14 de julio de 2017

ARGUMENTO:
“Sólo los humanos tienen dignidad”

RESUMEN: ¿Qué es la dignidad? ¿qué relación existe entre dignidad y respeto? ¿quienes no son humanos tienen dignidad? Éstas son algunas de las preguntas a las que aquí voy a responder.

La dignidad no es una carácterística poseída por los sujetos, sino que se refiere a cómo alguien merece o debe ser tratado por los demás. Decir que alguien tiene dignidad es similar a decir que ese alguien merece respeto, lo cual implica tener en consideración sus intereses para tratarle bien. Por lo tanto, cuando alguien dice que los humanos tienen dignidad está diciendo que merecen ser tratados con respeto, lo cual es cierto, pero la razón para respetarles no es porque son humanos, como erróneamente dice el antropocentrismo, sino porque son seres que tienen una conciencia y que por lo tanto sienten y tienen intereses, como dice el sensocentrismo. Quienes no son humanos también sienten y tienen intereses que deben ser éticamente considerados, por lo tanto también merecen respeto: tienen dignidad.

Palabras clave: dignidad, respeto
Artículo en: Inglés

Algunas personas dicen que «los humanos, y sólo ellos, poseen dignidad». La palabra «dignidad» (Del lat. dignĭtas, -ātis) significa en su primera acepción «1. f. Cualidad de digno», y «digno» (Del lat. dignus) significa «1. adj. Merecedor de algo». La dignidad no es una característica poseída por los sujetos, sino que se refiere a cómo alguien merece o debe ser tratado por los demás. El concepto de «dignidad» es muy utilizado por la teología judeo-cristiana para discriminar arbitrariamente a quienes no son humanos diciendo que «no tienen dignidad»; viniendo así a decir que quienes no son humanos son cosas para que los humanos las usen. Por ejemplo, en el Catecismo de la Iglesia Católica puede leerse lo siguiente: «Por haber sido hecho a imagen de Dios, el ser humano tiene la dignidad de persona; no es solamente algo, sino alguien. Es capaz de conocerse, de poseerse y de darse libremente y entrar en comunión con otras personas; y es llamado, por la gracia, a una alianza con su Creador, a ofrecerle una respuesta de fe y de amor que ningún otro ser puede dar en su lugar». En la misma línea que el catolicismo, Adela Cortina dice que «los animales tienen un valor, los seres humanos dignidad». Decir que alguien tiene dignidad es similar a decir que ese alguien merece respeto, lo cual implica tener en consideración sus intereses para tratarle bien[1]. Por lo tanto, cuando alguien dice que los humanos tienen dignidad está diciendo que merecen ser tratados con respeto, lo cual es cierto, pero la razón para respetarles no es porque son humanos, como erróneamente dice el antropocentrismo[2], sino porque son seres que tienen una conciencia y que por lo tanto sienten y tienen intereses, como dice el sensocentrismo[3]. Quienes no son humanos también sienten y tienen intereses que deben ser éticamente considerados, por lo tanto también merecen respeto: tienen dignidad.