ARGUMENTO:
"Los veganos respetan a los animales por egoísmo, el altruísmo no existe"

RESUMEN: ¿Qué es el altruismo? ¿qué es el egoísmo psicológico? ¿los veganos son veganos por su propio interés o porque es su deber? Éstas son algunas de las preguntas a las que aquí voy a responder.

La conducta egoísta es aquella que, con el objetivo de satisfacer los propios intereses, menosprecia los intereses de los demás en circunstancias en las que dichos intereses no deberían ser menospreciados. Según el egoísmo psicológico, los humanos siempre actúan motivados por razones egoístas, por lo tanto niega la existencia de altruismo. Sin embargo, del supuesto hecho de que los humanos siempre actuaran motivados por una razón egoísta no se puede inferir lógicamente la conclusión normativa «debemos comportarnos de manera egoísta». Por lo tanto, responder a la cuestión sobre si los humanos siempre actúan por razones egoístas o si por el contrario existen las conductas altruistas tiene un interés meramente psicológico, no ético. Desde un punto de vista psicológico, el egoísmo psicológico no es una teoría falsable, hecho que rebate dicha teoría instantáneamente. Por si esto fuera poco, el egoísmo psicológico puede ser rebatido por el hecho de que no es incompatible ser feliz con ser altruista y por otras razones.

Palabras clave: altruismo, egoísmo psicológico


El egoísmo. La conducta egoísta es aquella que, con el objetivo de satisfacer los propios intereses, menosprecia los intereses de los demás en circunstancias en las que dichos intereses no deberían ser menospreciados. El egoísmo está ampliamente extendido en las sociedades antropocentristas, pues en ellas los humanos menosprecian el interés a la salud/vida de quienes no son humanos, incluso de humanos en aquellas sociedades antropocentristas que están influenciadas por el egocentrismo que promueve el liberalismo.

Algunas personas argumentan que «los humanos siempre actuan por egoísmo, POR LO TANTO deben ser egoístas». Este argumento usa la falacia lógica, la cual consiste en el error de inferir una conclusión normativa a partir de una descripción[1]. Por lo tanto del supuesto hecho de que los humanos siempre actúan motivados por una razón egoísta no se puede inferir lógicamente la conclusión normativa «debemos comportarnos de manera egoísta». Por lo tanto, responder a la cuestión sobre si los humanos siempre actúan por razones egoístas o si por el contrario existen las conductas altruistas tiene un interés meramente psicológico, no ético.

Algunas personas afirman que «los humanos SIEMPRE actúan movidos por egoísmo», es decir, niegan la existencia de altruismo. Esta idea se llama «egoísmo psicológico». La teoría del egoísmo psicológico fue propuesta originalmente por Jeremy Bentham (1748-1832), pero se encuentran posibles antecedentes en la obras de Thomas Hobbes (1588-1679) y en François de La Rochefoucauld (1613-1680). El egoísmo psicológico es la teoría sobre una supuesta «naturaleza humana» según la cual la conducta siempre está impulsada por motivaciones autointeresadas, y niega la existencia de conductas verdaderamente altruistas. La teoría más importante de egoísmo psicológico es el hedonismo psicológico, que asegura que el deseo de experimentar placer o de evitar el dolor es el motivo que guía todas las acciones humanas voluntarias. Por ejemplo, según el egoísmo psicológico, quienes practican el veganismo lo hacen por egoísmo («salud», satisfacción personal, reconocimiento social, placer, poder, protección personal, etc.), no por el deber de beneficiar a otros respetándoles.


Como ya expliqué, llegar a una conclusión normativa a partir de la teoría del egoísmo psicológico es hacer uso de la falacia lógica[1]. Además, la teoría del egoísmo psicológico es rebatida por las siguientes objecciones:

(i) El egoísmo psicológico no es una teoría falsable.
(ii) Incluso si no existiera el altruismo, la teoría del egoísmo psicológico es falsa porque existen conductas no egoístas: conductas por interés propio y conductas por placer.
(iii) Hacer siempre lo que más queremos hacer no demuestra el egoísmo psicológico.
(iv) Ayudar a otros porque nos sienta bien, o porque nos produce placer, o porque calma nuestra conciencia no demuestra el egoísmo psicológico, sino el altruismo.
(v) Existen casos de altruísmo que dificilmente se pueden explicar mediante la teoría del egoísmo psicológico.

A continuación desarrollo dichas objecciones:


Por tanto, el argumento según el cual «los humanos SIEMPRE actúan movidos por egoísmo, POR LO TANTO deben ser egoístas» está mal en casi todas las formas en que un argumento puede estar mal: las premisas no son verdaderas, y aun si lo fueran, la conclusión no se seguiría de ellas.