¡FELIZ AÑO VEGANO 2017!...................................NORMAS SOBRE COMENTARIOS: Los comentarios de infraseres no se publican, no pierdas tu tiempo........................................... Los comentarios están moderados, lee las Normas sobre los comentarios................................. Si no sabes dónde dejar tu comentario pregunta en el Foro General..............Gracias......................Las respuestas son mejoradas constantemente, no dudes en ayudar a mejorarlas..........................

11 may. 2016

ARGUMENTO:
“Vale más un humano que un perro, por tanto matar perros está bien”

RESUMEN:  ¿Es racional que lo que haríamos ante un dilema imaginario lo hagamos cuando realmente no existe tal dilema? ¿dar más valor a la vida de un ser sintiente que a otro es una razón que justifique no respetar a quien damos menor valor? Éstas son algunas de las preguntas a las que aquí vamos a responder.

Algunas personas que no respetan a quienes no son humanos intentan justificar la explotación y la matanza de estos diciendo que sus vidas tienen menos valor que la vida de cualquier humano. Sin embargo, del hecho de que demos un valor diferente a la vida de los demás no se infiere lógicamente que no debamos respetarles. Si no nos enfrentamos a un dilema de salvar vidas entonces el valor de las vidas de los seres sintientes no tiene relación con el respeto que les debemos. A priori, debemos respetar a los demás, aunque valoremos más la vida de unos seres sintientes que la vida de otros.

Palabras clave: confusión respeto-valor

Algunas personas nos ponen ante dilemas del siguiente tipo: «si estuvieras en una situación extrema en la que tuvieras que elegir entre salvar la vida a un humano o a un perro, ¿a quién salvarías?». En otro artículo demostré que la vida de los seres sintientes no tiene el mismo valor, ni subjetiva ni objetivamente[1]. Alguien puede considerar que, subjetiva u objetivamente, la vida de un determinado humano es más valiosa que la vida de un perro, por lo tanto si sólo puede salvar a uno de los dos entonces salvará al humano. Asimismo, en otra situación extrema alguien puede considerar que la vida de un determinado humano es más valiosa que la vida de otro humano y por lo tanto elegirá salvar al humano cuya vida considera que es más valiosa. Hasta aquí todo es lógico: se debe elegir salvar la vida de quien se estima que tiene más valor. El problema aparece cuando se confunde el valor con el respeto. Por ejemplo, se confunde el valor con el respeto cuando alguien afirma que «es éticamente correcto dañar y matar a los perros porque la vida de los perros es menos valiosa que la vida de cualquier humano». Algunos veganos también caen en la confusión respeto-valor, y por eso dicen que «las vidas de los seres sintientes son igual de valiosas»: erróneamente creen que si dos vidas tienen un valor direfente entonces eso justifica dañar y matar a quien es considerado menos valioso. Debemos darnos cuenta que al valorar menos la vida de alguien no se infiere lógicamente que esté justificado maltratarle. Si no nos enfrentamos a un dilema de salvar vidas entonces el valor de la vida de los seres sintientes no tiene relación con el respeto que les debemos. Aunque valoremos más la vida de un ser sintiente que la vida de otro, a priori, debemos respetar a todos, según establece la Regla de Oro de la Ética: a priori, los intereses no deben ser frustrados[2]. Es muy poco frecuente que se nos presente una situación en la que sólo exista la opción de elegir salvar la vida a un ser sintiente o a otro. Lo habitual es que existan alternativas que permitan salvar la vida a ambos seres sintientes. Sin embargo, podría darse tal posibilidad, pero sería un error establecer una regla general para casos tan peculiares como estos. Además, siempre debemos tener en cuenta las consecuencias estimadas, pues podría darse el paradójico caso de que elegir salvar a la vida que creemos que tiene más valor tuviera unas consecuencias peores que elegir salvar la vida que creemos que tiene menos valor.