NORMAS SOBRE COMENTARIOS: Los comentarios de infraseres no se publican, no pierdas tu tiempo...........................................

2 dic. 2016

ARGUMENTO:
"En sociedades veganas matar a un humano y a una mosca se castigaría igual"

RESUMEN: ¿Las leyes que castigan el maltrato y la matanza deben castigar por igual independientemente de la especie a la que pertenece la víctima? Éstas son algunas de las preguntas a las que aquí vamos a responder.

Independientemente de lo que diga la legislación, a priori tenemos el deber ético de respetar a todos los seres sintientes. Fácilmente podemos estimar que las consecuencias de defender una ley de igualdad de castigo serían peores que si hay una desigualdad en los castigos aplicados, pues es una idea que genera un amplio rechazo y que se utilizaría desde el antropocentrismo para justificar la actual explotación y matanza de quienes no son humanos. Aunque actualmente sólo está reconocido legalmente el derecho a la salud/vida de los humanos, existen multas y penas de cárcel para determinados maltratos y matanzas de animales no humanos de algunas especies; dichas multas y penas de cárcel no son iguales a las multas y penas de cárcel por maltratar y matar a humanos, pero dicho castigo es apoyado por la mayoría de la sociedad sin parecerles una «locura vegana», incluso exige un endurecimiento de los castigos existentes.

Palabras clave: discriminación, leyes, multas, penas

En un artículo anterior demostré que deben existir castigos porque estimamos consecuencias menos malas que si estos no existiesen[1].

En un artículo anterior demostré que, independientemente de lo que diga la legislación, a priori tenemos el deber ético de respetar a todos los seres sintientes[2]. También demostré que para que alguien tenga derechos legales (esencialmente el derecho a la salud/vida) no es necesario que comprenda qué es un derecho, ni es necesario que tenga obligaciones y responsabilidades, y tampoco es necesario que tenga capacidad de emprender acciones legales para hacerlos valer[3].

Algunas personas que defienden derechos legales para quienes no son humanos dicen que se debería aplicar el mismo castigo independientemente de la especie a la que pertenezca la víctima. Este argumento viene desde el sensocentrismo y es la consecuencia de asumir un marco ético «deontologista» que rechaza el marco ético consecuencialista[4]. Por ejemplo, dicen que matar a una mosca debería estaría igual de castigado que matar a un humano, pues lo contrario violaría el Principio de Igual Consideración de Intereses[5], llevándonos a una discriminación especista[6]. Aunque lo que dicen estas personas es cierto, fácilmente podemos estimar que las consecuencias de defender una ley de igualdad de castigo serían peores que si hay una desigualdad en los castigos aplicados, pues es una idea que genera un amplio rechazo y que se utilizaría desde el antropocentrismo para justificar la actual explotación y matanza de quienes no son humanos. Además, el derecho legal a la salud/vida no se aprobará en ningún parlamento mientras la mayoría de la población siga rechazando la Ética mediante el consumo de productos de origen animal.

Algunas personas dicen que no se les deben reconocer derechos legales a quienes no son humanos porque entonces se debería aplicar el mismo castigo independientemente de la especie a la que pertenezca la víctima. Este argumento viene desde el antropocentrismo y su objetivo es justificar la explotación y matanza de quienes no son humanos que, como ya expliqué, debemos rechazarla por ser éticamente incorrecta[2]. Además, estas personas niegan derechos legales para quienes no son humanos al mismo tiempo que defienden derechos legales para los humanos, siendo por lo tanto especistas[6]. Aunque actualmente sólo está reconocido legalmente el derecho a la salud/vida de los humanos, existen multas y penas de cárcel para determinados maltratos y matanzas de animales no humanos de algunas especies; dichas multas y penas de cárcel no son iguales a las multas y penas de cárcel por maltratar y matar a humanos, pero dicho castigo es apoyado por la mayoría de la sociedad sin parecerles una «locura vegana», incluso exige un endurecimiento de los castigos existentes.