NORMAS SOBRE COMENTARIOS: Los comentarios de infraseres no se publican, no pierdas tu tiempo...........................................

21 jun. 2012

ARGUMENTO
“Los animales no tienen la capacidad ni el interés de disfrutar”

PROLEGÓMENO: Existen quienes dicen que los animales no humanos tienen un "defecto" que justifica que sean moralmente discriminados[1].


Algunas personas dicen que, al contrario de lo que ocurre con los humanos, los animales no-humanos no tienen el interés de disfrutar de sus vidas. En este caso encontramos dos planteamientos distintos:

(a) Quienes dicen que los animales no-humanos no poseen la capacidad biológica de sentir placer, es decir, la capacidad de tener experiencias placenteras y, por lo tanto, dicen que los animales no-humanos no pueden tener el interés de disfrutar de sus vidas.

Por ejemplo, según esta idea, los animales no-humanos no sienten placer al practicar sexo y, por lo tanto, es absurdo decir que los animales no-humanos practican sexo porque tienen el interés de disfrutar: la razón por la que practican sexo siempre es reproductiva. Otro ejemplo sería el juego. Según estas personas, los animales no-humanos no sienten placer jugando y, por lo tanto, es absurdo decir que los animales juegan porque tienen el interés de disfrutar: la razón por la que juegan siempre es para desarrollarse físicamente.

(b) Quienes dicen que los animales no-humanos poseen la capacidad biológica de sentir placer, es decir, la capacidad de tener experiencias placenteras, pero dicen que los animales no-humanos no tienen el interés de disfrutar de sus vidas.

Por ejemplo, según estas personas, los animales no-humanos sienten placer al practicar sexo, pero la razón por la que lo practican es siempre reproductiva, nunca por el placer que les produce. Otro ejemplo sería el juego. Según estas personas, los animales no-humanos no juegan por el placer que les produce dicha actividad sino que siempre juegan con la finalidad de desarrollarse físicamente.


Formulamos de forma más clara los dos argumentos que utilizan dichas personas. Estos irían como sigue:

(A1) "Los animales no-humanos no poseen la capacidad de sentir placer".
(A2) Como (A1) es verdadero entonces "Los animales no-humanos no tienen interés de disfrutar".

ó

(A1) "Los animales no-humanos poseen la capacidad de sentir placer".
(A2) "Los animales no-humanos no tienen interés de disfrutar".


RESPUESTA VEGANA:

Este argumento puede rebatirse de las siguientes maneras:

(i) Los individuos con sistema nervioso central poseen la capacidad biológica de sentir placer, es decir, la capacidad de tener experiencias placenteras. No existe ninguna razón para afirmar que los humanos poseen capacidad para sentir placer y los animales no-humanos no. Sabemos que cuando un humano siente placer su cuerpo genera algunas sustancias químicas. Algunas de ellas son: dopamina, endorfinas y oxitocina. Estas sustancias también son generadas por los cuerpos de los animales no-humanos en típicas situaciones de placer:

(ii) Si alguien tiene la capacidad biológica de sentir placer es absurdo decir que las experiencias placenteras no son de su interés. No tiene sentido que en la naturaleza existan individuos que hayan evolucionado para tener la capacidad de sentir placer pero que nunca tengan interés en tener experiencias placenteras. Además, ¿Por qué razón la naturaleza habría dotado a los humanos del interés de tener experiencias placenteras y en cambio los animales no-humanos no? No tiene sentido. Simplemente es una excusa especista para justificar la frustración del interés de disfrutar de los animales no-humanos.


(iii) La ciencia ya está estudiando el placer de los animales no-humanos. El placer de los animales no-humanos es objeto de una disciplina conocida como “etología hedonista” (hedonic ethology):

- En mayo de 2011, Jonathan Balcombe, un experto en comportamiento animal, publicó su libro The Exultant Ark: A Pictorial Tour of Animal Pleasure (El arca exultante. Un viaje en imágenes por el placer animal), donde habla y muestra fotografías sobre el placer -y algunas veces vicio- de animales no-humanos:

“A los lémures de Madagascar, por ejemplo, les gusta estar con la panza al aire libre para gozar del sol, mientras los ratones son capaces de internarse en un laberinto de temperaturas polares para conseguir alimentos sabrosos como galletas elaboradas con manteca, paté o Coca-Cola. Si, en cambio, encuentran alimento balanceado para ratones… volverán rápidamente a sus nidos, para no dejarlos por el resto del experimento”. Jonathan Balcombe

Para el experto hay tres argumentos en apoyo de la teoría: en primer lugar la adaptación; en segundo, la existencia del placer en al menos una especie animal (el ser humano) y en tercer lugar porque están biológicamente “equipados” para sentirlo, del mismo modo que para sentir el dolor.

El científico también asegura que en los animales el sexo no está solamente vinculado con la reproducción: lejos de ser un placer exclusivo de los humanos, también está presente entre las distintas especies del reino animal. A modo de confirmación, el especialista exhibe la foto de una pareja de manatíes con el pene de cada uno en la boca del otro.

En la naturaleza se pueden encontrar a animales no-humanos que han abusado de sustancias que causan placer (llegando incluso al vicio), por ejemplo, pájaros o elefantes ebrios después de haber consumido cantidades superiores a lo normal de frutas fermentadas.



CONCLUSIÓN: Los animales no-humanos que poseen la capacidad de sentir placer pueden tener experiencias placenteras. No tiene sentido decir que la evolución ha creado individuos que poseen la capacidad de sentir placer pero que no tienen interés en tener experiencias placenteras. Los animales que tienen capacidad para sentir tienen el interés de vivir disfrutando de sus propias vidas.