Argumento: "Los veganos se creen éticamente superiores por respetar a los animales"

PROLEGÓMENO: Como ya vimos, si alguien se cree o es superior a otro individuo en una determinada cualidad, de ello no se deriva que sea éticamente correcto que aquel frustre los intereses fundamentales de este último[1].

Algunas personas acusan a quienes viven de manera vegana de creerse "superiores" a los demás por vivir respetando los animales no humanos. Como ya vimos, nadie se puede creer "superior" a nadie porque la "superioridad general" no existe[2]. Por lo tanto entendemos que lo que quieren decir estas personas es que quienes viven de manera vegana se creen éticamente mejores que quienes no son veganos.

Además, con esta acusación dan a entender que vivir respetando a los animales no humanos es éticamente igual de válido que no respetarlos.

Formulamos de forma más clara el argumento que utilizan dichas personas. Las premisas y la conclusión serían las siguientes:

ESTRUCTURA DEL ARGUMENTO:

P1: "Es éticamente correcto esclavizar y asesinar a los animales no humanos".
C1: Como P1 es verdadera entonces "Quien vive de manera vegana no actúa de manera éticamente superior a quien no es vegano".


RESPUESTA VEGANA:

Este argumento puede rebatirse de las siguientes maneras:

(i) Hay que diferenciar entre lo que alguien se cree que es y lo que alguien es. Un genocida puede estar convencido de que hace lo que debe y, por lo tanto, que su comportamiento ético es impecable, pero cientos de torturados y asesinados contradicen su creencia. Esto muestra que la cuestión no es lo que alguien crea sobre su comportamiento ético sino que son tanto la actitud como las consecuencias hacia los demás las que delatan si alguien se está comportando de manera éticamente correcta o incorrecta, y en qué grado.

En el pasado, cuando la esclavitud de humanos era algo aceptado como norma social, muchos de los humanos que la practicaban creían que actuaban de manera éticamente correcta, pero los hechos nos muestran que actuaban de manera éticamente incorrecta, pues no respetaban los intereses fundamentales de los demás, pues los trataban como si fueran meras cosas. Quienes en esa época rechazaban la esclavitud humana se comportaban de manera éticamente correcta y, por lo tanto, su comportamiento era éticamente superior al comportamiento de quienes participaban en ella. Tanto los antiesclavistas como los esclavistas que creían hacer lo éticamente correcto, creían ser buenas personas, pero el hecho es que, quienes realmente se comportaban de manera éticamente correcta solo eran los primeros.


(ii) Exiten comportamientos éticamente superiores o mejores que otros. Existen acciones éticamente correctas y acciones éticamente incorrectas. Las acciones éticamente correctas son éticamente superiores a las acciones éticamente incorrectas. Tanto las acciones éticamente correctas como las acciones éticamente incorrectas pueden ser valoradas, más allá de la valoración binaria bueno/malo, pues existen acciones más correctas que otras y acciones más incorrectas que otras.

Si alguien rechaza violar y asesinar a otros humanos entonces se comporta de manera éticamente correcta, en cambio, quien viola y asesina a otros humanos se comporta de manera éticamente incorrecta; podemos afirmar que, en este sentido, el primer individuo se comporta de una manera éticamente superior al segundo.

Quienes no son veganos se creen moralmente que actúan de manera éticamente superior a quienes no actuán de acuerdo a sus valores éticos. ¿Acaso quien no viola no cree que está actuando de manera más correcta que quien viola? Es curioso observar que quienes hoy respetan a las mujeres creen y afirman que se comportan de manera éticamente superior a quienes no lo hacen. Esto es debido a que el respeto a las mujeres hoy es generalizado, la sociedad -principalmente la occidental- acepta orgullosamente que el respeto a las mujeres es un comportamiento éticamente superior a no hacerlo y que hoy no es respetable opinar a favor del no respeto a la mujer. La sociedad no sólo no respeta la opinión que defiende el maltrato a las mujeres sino que es intolerante con el hecho en sí.


(iii) El respeto a los demás no es una opción, no es una cuestión de gustos. Nunca deberíamos olvidar que hay víctimas implicadas en la cuestión moral de nuestra relación con otros animales sintientes. El veganismo no es una opción para la satisfacción personal o una opción estética, el veganismo es una postura ética radical[3] que considera que ningún maltrato animal es un hecho respetable aunque ese hecho sea tolerado.

Un vegano que acuerde verbalmente con no veganos el no creerse moralmente superior en esta cuestión, es decir, que utilice la típica frase que dice "respeto tu opinión pero no la comparto", olvida en ese acuerdo a las víctimas del especismo cayendo de esta forma en una postura de relativismo moral que transforma una cuestión ética en una cuestión estética o de gustos. No todas las opiniones que no compartimos con los demás tienen por qué ser respetables. Podemos respetar a alguien físicamente como persona, pero no respetar sus opiniones morales si nos parecen injustas.

Podemos respetar a los demás sin respetar los valores morales culturales. Los veganos queremos una sociedad y unos valores culturales que respeten a los animales sintentes -una cultura vegana-, pero queremos que el cambio social y cultural sea pacífico[4], por ello, una frase más adecuada que la anterior sería: "Te respeto como persona y tolero lo que haces, pero no comparto comparto tu opinión ni me parece respetable", podemos afirmar esto sin alterarnos ni ponernos violentos.

Socialmente algunas acciones son valoradas como negativas -no acudir a una cita, molestar, ser maleducado, etc.- y otras acciones son consideradas por las leyes civiles como merecedoras de un castigo social -robo, violación, asesinato, etc.-, es el resultado de la convivencia en una sociedad y en una cultura determinadas. Evidentemente debemos tener en cuenta el contexto cultural de la moralidad y su influencia sobre el individuo si queremos llegar a un mundo vegano[5].

Si creemos que una acción es moralmente superior a otra seguramente deseemos que los demás elijan la superior. Si creemos que moralmente es mejor no maltratar a un animal desearemos que los demás también sigan esta regla, a no ser que, más que la víctima, lo que nos preocupe sea nuestra propia satisfacción personal o la imagen que proyectamos. El respetar a los demás no puede ser una cuestión de gustos, relativa a lo que nos apetezca o no hacer, es una obligación moral para todo aquel que no carece de empatía y simpatía[6].

Creerse que se está actuando de manera éticamente superior a alguien respecto a un tipo de conducta no significa más que eso: una valoración moral. Quienes nos hemos hecho veganos valoramos positivamente el respeto hacia quienes sienten y negativamente su maltrato, el veganismo es una cuestión de coherencia moral con nuestros valores.


(iv) Vivir de manera vegana no garantiza que se sea éticamente "perfecto". Quien vive de manera vegana por respeto a los demás ha dado el paso más importnte en cuanto a su actitud ética, pues rechaza perjudicar a todo aquel individuo que puede ser perjudicado, pero eso no garantiza que no afectemos a otros con nuestras acciones ni que tengamos un carácter virtuoso.

 

CONCLUSIÓN: La cuestión no es lo que alguien crea sobre su comportamiento ético sino que son tanto la actitud como las consecuencias hacia los demás las que delatan si alguien se está comportando de manera éticamente correcta o incorrecta, y en qué grado. Existen comportamientos éticamente superiores o mejores que otros, por eso, unos son éticamente correctos y otros éticamente incorrectos. Vivir de manera vegana es un paso éticamente fundamental, pues se rechaza perjudicar a los demás con nuestras acciones, pero ello no garantiza que no afectemos a otros con nuestras acciones ni que seamos virtuosos.




Get Adobe Flash player

Sólo el usuario respuestasveganas (administrador) puede escribir en negrita. Contraseña: vegan