o peor, ha nacido y ha crecido viendo a unas personas, oliendo a unas personas, estando con unas personas, que muchos tratarán mal, pero os aseguro que en Europa los filtros que hay para los circos son muy fuertes. Y los animales no están tan maltratados». Frank Cuesta dice que los animales no están tan maltratados aprendiendo a golpes y viviendo la mayor parte de sus vidas en jaulas o atados con una cadena[6], sin embargo no diría lo mismo si ese maltrato lo recibiera un humano. La Realidad es que los animales que hay en los circos son esclavos que llevan vidas penosas debido a los golpes que reciben en los entrenamientos y porque pasan la mayor parte de su vida en jaulas o atados. En lugar de defender los circos con animales, Frank debería pedir a la gente que no compren entradas para los circos, pero no dice nada de eso. Frank, también podría decir que lo ideal sería que se crearan santuarios de animales en el propio país en los que poder acoger a los animales de los circos para que puedan ser felices, pues en los circos son infelices, pero Frank no dice nada de eso.

En el minuto 06:42 Frank Cuesta dice: «Los zoos son una mierda, sí, porque en el 2018 puedes ir a cualquier lugar del mundo por muy poco dinero para ver a los animales. Pero los zoos durante muchísimo tiempo han sido centros de estudio, centros de recuperación, centros donde se han criado animales que estaban en peligro de extinción. Pero un zoo o dos zoos, no ochenta zoos por país, ese es el problema de los zoos. Yo no estoy en contra de los zoos como zoo porque siempre existirán y siempre se necesitarán, sobretodo para la recuperación de animales». Poco después, en el minuto 08:52 dice que «sí que puedo ir en contra de centros de rescate multinacionales porque son zoos», no hay quien le entienda... Los zoológicos son lugares en los que no se tienen en cuenta los intereses de quienes viven en ellos, por lo que son maltratados por dicho encierro. Ese maltrato se traduce en problemas de salud, tanto físicos como psicológicos. Por ejemplo, según un estudio realizado sobre 4500 elefantes, los elefantes que viven en zoos europeos viven 40 años menos que los elefantes que viven en reservas protegidas en Asia y en África y existen muchos otros datos sobre el maltrato que implican los zoológicos.[7] En lugar de defender los zoológicos, Frank debería pedir a la gente que no compren entradas del zoológico, pero no dice nada de eso. Frank, también podría decir que lo ideal sería que se crearan santuarios de animales en el propio país en los que poder acoger a los animales de los zoológicos y a cualquier otro animal que necesite ser protegido para que puedan ser felices, pues en los zoológicos son infelices, pero Frank no dice nada de eso.

En el minuto 09:10 Frank Cuesta dice: «Estoy a favor de la eutanasia de todos los animales que sean incautados y que no pertenezcan a la zona». Esto que dice Frank Cuesta es tan absurdo como decir que si encontramos a humanos indocumentados entonces debemos eutanasiarles porque no son de la zona. Es una muestra evidente de maltrato y de especismo. Si no son de la zona entonces se les habilita un lugar en el que puedan vivir o se les envía de regreso a «su zona».

En el minuto 10:01 Frank Cuesta dice: «El mundo es especista. Cada vez que vosotros entráis a una autopista estáis dañando a la naturaleza, estáis siendo cómplices de ese daño a la naturaleza. Cada vez que cogéis un avión y vais a India (...) estáis contribuyendo al abuso animal. Estáis cogiendo un avión, estáis haciendo un tatuaje, ¿o es que ahora mismo todo el mundo se está haciendo tatuajes veganos? no. Cada vez que estáis usando electricidad, cada vez que estáis cocinando con gas, o cocinando con electricidad, cada vez que estáis usando un teléfono móvil, cada vez que os sentáis en un autobús que tenga asiento de cuero o en el coche de un amigo que tengo un asiento de cuero. Cada vez que utilizáis maquillaje, cada vez que utilizáis medicinas, ¿o es que os pensáis que las medicinas no son testadas con animales?». Aquí Frank mezcla la defensa de los animales con el ecologismo, pero no voy a entrar ahora en eso. Es una constante en el discurso de Frank Cuesta confundir el ser con el deber ser, es decir, creer que porque algo es de una manera debe seguir siendo así. Sin embargo que algo esté mal no quiere decir que deba seguir siendo así ni que no debamos hacer lo posible por reducir ese mal. Es cierto que vivimos en sociedades antropocentristas y egocentristas de mierda y que por el hecho de vivir en ellas tenemos un impacto negativo en el medio ambiente y en los demás animales. Sin embargo debemos intentar reducir dicho impacto todo lo que podamos y eso se consigue mediante el veganismo: mirando por los intereses de los seres sintientes. Podemos rechazar los tatuajes y maquillajes que no sean veganos, podemos intentar usar los transportes que tengan un menor impacto, como el tren, evitar usar aviones, alimentarnos de manera vegana, etc. Lo que ocurre es que existen personas que quieren hacer el menor mal posible y actúan para que sea así; en cambio a otras personas no les importa el mal que hacen a los demás y al medio ambiente. Frank Cuesta intenta igualar estas dos «ideologías» y actitudes contrarias: iguala a quien no quiere asesinar con quien defiende asesinar, lo cual es absurdo.

[Falta terminar el análisis de este vídeo. He preferido publicar lo que de momento tengo hecho]

Otros veganos han respondido a este vídeo de Frank Cuesta, son el Vegano Cordobés, etc.

AÑO 2017

Frank Cuesta y sus declaraciones sobre la caza a FormulaTV (05/11/2017) 



El 5 de noviembre de 2017, la cadena de televisión FórmulaTV entrevistó a Frank Cuesta para preguntarle por el rodaje del último capítulo del programa «Wild Frank», en el que acompañó a cazadores a África.

En el minuto 02:46 Frank Cuesta dice: «La conclusión es que la caza va a seguir existiendo y aunque sea muy triste decirlo y odie decirlo, la caza a nivel cinegético está manteniendo a muchísimas especies en el mundo, aunque suene fatal decirlo, pero hay que entender que gracias a la caza hay muchos animales que no se han extinguido. Es así de triste, pero es una cuestión de que no hay espacio en el mundo y hace más daño la construcción de una urbanización que la caza». Sin embargo, la Realidad es al contrario de lo que dice Frank Cuesta. Millones de animales y cientos de especies se han extinguido y se extinguen por culpa de la caza. Si Frank Cuesta realmente odiara matar animales y le entristecieran esos crímenes entonces no promovería la caza, sino la esterilización[1], pero busca escusas para defender la caza y las urbanizaciones.

En el minuto 3:23 Frank Cuesta dice «El problema es que el mundo se está extendiendo mucho, les estamos quitando espacio a los animales y realmente tú no puedes meter en un espacio donde antes había 1000 leones, no puedes meter 6000. Ese es el grave problema que hay. Cuanto menos espacio, no puedes tener una sobrepoblación de un cierto animal porque te destroza toda la convivencia animal allí». Los leones no «se meten», sino que se reproducen. Si el problema es que los animales se reproducen entonces eso debe controlarse mediante la esterilización[1], así se evita asesinar. Por otro lado, Frank Cuesta parece desconocer que los leones (Panthera leo) son una especie que ha sido catalogada como «vulnerable» por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), pues presenta una alta probabilidad de convertirse en «especie en peligro de extinción» debido a la reducción del número de leones. Por ello es absurdo que Frank afirme en el minuto 04:01 que «hace muchos años se cazaba para comer, otra gente caza para diversión propia y por el propio ego, y hay una caza que dentro de ese deporte, ego o asesinato, contribuye a la conservación animal». Frank dice cosas contradictorias, pues para que una población de animales no disminuya, y por tanto se conserve, no se les debe matar. Cuando matas a un animal reduces su población en una unidad, no conservas la misma cantidad, es lo que Frank no quiere comprender. Matan leones porque quieren que haya menos leones, no para conservar a los leones.

En el minuto 04:25 Frank Cuesta critica que se mate a un animal en un lugar diferente al lugar en el que vivía, como ocurrió en el programa «La Isla» con un caimán. Sin embargo, a los demás animales les parece igual de mal que les maten en su hábitat o en otro lugar, pues lo que quieren es seguir viviendo. Tenemos el deber ético de respetar a los demás seres sintientes, idea que Frank rechaza porque es antropocentrista.

En el minuto 08:15 Frank Cuesta dice: «Con los circos ocurre lo mismo que con la caza. Lo que había que ver es que no todo es blanco ni todo es negro. Es decir, hay circos buenos y circos malos. Nosotros estamos acostumbrados a ver imágenes de circos de Asia, zoos en Asia, y por ejemplo lo que no sabemos es que en Europa hay una reglamentación bestial sobre el tema de los circos. Nosotros hemos grabado en Italia y hay unos niveles de seguridad y de control bestiales con el tema de los animales. Hay circos donde tratan muy mal a los animales, pero hay circos que te sorprendes cómo tratan de bien a los animales. Nada es blanco ni es negro. Hemos ido a ver un circo y veréis lo que es. Yo estoy en contra de los espectáculos con animales, pero tampoco puedo decir que le quiten los animales a un circo para meterlos en un centro de rescate que al final es otro zoo para que saquen dinero. (...) Prefiero que los animales estén en un circo a que estén un zoo o en una jaula».😵 Estas declaraciones de Frank Cuesta muestran claramente hasta qué punto es antianimalista cuando defiende la existencia de circos con animales. Los animales que son explotados en los circos son maltratados para que realicen trucos y su vida se reduce a vivir atados o encerrados en JAULAS, a salir al escenario y a ser transportados a otra ciudad o país.[2] En el siguiente vídeo podemos ver la historia de 6 tigres que pudieron ser liberados de las jaulas de un circo en España (Europa) y ser trasladados a un centro de recuperación, lo cual Frank Cuesta rechaza.


La historia del rescate de 6 tigres de circo (Link)

Frank Cuesta critica a la cadena de televisión DMAX

El 19 de junio de 2017, Frank Cuesta criticó a la cadena de televisión DMAX, en la que trabaja haciendo el programa «Wild Frank», porque los concursantes asesinaron a un caimán en el programa «La Isla»: «Ya he dejado claro públicamente que me parece vergonzoso que, por un lado, unos defendamos unos valores y otros se los carguen por ganar minutos de audiencia en mi mismo canal». «Hay que crear valores de vida, no de muerte», publicó Frank en su cuenta de Facebook. Parece que Frank Cuesta desconoce que el valor que mueve a las empresas privadas se llama «dinero», pero ese es otro tema. Está muy bien que Frank critique a dicha cadena de televisión por promover la violencia y la matanza, la ley del más fuerte, pero no es algo muy diferente a lo que Frank Cuesta hace cuando justifica maltratos a animales diciendo «Es triste, pero es la vida. Es muy crudo» defendiéndolos porque son tradiciones culturales.

AÑO 2015

Frank Cuesta y su vídeo «LAS CORRIDAS DE TOROS!!»


LAS CORRIDAS DE TOROS!! (Link)

El 17 de agosto de 2015, Frank Cuesta publicó en su canal de Youtube un vídeo titulado «LAS CORRIDAS DE TOROS!!».

En el minuto 00:55 Frank Cuesta dice: «Lo que hay que conseguir es una ley nacional, que no deje que existan las corridas de toros tal y como las conocemos». Frank Cuesta pide una ley nacional para prohibir las corridas de toros en España, sin embargo las competencias para prohibir las corridas de toros no son del Estado, sino de las comunidades autónomas.

A partir del minuto 03:37 Frank Cuesta dice «[el toro] es un animal que se ha utilizado desde hace miles de años por el tema de la valentía. Casi desde las cavernas se peleaban con los toros, los romanos, los griegos, todo el mundo ha utilizado al toro. Lo que pasa es que el arte moderno del toro, lo que conocemos ahora, está desde el siglo XVIII. La brutalidad que estamos viendo ahora no existía antes». Frank Cuesta tiene un extraño concepto de «brutalidad», pues la brutalidad hacia los toros es anterior a lo que él llama «arte moderno del toro». En la mitología griega se habla de el Toro de Creta: saltaban a los toros y los asesinaban para ofrecérselos a los «dioses». En «Historia Natural», Plinio el Viejo (23-79) dice que fue el emperador Julio César (100-44 a.C) quien introdujo en los juegos circenses la lucha entre el toro y el matador armado con espada y escudo, además de la «corrida» de un toro a quien el caballero desmontando lo derribaba sujetándolo por los cuernos. En todas estas actividades destaca la brutalidad de los humanos hacia los toros, todas ellas son actividades éticamente incorrectas y todas ellas deben ser ilegales.

A partir del minuto 5:17 Frank Cuesta dice que «el toreo como lo conocemos nosotros no tiene más de doscientos años, trescientos años como mucho». Posteriormente, en el minuto 10:00 Frank Cuesta critica la tauromaquia de la siguiente manera: «Para mí no es una marca España, es una vergüenza España. La tauromaquia no es cultura y tradición, sino tortura y maldición», y también critica la tauromaquia y a los toreros en el minuto xx:xx diciendo: «La tauromaquia es una tradición que nos hace abusadores de animales, torturadores de animales». Por tanto Frank Cuesta se contradice al respecto de si la tauromaquia es una tradición o no, aunque dicha cuestión es éticamente irrelevante porque el argumento de la tradición está rebatido[8]. También Frank Cuesta entra en contradicción cuando dice que está en contra del abuso y de la tortura de animales, pero luego defiende actividades que abusan y torturan a los animales, dando escusas que están rebatidas.

A partir del minuto 11:11 Frank Cuesta dice que: «El torero es un tío que hace un trabajo, vais a decir ¿cómo que hace un trabajo?... a ver, que puede ser un trabajo de asesino, un trabajo de machacador, un trabajo de torturador, pero el torero legalmente está estipulado que puede hacer lo que hace, con lo cual no está cometiendo ningún delito. A ojos nuestros, pues sí puede estar cometiendo un delito. Pero es que también puede estar comiendo un delito un padre que se fuma un piti en una habitación con un hijo y lo vemos como una barbaridad». Nadie dice que legalmente el torero no esté realizando un trabajo. Lo que se critica es que la tauromaquia es un trabajo éticamente incorrecto, pues maltrata a alguien (al toro) hasta que se le asesina, y por lo tanto se debe ilegalizar. Cuando criticamos un abuso, una tortura o un asesinato, también estamos criticando a quien abusa, tortura o asesina (al abusador, al torturador y al asesino), independientemente de esa actividad sea legal o ilegal. Un asesinato legal no deja de ser un asesinato. Cada uno es lo que es, aunque no se le grite a la cara. En el minuto 13:00 Frank Cuesta añade: «eso quiere decir que [el torero] es un profesional y está bien mirado. Con lo cual, el torero no es el problema. Lo repito, el torero no es el problema. Yo me puse de mala hostia esta semana cuando la gente decía que se muera el Francisco Rivera, pero ¿por qué se va a morir? pero si él está haciendo algo que para él es su vida, es lo que le han enseñado desde pequeño, lo que ha querido ser desde pequeño porque es legal. Que sea maltratador y asesino de toros, pero es que es triste decirlo, pero los toreros quieren mucho a los animales. Los toreros aman a los putos animales». Es curioso que se le escapa un «los putos animales», pero no un «los putos toreros». La Realidad es que los toreros y quienes pagan para ver las corridas de toros son el problema, pues por culpa de ellos el toro es maltratado hasta ser asesinado. Los sentimientos de los toreros son éticamente irrelevantes; lo que deben hacer los toreros es respetar el derecho a la salud y a la vida de los toros y del resto de animales.

A partir del minuto 12:20 Frank Cuesta dice que: «el torero va directo a hacer un trabajo para el que se ha preparado. Con lo cual a mí de valiente... Valiente sería si se metiese dentro del ruedo con el capote y sin nadie más. Y dale una espada y que mate al toro, pero sin castigo. Eso sería valiente». Es curioso, pues tres meses antes dijo en la radio que «los toreros me parecen los hombres más valientes del mundo»... Sin embargo es éticamente irrelevante si lo éticamente incorrecto se hace con valentía o sin ella. Lo importante es si se está respetando a los demás o no, y lo que propone Frank Cuesta sigue siento algo éticamente incorrecto (y debe ser ilegal) porque los toros no quieren que les asesinen, ni para que su asesino demuestre su valentía ni para que demuestre otra cosa. Dicha idea la vuelve a repetir en el minuto 21:24 cuando dice: «A mí me gustaría el toreo que saliera el torero, sin nadie más, que saliera el toro y que lo matase». Y en el minuto 28:24 vuelve a repetirlo: «Sobre todo lo primero abolir el tema de las corridas de toros como las tenemos ahora mismo. Que quiere meterse un torero con una espada él sólo y el capote dentro del chisme y meter a un toro, que se meta (...) Que coja el torero una espada un capote y venga para dentro, ni picadores, ni banderillas ni nada, ahí sería un valiente». Segundos después dice que le parece mal las corridas de toros porque «no es una lucha, al toro le obligan a ir ahí», contradiciéndose con lo que poco antes dijo que le parece bien. Esta idea de defender «la corrida de toros sin castigo» viene a resumir que Frank considera éticamente correcto matar a quienes no son humanos si se evita el sufrimiento gratuito de la víctima. Sin embargo también es gratuito matar a los demás animales para alimentación, así como es gratuito el sufrimiento que dicha matanza produce, pues la ciencia de la nutrición avala la alimentación sin productos de origen animal.[1]

En el minuto 26:10 Frank Cuesta dice: «hay una especie de infraestructura gigantesca que mueve muchísimo dinero. Otro de los problemas es que los toros ahora le producen dinero al gobierno, o al Estado, o como lo queráis llamar. Antes se daba muchísimo dinero, ahora produce dinero. A parte de que en muchas comunidades sueltan pasta para el tema de las corridas de toros». De esta manera, Frank Cuesta se contradice. La Realidad es que la tauromaquia apenas produce trabajos, tal y como demostró la Asociación de Veterinarios Antitaurinos contra el Maltrato Animal (AVATMA) con su informe «El Empleo Fantasma que Genera la Tauromaquia», y las corridas de toros están subvencionadas por los ayuntamientos que pagan millones de euros de dinero público a los empresarios taurinos.[2]

En el minuto 28:37 Frank Cuesta dice: «Pero ¿no habéis visto los concursos de requiebros estos que hacen en Valencia y tal, que entran los chavales ahí que parecen atletas rusos de estos que van a las olimpiadas, que pegan botes para arriba, para abajo, para un lado y para otro sin nada y el toro les pasa a esto [de distancia], saltan por encima, van de un lado. Coño, a mí eso me mola. El toro hace la historia esa y el toro se vuelve a la dehesa». Los recortes es un espectáculo taurino en el que se divierten a costa de los toros, causándoles un gran estrés, es decir, se les maltrata por ocio, algo que a Frank Cuesta le da igual porque erróneamente cree que quienes no son humanos son cosas a su disposición.

En el capítulo 14 de la segunda temporada del programa «Frank de la Selva», Frank dijo al respecto de la carne de perro en Tailandia que: «Da pena porque para nosotros son animales de compañía, pero es parte de su cultura, no se puede criticar porque es parte de su cultura». Por lo tanto no queda claro si Frank Cuesta considera a la tauromaquia como parte de la cultura española y por lo tanto, según su argumento, no debería ser criticada. No queda claro tampoco cuántos años de tradición son necesarios para que Frank Cuesta considere a una actividad como «cultura de una nación», pues parece que doscientos años de tauromaquia no le parecen suficientes. Una cosa que Frank no parece comprender es que las tradiciones que son éticamente incorrectas deben ser criticadas, rechazadas y prohibidas, en España, en Tailandia y en cualquier otro lugar.

Frank Cuesta y su vídeo «Veganos u Omnivoros»



El 2 de agosto de 2015, Frank Cuesta publicó en su canal de Youtube un vídeo titulado «Veganos u Omnivoros». El título en sí ya es engañoso, pues ser omnívoro es una condición biológica y los veganos son de la misma especie animal que quienes no son veganos. Atendiendo a la diferente ideología/práctica, el título correcto es «Veganos o Humanistas», pues ambos grupos humanos son omnívoros.

En el minuto 00:34 Frank afirma que fue «vegano» durante dos años porque siguió una alimentación vegetariana estricta: «Yo me hice vegano hace muchos años, por Yuyee, porque ella es y era vegana. Y entonces yo me hice vegano. Pasaron dos años y tuve la mala suerte de tener leucemia y los doctores me dijeron que necesitaba la vitamina B12 y tal, y volví a comer carne y pescado. Tampoco me considero un carnívoro ni tal. Yo considero que el humano es un omnívoro oportunista, el humano no necesita carne para vivir». Sin embargo, el veganismo no es una dieta ni un estilo de vida. El veganismo es poner en práctica la Ética, es decir, respetar a los demás seres sintientes (sensocentrismo)[1], los cuales sólo se encuentran en el reino animal. Por lo tanto, Frank Cuesta nunca ha sido vegano porque no defiende el sensocentrismo. Por otro lado, la vitamina B12 se puede ingerir sin comer productos de origen animal, mediante alimentos enriquecidos en vitamina B12 o mediante suplementos de vitamina B12, respetando así a los demás animales.

En el minuto 01:03 Frank Cuesta dice: «El humano es un omnívoro oportunista. Todas las teoría veganas se basan en una cosa, que el humano no necesita materia animal para vivir. Pero a la vez es una contradicción porque si teóricamente venimos del mono, y si creemos en la teoría de la evolución, y miramos atrás, el hombre ya desde las cavernas cazaba a los mamuts o cazaba lo que cazaba. El mono es omnívoro, es decir, come insectos, come lagartos, come serpientillas, come animales muertos, y sobretodo come vegetales». Es cierto que los humanos son omnívoros[2], pero ser omnívoro no implica un deber nutricional, pues la ciencia de la nutrición afirma que la alimentación vegana es sana[3]. Tampoco existe un deber ético de comer productos de origen animal, pues el deber ético no se origina de la condición biológica, sino de los intereses de los seres sintientes.[4]

En el minuto 02:23 Frank Cuesta dice: «desde siempre, desde que conocemos la Historia del hombre, del humano, o del mono, o de lo que vengamos, siempre se ha comido carne», y lo repite en el minuto 05:57 diciendo ​«el problema no es que la gente coma carne, que siempre se ha comido carne». Esta idea la refuerza en el minuto 09:56 cuando Frank Cuesta dice: «Yo le invitaría a todo el mundo: coge una vaca, un cerdo, un tal y los matas todos los años, tú, tú, yo aquí me cargo los pollos, lo siento mucho, crecen crecen y..., el día que le toca o el día que está un poco enfermo, pum y para la cazuela, ¿soy un hijo de puta? no, no creo, porque eso es lo que ha sido toda la vida, ese es el mundo, el mundo es así». De dicha manera, Frank Cuesta usa la falacia de la tradición, la cual está rebatida porque aunque algo se haya hecho desde hace mucho tiempo no implica que se deba seguir haciendo.[5] Por ejemplo, la violencia y las guerras siempre han existido, lo cual no implica que deban seguir existiendo. La Ética no trata sobre cómo es el mundo, sino cómo debe ser, esto es lo que no le entra en la cabeza a Frank Cuesta.

En el minuto 03:28 Frank Cuesta considera éticamente correcto cazar si quien es asesinado es comido: «Cuando era pequeño iba con mi abuelo a pescar y a cazar. Y era el día de caza. El cazador siempre ha sido el cazador, no es un hijo de puta. Confundimos muchas veces al cazador con el cazador de trofeo». De esta manera no sólo se refiere a quienes asesinan para sobrevivir[6], sino también a quienes matan porque les gusta la carne de caza. Esto demuestra que Frank Cuesta es antropocentrista y que por lo tanto defiende el especismo. El antropocentrismo está rebatido porque el deber ético no se origina en la especie humana[7], sino en en los intereses de los seres sintientes[4].

En el minuto 13:46 Frank Cuesta dice «el hombre puede comer carne, pero no puede comer tanta carne. Es más vegetariano el hombre que carnívoro, mucho más. Yo diría que 80% vegetariano y 20% carnívoro. Hay que mirar a los monos, venimos del mono ¿no? Todo el mundo dice que Darwin, que si el otro, venimos del mono ¿no? entonces debemos comer lo que come el mono: insectos, hojas, raíces, fruta un poco, eso es lo que comemos, un trozo carne que se ha quedado ahí tirado de un bicho que alguien mató. Eso es lo que comemos». Es curioso que Frank Cuesta no menciona que primates no humanos practican el canibalismo, asesinando a otros sujetos de su misma especie. De esta manera Frank Cuesta usa el argumento de la imitación, diciendo que los humanos debemos imitar el comportamiento de animales no humanos. Sin embargo, el argumento de la imitación está rebatido por el hecho de que la Ética no consiste en imitar a lo que hacen animales no humanos, sino en hacer lo éticamente correcto.[8]

AÑO 2014

Frank Cuesta y su programa «Frank de la Selva»

El 2 de septiembre de 2014 se publicó en Youtube el capítulo 14 de la segunda temporada del programa «Frank de la Selva», titulado «Osos». No he analizado todo el vídeo.

En el minuto 40:58 Frank Cuesta dice: «Mira eso Santi, es una putada. Eso son perros que se los llevan para comer, para hacer nugets con los perros. Seguramente alguno de ellos tenga la espalda partida o algo. Los meten en la jaula esa como si fuera ropa para llevarlos al matadero, a un restaurante. Te ponen una sopa de fideos, pero en vez de con carne de cerdo va con carne de perro. La carne de perro es más blandita que la carne de cerdo, es un poco como el pollo. Da pena porque para nosotros son animales de compañía, pero es parte de su cultura, no se puede criticar porque es parte de su cultura. La cosa es que aquí [en Tailandia] las perreras matan a los perros, directamente los matan para que se coman. Es triste, pero es la vida. Es muy crudo. Vámosnos, vámonos que es muy crudo». Aquí vemos que Frank Cuesta defiende el relativismo ético, es decir, defiende que si algo es tradicional en una cultura entonces es éticamente correcto y se debe permitir. Por ejemplo, el relativismo ético considera éticamente correcta la ablación de clítoris, pues ésta es parte de algunas culturas. Si Frank se opone a la ablación de clítoris entonces será porque primeramente hace una diferenciación especista, y por eso protege el maltrato animal tradicional. De dicha manera, Frank Cuesta usa la falacia de la tradición, la cual está rebatida porque aunque algo se haya hecho desde hace mucho tiempo eso no implica lógicamente que se deba seguir haciendo.[1] Por ejemplo, la violencia y las guerras siempre han existido, lo cual no implica lógicamente que deban seguir existiendo. La Ética no trata sobre cómo es el mundo, sino cómo debe ser, esto parece que no le entra en la cabeza a Frank Cuesta.


[Esto sólo es el comienzo. Iré actualizando con más información sobre las ideas de Frank Cuesta]