El veganismo no es una dieta ni un estilo de vida

En este artículo voy a hablar sobre si existe una relación entre el veganismo y la búsqueda de la propia salud.

A veces, en los medios de desinformación liberales escuchamos que algunos famosos adoptan una «dieta vegana» por razones de salud. Por ejemplo, Bill Clinton u Oprah Winfrey con su «transformación vegana de 21 días». Sin embargo, el veganismo y ser vegano no es eso.

El veganismo es poner en práctica la idea ética de respeto a los demás seres sintientes[1] y dicha idea ética se llama sensocentrismo[2]. Por tanto un vegano que no defienda el sensocentrismo no será vegano. Y por coherencia, quien defiende el sensocentrismo practicará el veganismo.

Una vez que se ha comprendido qué es el veganismo, se llega a la conclusión de que el «vegano por motivos de salud» no existe porque el veganismo se practica para respetar a los demás seres sintientes en todos los ámbitos, no se practica por beneficio propio (salud). La única excepción a lo anterior podría darse en una sociedad vegana en la que estuviera prohibido no respetar a los demás seres sintientes y, por lo tanto, existiera una minoría que practicara el veganismo por obligación legal, no por ética: aparentemente serían veganos, pero realmente no serían sensocentristas.

Por lo tanto, el veganismo tampoco es un estilo de vida, pues no tiene nada que ver con el estilismo ni con la Estética. Podemos referirnos al veganismo como «una filosofía de vida» debido a que es una práctica que se realiza por Ética, y la Ética es una de las ramas de la Filosofía.

Existen veganos a los que no les importa su salud

Debido a que el veganismo no se practica por salud, sino por respeto a los demás seres sintientes, es totalmente compatible ser vegano con comer comida poco sana (bollos, grasas, etc), con fumar, con beber alcohol, con no hacer deporte, etc. Sin embargo, es lógico que quien practica el deber de defender a los demás seres sintientes deba cuidar un poco su propia salud (física y mental) para poder defenderles y también para dar una mejor imagen al movimiento.

La alimentación vegana

Las personas que practican el veganismo intentan respetar a los seres sintientes en todos los ámbitos. Debido a ello, en el ámbito de la alimentación, los veganos siguen una alimentación que respete a los demás seres sintientes, por eso siguen una alimentación sin productos de origen animal. La alimentación sin productos de origen animal se llama «alimentación vegetariana estricta» o «alimentación vegetariana pura» pero, a partir de la invención de la palabra «vegano» en 1944, también se la llama «alimentación vegana», pues es la alimentación de los veganos.

Si bien es correcto que a la alimentación vegetariana estricta que siguen los veganos se la llame «alimentación vegana», no es correcto proceder de igual manera en el sentido contrario: no es correcto llamar «vegano» a quien sigue una alimentación vegetariana estricta por salud, por ecologismo o por religión, pues estas personas no son veganos, sino vegetarianos estrictos.

El origen de la confusión veganismo=dieta

En un artículo ya eliminado, titulado «Historia del vegetarianismo: el origen de algunas palabras», la Unión Vegetariana Internacional rastreaba las raíces de la confusión «veganismo=dieta», que comenzó en EEUU:

En 1944, Donald Watson y sus amigos inventaron la palabra «vegano» para llenar el vacío y fundaron Vegan Society (en el Reino Unido) específicamente para este grupo. Definieron la palabra en términos de todos los productos animales, no solo una dieta, ya que esa fue la razón para inventarla, y todos estaban felices, hasta que los estadounidenses se involucraron...

Las ideas británicas habían cruzado hace mucho tiempo el Atlántico, pero, como siempre, los estadounidenses tienen su propia manera de hacer las cosas. Mientras que muchos usaron las mismas palabras, por las mismas razones, incluso más comenzó a usarlos de manera diferente. El aspecto de salud del vegetarianismo siempre pareció ser un problema mayor en Estados Unidos que en Gran Bretaña, y mucha gente que solo comía carne ocasionalmente, por razones de salud, comenzó a llamarse a sí misma «vegetariana»...

Para muchos, la lógica del argumento de la salud también conduce a la eliminación de los huevos/lácteos y parece que una proporción mucho más alta de vegetarianos estadounidenses son "sin huevos/lácteos" que en Gran Bretaña, pero una vez más una proporción significativa de esos están motivados principalmente por la salud y, por lo tanto, no les molesta usar cuero, etc. Esto se ajusta al grupo «vegetariano estricto», pero en la mejor de las tradiciones estadounidenses, luego confundieron las cosas al insistir en llamarse a sí mismos «veganos».

El movimiento vegano en EEUU no es ajeno a la confusión «veganismo=dieta» y también la ha denunciado Catherine Nimmo, cofundadora de la primera sociedad vegana en los Estados Unidos en 1948. Nimmo también fue miembro fundador de la American Vegan Society (AVS) en 1960. En el primer número del boletín de noticias de AVS se publicó un artículo titulado «A Matter of Motives», escrito por H. Jay Dinshah, que abordaba específicamente la confusión «veganismo=dieta».

El crudiveganismo

El crudivorismo es la práctica alimentaria consistente en comer cosas crudas, es decir, sin cocinar. Quien practica el crudivorismo es crudívoro. La comida cruda puede incluir productos de origen animal. Una alimentación vegetariana estricta cruda se llamará «alimentación crudivegetariana escricta» o, para abreviar, «alimentación crudivegetariana».

El crudiveganismo sería la suma de dos prácticas: el veganismo y el crudivorismo. Esta unión en la denominación de dos prácticas cualitativamente diferentes resulta conflictiva.

Los términos «crudiveganismo» y «crudivegano» añaden el prefijo alimentario «crudo» a las palabras éticas «vegano» y «veganismo». Esto puede llevar al error de pensar que las parabras «veganismo» y «vegano» sólo se refieren a la alimentación vegana, la cual busca el respeto a los seres sintientes. Sin embargo, las palabras «vegano» y «veganismo» no se refieren sólo a la alimentación, sino a todo tipo de actividades. Por esta razón no tiene sentido «ser crudo en el rechazo a la tauromaquia», «ser crudo en el rechazo a las pieles», etc. Por lo tanto, añadir el prefijo «crudo» a las palabras «veganismo» y «vegano» nos lleva a la errónea idea de pensar que el veganismo es un tipo de alimentación cruda.

«(..) me gustaría que separáramos las dietas crudas del veganismo. El veganismo es una decisión basada en una ética de justicia por los animales. El crudivorismo es una dieta basada en creencias (no corroboradas) acerca de salud. Cuando la gente dice que el crudivorismo es el “paso a seguir” después del veganismo, básicamente están hablando acerca de algo que no tiene nada que ver con ayudar a la gente a adoptar un estilo de vida que considere los derechos animales. También promueve una manera de comer que no es apropiada para los niños o la gente mayor. El veganismo debe ser promovido de una manera que sea apropiado para todos.» —Ginny Messina, nutricionista

En lugar de llamar «crudiveganos» a estos veganos, deberíamos llamarles «veganos crudos», «veganos crudívoros» o «crudívoros veganos», así como existen veganos bailarines y veganos de muchos tipos. Y en el caso de que no sean veganos, sino que sólo siguen una alimentación vegetariana estricta cruda entonces no les deberemos llamar «crudiveganos», sino crudivegetarianos.

Con esto creo que es suficiente. Si se me ha pasado algo, actualizaré el artículo.