NORMAS SOBRE COMENTARIOS: Los comentarios de infraseres no se publican, no pierdas tu tiempo...........................................

10 nov. 2016

SUFRIMIENTO Y MATANZA:
Tracción a sangre

Quien dice que «los humanos deben ser respetados porque son humanos» no está dando ninguna razón, está defendiendo una ética hueca, pues ya sabemos que «los humanos son humanos», «los blancos son blancos» y los «hombres son hombres». La razón por la que un humano debe ser respetado es porque tiene una conciencia[1] gracias a la cual puede sufrir y disfrutar, y por lo tanto tiene intereses respecto a dichas experiencias que deben ser éticamente considerados[2]. Quienes no son humanos deben ser respetados exáctamente por esta misma razón. Discriminar a alguien porque es una determinada especie es especismo[3]. El especismo es una discriminación arbitraria que sigue el mismo patrón que siguen todas las discriminaciones arbitrarias, como lo son el racismo, el sexismo, etc.



1. Introducción a la tracción a sangre

La tracción a sangre (TAS) es el uso de animales para transportar personas y mercancías. Los animales explotados para tracción a sangre suelen ser toros y caballos, aunque también son explotados elefantes.

Solo en las urbes argentinas se estima que alrededor de 70.000 animales están involucrados en la tracción a sangre.

2. Sufrimiento y muerte

El 25 de octubre de 2016 PACMA dió a conocer su investigación sobre las condiciones de los caballos que arrastran coches para turistas en Sevilla, con jornadas de hasta 13 horas a 45 grados de temperatura.


PACMA documenta la explotación animal en los coches de caballos de Sevilla (Link)


3. Alternativas a la tracción a sangre

La campaña Basta de TAS. (web) (twitter) (facebook). Sus propuestas son las siguientes:

- Abolir la Tracción a Sangre en ámbitos urbanos.
- Otorgar a los trabajadores un medio de locomoción a motor o bien otras alternativas laborales superadoras.
- Crear refugios para los caballos rescatados y buscar casas de adopción.
- Dignificar el trabajo de los cartoneros, insertándolos en un marco formal, reglamento, conviertiéndolos en verdaderos agentes municipales de gestión de residuos.