Carta abierta de ¿Serás su voz? a Íker Jiménez (SSV, 11/11/2017)














Hola Íker:

Te escribimos desde ¿Serás su voz?, una organización que lucha por los Derechos Animales. Escribimos esta carta con la esperanza de hacer llegar la voz de los sin voz no solamente a ti, sino a toda aquella gente que te sigue.

Hace ya largo tiempo que cada vez más personas te tienen como un icono. Muchas de estas personas que te admiran se encuentran en el ámbito en el que nos dedicamos: la defensa de los Derechos Animales. Sabemos que eres una persona sensible al maltrato animal, y que te indigna cuando ves escenas de crueldad hacia los animales. Sin embargo, como activistas por los Derechos Animales, nos vemos obligados a criticarte en algunos aspectos.

En primer lugar, caes en la contradicción en la que se precipitan muchas personas que dicen ser amantes de ellos: por una parte los defiendes, pero por otra participas de su explotación y matanzas (fundamentalmente, para consumirlos a modo de comida). En realidad, sólo te preocupas por algunos animales (perros, gatos y puede que alguna especie más), pero el resto no solamente no te importan, sino que además apoyas y legitimas su sufrimiento (de cerdos, vacas, pollos, etc). Todos los animales, de acuerdo con la Declaración sobre la conciencia de Cambridge, sienten y son conscientes tanto de ellos mismos como del mundo que los rodea. Por lo tanto, defender a perros y gatos mientras participas de la explotación y matanzas de cerdos y vacas es algo incoherente. Sin embargo, si sólo fuese por esta contradicción, no habríamos dedicado tiempo a escribirte esta misiva. Hay algo mucho más perturbador en tu labor como supuesto defensor de los animales.

En un programa de Cuarto Milenio (diciembre de 2016), dedicaste bastantes minutos a hablar sobre el movimiento animalista (muy relacionado con el nuestro, que es el veganismo). En vez de hacer como siempre haces (traer como mínimo dos personas con ideas contrapuestas), aquí optaste por traer únicamente una voz: la de Álex Lachhein, un reconocido antivegano y antianimalista, dejándonos a la gente que defendemos el animalismo y el veganismo sin ningún tipo de voz ni derecho a réplica en tu programa. No vamos a entrar en todas las afirmaciones demagógicas que hizo el señor Lachhein, ni de sus más que dudables afirmaciones “científicas”, puesto que él mismo realizó un vídeo compendiándolas todas.

(https://www.youtube.com/watch?v=p_uyjd-GfeA), y recibió dos respuestas que fue incapaz de contraargumentar: una de un activista vegano argentino, muy querido nuestro, llamado Marcos Baaty (más conocido como El Vegano Cordobés) en forma de vídeo (https://www.youtube.com/watch?v=H6qljL5wCno) y otra en forma de carta abierta, escrita por nuestra misma organización (https://www.facebook.com/serassuvoz/posts/1425342797503634:0).

Como se puede apreciar, el nivel intelectual de Lachhein dista mucho de ser remarcable, y sus conocimientos sobre las materias acerca de las que tanto opina son francamente deficientes. Pero lo lamentable no es que invitases a este personaje en tu programa para hablar del activismo animalista y vegano, lo verdaderamente incomprensible y desafortunado fue dejarnos sin poder defendernos ante tu enorme audiencia de las acusaciones, difamaciones y salidas de tono de alguien tan ignorante. En efecto, Lachhein quiso dejar al veganismo como un movimiento descerebrado, sin razones y sin ningún tipo de fundamento científico que nos respalde. Sin embargo, hay una gran cantidad de estudios sobre biología evolutiva que respaldan nuestra tesis acerca de la conciencia animal. En efecto, el resto de especies animales sienten igual que la especie humana. Todos los animales son conscientes, tanto de sí mismos como del mundo que los rodea y, por supuesto, son conscientes de todo lo que les hacemos. Por lo tanto, basándonos en los principios de la neurociencia y la biología evolutiva, todos los animales deben ser respetados, puesto que poseen conciencia e intereses propios, siendo tan susceptibles como la especie humana de sufrir, sentir dolor, estresarse, frustrarse, etc. Te remitimos a las obras de Marc Bekoff, Donald Griffin, Watanabe, Marino y muchos/as científicos/as que nos exponen cuestiones fundamentales a la hora de debatir sobre derechos animales. Tu amigo Álex Lachhein, muy probablemente, te dirá que son estudios pagados por entidades animalistas o veganas (siempre dice lo mismo cuando un estudio científico contradice sus postulados, algo que, hay que decirlo, sucede muy a menudo). Le animamos a que saque públicamente la documentación que acredita dichas aseveraciones y, en cualquier caso, que cite los fragmentos de esos estudios que son erróneos o falaces y subsane esos errores.

No logramos entender por qué siempre conciertas mínimo dos opiniones contrapuestas en todos los temas, excepto en éste, tan sensible y de tanta actualidad. No comprendemos por qué no quisiste dar voz a los defensores de los animales, con quien supuestamente deberías simpatizar según tus declaraciones acerca de este tema. Como ves, estamos cargados de razones y fundamentos científicos en relación a las capacidades animales por las cuales deben ser respetados igual que la especie humana.

Dicho todo esto, te hacemos una invitación y una petición:

1) Te invitamos a informarte acerca del veganismo: sus principios, sus fundamentos científicos y su más que demostrada viabilidad práctica. Y, por supuesto, te animamos a que lo practiques, para ser consecuente y justo con los que dices amar y defender: los animales.

2) Te pedimos que realices otro programa sobre veganismo, activismo y Derechos Animales, y que si lo haces, invites también a alguien que represente el veganismo. Tienes muchas asociaciones donde elegir. Gracias por atendernos, Íker.

Marc Barqué
Responsable de comunicación y prensa de ¿Serás su voz?

Fuente: https://www.facebook.com/serassuvoz/posts/1534640539907192