NORMAS SOBRE COMENTARIOS: Los comentarios de infraseres no se publican, no pierdas tu tiempo...........................................

26 jul. 2016

ARGUMENTO:
“Si todo el mundo se hace vegano se destruirán millones de puestos de trabajo”

RESUMEN: ¿Qué impacto tiene el veganismo sobre la economía? ¿el aumento del veganismo aumenta el paro? Éstas son algunas de las preguntas a las que aquí vamos a responder.

La realidad es que el vegetarianismo y el veganismo están creciendo a una velocidad que permite que la economía se adapte progresivamente a dicho cambio en los hábitos de consumo. Lo que ocurriría al irse reduciendo paulatinamente el consumo de productos de origen animal en favor de un aumento del consumo de productos de origen vegetal, es que se produciría una paulatina adaptación de los trabajadores a la nueva situación del mercado.

Palabras clave: desempleo, economía, trabajo

El deber ético se origina en los intereses, que universalizados se convierten en la Regla de Oro de la Ética: «a priori, los intereses no deben ser frustrados»[1]. Ésta es la razón por la que las normas de la Ética operan con los intereses de los seres sintientes, es decir, la Ética es sensocentrista[2]. Discriminar arbitrariamente a alguien (por su especie, raza, sexo, etc.) viola el Principio de Igual Consideración de Intereses[3]. Para ser lo más coherente posible con la Ética se debe evitar frustrar los intereses de los seres sintientes, para lo cual se debe practicar el veganismo[4]. Algunas personas plantean malas consecuencias económicas en el caso de que hagamos lo éticamente correcto:

Algunas personas dicen que si todos los humanos se hacen veganos «de repente» entonces se produciría un colapso económico. Es evidente que un cambio drástico en los hábitos de consumo de todos los humanos no permitiría adaptar la oferta a la demanda: «de repente» muchas personas se quedarían sin trabajo. El error de estas personas es suponer que a toda la población humana va a decidir «de repente» que quiere practicar el veganismo, pues la realidad es que el vegetarianismo y el veganismo están creciendo a una velocidad que permite que la economía se adapte progresivamente a dicho cambio en los hábitos de consumo[1]. Una progresiva disminución del consumo de productos de origen animal será consecuencia del progresivo incremento del consumo de productos de origen vegetal.

Algunas personas dicen que si progresivamente todos los humanos practican el veganismo entonces se destruirán progresivamente millones de «trabajos» basados en la explotación y matanza de quienes no son humanos. Estas personas suelen decir que, según datos de la FAO («Livestock In Development», 1999), 1.300 millones de humanos viven de la ganadería, de los cuales 987 millones son pobres (ganan menos de 2$ por día) que viven en el campo. Lo que ocurriría al irse reduciendo paulatinamente el consumo de productos de origen animal en favor de un aumento del consumo de productos de origen vegetal, es que se produciría una paulatina adaptación de los trabajadores a la nueva situación del mercado, como ha ocurrido siempre: el nuevo negocio basado en el nuevo producto sustituye al antiguo negocio basado en el producto antiguo, y unos nuevos puestos de trabajo sustituyen a los antiguos, por ejemplo, a menos carniceros, más fruteros y más verduleros. A continuación vamos a poner unos ejemplos sobre cómo unos negocios son sustituidos por otros:


Algunas personas no son conscientes del ahorro que el veganismo supone para el Estado. Una alimentación sin productos de origen animal ahorraría al Estado miles de millones de dólares en temas ambientales y de salud pública. Dicho ahorro podrían ser usado para promover el empleo. A continuación se adjuntan estudios sobre el ahorro que supone el veganismo.




What If The World Went Vegetarian? (Link)