RESPUESTA AL ARTÍCULO:
" 'No estás sola'. No, qué va. Lo que he aprendido en el 2016"



El 31 de diciembre de 2016 una persona llamada Jessica Fillol publicó en su blog un artículo titulado «“No estás sola”. No, qué va. Lo que he aprendido en el 2016» en el que principalmente habla sobre sus discusiones y polémicas con otras feministas que no voy a comentar. El artículo parece haber tenido cierta repercusión en las redes sociales porque algunas personas me han informado de él y me han solicitado que dé una respuesta a algo que dice sobre el veganismo. El artículo contiene el siguiente párrafo antivegano:


Voy a responder a Jessica desde la Ética Basada en la Realidad (EBR) que yo defiendo[1]; por comodidad y claridad usaré la palabra «Ética» para referirme a ella. El veganismo se practica para intentar ser coherente con la Ética, es decir, para poner en práctica el respeto a todos los seres sintientes. Por desgracia hay personas que practican el veganismo desde éticas defectuosas, aunque es mucho peor no practicarlo y además criticarlo, como ocurre en el caso de Jessica. Comencemos.

Jessica dice: "No soy vegana. Como carne, pescado, huevos y lácteos. Soy el demonio personificado."

Jessica describe una serie de acciones que ella realiza y seguidamente ironiza sobre ellas para justificarlas, autodenominándose «demonio personificado». La estructura del argumento es clara:

Premisa 1: [Enumerar aquí acciones realizadas por uno mismo]
Premisa 2: Autodenominarse «demonio personificado».
Conclusión: Las acciones enumeradas son éticamente correctas.

Como vemos, la conclusión es errónea, pues no se llega lógicamente a ella a través de las premisas. Es un argumento falaz para persuadir mediante el uso de la ironía. Sigamos con el párrafo.

Jessica dice: "Soy alérgica a los mosquitos y si desaparecieran todos de la faz de la Tierra mis veranos serían más felices. Desparasito a mi perra 3 veces al año, lo que me convierte en una genocida de lombrices, pulgas y garrapatas."

Jessica comienza hablando de los mosquitos, dice que es alérgica a ellos, y continúa hablando de las lombrices, pulgas y garrapatas que parasitan a su perra. No comienza así «por azar», sino «para preparar el terreno»: líneas después intentará justificar éticamente el degollamiento de vacas, cerdos, gallinas, etc., no por alergia o por defensa, sino porque le gusta el sabor de esos cuerpos muertos y sus secrecciones. Voy a respoder al tema de los mosquitos, pero antes aclararé brevemente unas ideas esenciales de la Ética para que se entienda la respuesta que voy a dar después.

A partir de la realidad que compartimos[2], en la que existen el bien y el mal[3], se infiere lógicamente la norma esencial de la Ética y que es la siguiente: «a priori, los intereses no deben ser frustrados»[4]. La Regla de Oro da lugar al Principio de Igual Consideración de Intereses: «intereses iguales deben ser considerados por igual», principio mediante el cual se evita toda discriminación arbitraria[5], incluido el machismo, por eso es sorprendente que existan feministas que lo desconozcan... Por lo tanto, a priori debemos respetar a los demás seres sintientes, es decir, a priori debemos respetar a los seres que tienen una conciencia, excepto si estimamos que hacerlo va a tener peores consecuencias para el avance de la Ética. Ésta es la razón por la que, aunque la defensa propia y ajena sean éticamente incorrectas[6], son acciones que pueden estar justificadas si se estima que no defendernos, o no defender a otros, va a tener unas consecuencias peores para el avance de la Ética. Esto ocurre porque quien elige realizar una acción u omitirla es, en ambos casos, la causa intencional de las consecuencias producidas por dicha elección[7].

No voy a entrar en un debate científico sobre si los mosquitos son seres sintientes o si no lo son (un cerdo sí lo es[8]), pero imaginemos que los mosquitos fueran seres sintientes y que por lo tanto tuvieran intereses. En dicho supuesto, a priori tendríamos el deber de respetarles. Sabemos que los mosquitos hembra acumulan energía extrayendo sangre a otros seres sintientes mediante una picadura, energía que utilizarán para poner huevos, pero lo realmente grave es que son vectores de enfermedades infecciosas. Lo lógico y ético, si fueran seres sintientes, sería capturarles y aislarles en algún lugar para que viviesen ahí durante su mes de vida. Sin embargo, plantear esto es ridículo en una sociedad que explota y mata por sabor a seres que a ciencia cierta sabemos que son sintientes, y que utilizará esto que acabo de decir sobre los mosquitos como una razón para justificar la barbarie existente en las granjas y en los mataderos. Por lo tanto, existen razones defensivas y estratégicas que pueden justificar matar mosquitos, lombrices, pulgas y garrapatas, si es que es cierto que dichos seres sienten.

Una vez que ha «preparado el terreno», Jessica suelta la siguiente frase: "Comer animales me sitúa al mismo nivel que un maltratador, y desayunar café con leche me hace igual que un violador porque para que una vaca de leche hay que violarla y preñarla en contra de su voluntad. A veces se os va un poco la pinza con las comparaciones (...)"

Quienes son explotados y degollados para alimentación (cerdos, vacas, gallinas, etc.) tienen un sistema nervioso central (un cerebro) y la neurociencia ha reconocido públicamente que cada uno de ellos tiene una conciencia[9], es decir, cada uno de ellos es un sujeto, alguien que siente y que tiene intereses propios: no son cosas, no deberían ser considerados propiedades (esclavos). Por lo tanto, a priori tenemos el deber ético de respetar a cerdos, vacas, gallinas, etc. Ellos no existen para que los humanos les utilicen y maten, sino para que disfruten de sus propias vidas. Sin embargo, introducir un brazo por el ano de las vacas al mismo tiempo que se introduce por su vagina una pistola de inseminación artificial es sólo uno de los maltratos rutinarios a los que se somete a las vacas[10] y a otros animales que están en granjas y en mataderos.


En lugar de enfocarse en las horribles consecuencias que determinadas acciones tienen sobre la vida de los demás, Jessica desvía el problema hacia cuál es la palabra correcta para describir a quienes maltratan a las vacas de esa manera. Jessica dice que si un humano fuerza genitalmente o analmente a otro humano entonces se le debe llamar «violador», es decir, es alguien que ha hecho algo muy malo a otro. Sin embargo, Jessica dice que si un humano fuerza genitalmente o analmente a una vaca para que ésta produzca leche entonces no se le debe llamar «violador», y dice esto porque o bien cree que forzar genitalmente a las vacas y matarlas es éticamente correcto, o cree que es éticamente incorrecto, pero que su gusto por la carne y la leche lo justifica. Lo mismo defiende sobre matar a las vacas contra su voluntad. Así es la «ética» que existe en la sociedad actual: las vidas de los demás no importan si no pertenecen a nuestro grupo preferencial, o si importan es para satisfacer nuestros gustos; y para intentar justificar un mismo mal lo nombramos con palabras diferentes dependiendo de quién sea la víctima.

Por lo tanto, Jessica intenta justificar, por gusto, el maltrato hacia quienes no pertenecen a su grupo preferencial (compuesto por los humanos), por lo que rechaza la Regla de Oro y viola el Principio de Igual Consideración de Intereses (usa una discriminación arbitraria llamada especismo[11]). El mecanismo utilizado para discriminar arbitrariamente, y para no respetar, siempre sigue el mismo patrón.



El gusto por comer carne y por beber leche no es una razón que justifique éticamente el degollamiento de las vacas y de sus hijos los terneros. Degollar a alguien es una acción éticamente muy grave y la ciencia de la nutrición dice que es innecesario que los humanos se alimenten con productos de origen animal[12]. No, Jessica, no se nos va la pinza a quienes rechazamos hacer a los demás lo que tú defiendes que se les haga.

A continuación Jessica dice: "Curiosamente parece ser que la gente vegana está por encima del resto en la escala moral y pueden utilizar sexismo, racismo y violencia en sus campañas de concienciación que no pasa nada. He visto a veganas utilizar expresiones cargadas de odio misógino y capacitismo contra compañeras con trastornos alimenticios y aquí no ha pasado nada. Puede que algún día llegue a entenderlo, pero no será hoy."

La realidad es que existen acciones éticamente superiores a otras[13]. Por ejemplo, la acción de elegir no violar a alguien es superior a la acción de elegir violar a alguien. Esto es así porque existe una Ética: la violación no es una cuestión opinable, sino que siempre es una acción éticamente incorrecta. Si la Ética que defendemos los veganos es la correcta, que lo es, entonces respetar a los seres sintientes es una acción éticamente superior a no respetarlos.

¿Está justificado utilizar frases sexistas, racistas o violentas con la finalidad de lograr el respeto a la vida de los seres sintientes? La respuesta dependerá de las consecuencias estimadas para el avance de la Ética. No voy a entrar en un debate sobre estrategias, pero existe un abismo cualitativo entre el sonido de las palabras y el tacto de las acciones.

Jessica dice: "De hecho, para tirarme a la piscina no hay día mejor que hoy, así que me voy a mojar: creo que el veganismo es un trastorno de la conducta alimenticia similar a la anorexia oculto tras la excusa de la ética. Otro día, si quieres, te lo desarrollo."

Lo que Jessica demuestra aquí es que no tiene claro qué es el veganismo. Es lo primero que debería estudiar antes de desarrollar su opinión sobre él. El veganismo es poner en práctica el respeto a los seres sintientes, es decir, poner en práctica la Ética[14]. Por lo tanto el veganismo no es sólo una alimentación vegetariana estricta, sino que implica rechazar todo aquello que no respete a los seres sintientes (en alimentación, vestimenta, ocio, etc.), y por esa razón el veganismo no puede ser un trastorno alimentario.


Es posible que alguien responda con un artículo al presente artículo. Adelanto que no voy a escribir otro artículo como respuesta. Si alguien deja un comentario respecto a este artículo, le responderé con otro, pero que antes lea las Normas para comentar en RV.