MALTRATO:
Carreras de caballos y otras exhibiciones de hípica

Quien dice que «los humanos deben ser respetados porque son humanos» no está dando ninguna razón, está defendiendo una ética hueca, pues ya sabemos que «los humanos son humanos», «los blancos son blancos» y los «hombres son hombres». La razón por la que un humano debe ser respetado es porque tiene una conciencia[1] gracias a la cual puede sufrir y disfrutar, y por lo tanto tiene intereses respecto a dichas experiencias que deben ser éticamente considerados. Quienes no son humanos deben ser respetados exactamente por esta misma razón. Discriminar a alguien porque es una determinada especie es especismo[2]. El especismo es una discriminación arbitraria que sigue el mismo patrón que siguen todas las discriminaciones arbitrarias, como lo son el racismo, el sexismo, etc.

Las carreras de animales (así como el entrenamiento que les dan) son un ejemplo de la falta de respeto que los humanos tienen hacia quienes no son humanos. Quienes son obligados a participar en carreras, son valorados por la cantidad de victorias y dinero que pueden proporcionar. Apoyar las carreras de caballos y otros espectáculos de hípica implica apoyar el maltrato.

1. Introducción a las carreras de caballos

Los caballos y yeguas son animales sociales que pueden llegar a vivir 30 años y viven en manadas donde se relacionan entre ellos. En manada se protegen de las agresiones externas y de los depredadores, comen, viajan, juegan y cuidan de los pequeños.

Existen diferentes tipos de carreras en los que se obliga a competir a quienes no son humanos. Las más comunes son las carreras de caballos (hípica) y las carreras de galgos. También existen otro tipo de exhibiciones en las que se utilizan a los caballos.

2. Entrenamiento

Los caballos pueden costar mucho dinero, y sus propietarios quieren el máximo de rentabilidad en la mayoría de los casos. Estos animales empiezan el entrenamiento cuando sus esqueletos todavía se están formando, con lo cual están demasiado débiles para alcanzar determinadas velocidades, padecer duros entrenamientos, o llevar a un humano a sus espaldas. Pasan su existencia rodeados de entrenadores, veterinarios, jockey/amazonas etc. y debido a ello muy difícilmente pueden interactuar con otros caballos y disfrutar de sus vidas.

3. Montar a los caballos

Los caballos pueden llegar a pesar 500 kilos, pero tienen piernas sujetas por tobillos del tamaño de los tobillos humanos. A pesar de esto muchos de ellos son sometidos a alcanzar grandes velocidades con un humano subido encima de sus espaldas. Tendones doloridos, huesos rotos, fracturas, y todo ello muchas veces mal diagnosticado por los veterinarios que ocasiona que los caballos sean obligados a correr padeciendo tremendo sufrimiento. Se calcula que aproximadamente 1 de cada 20 caballos no puede acabar las estresantes carreras por el sufrimiento que experimentan durante ellas. Muchas veces estas heridas son incurables, e irrevocables, a pesar de ellos se les somete a operaciones para que «vuelvan a correr».

4. Maltratar a los caballos con riendas

Se denomina rienda a la correa o correas que el jinete rinde, sujeta y maneja. Se utiliza habitualmente en plural para designar las correas que sirven para gobernar las guías en los tiros de mulas o caballos. Las riendas son unas correas de cuero que están sujetas al bocado a ambos lados de la boca del caballo y que van una por cada lado del cuello hasta las manos del jinete.


Las carreras de caballos y la hípica son maltrato (Link)

Igualmente se maltrata a los caballos en desfiles y en otras exhibiciones, obligándoles a realizar posturas y movimientos a base de hacerles sufrir si no lo hacen. Algunos caballos utilizados para desfiles tienen el cuello deformado debido a que les ataron la boca al cuello para que se mantuviesen en dicha posición durante grandes periodos de tiempo, produciendo dicha deformidad.


5. Transporte de los caballos

Los caballos de carreras suelen viajar de país en país, de carrera en carrera, de hipódromo en hipódromo, sin ningún sitio en el que sentirse totalmente a gusto. Quienes más padecen son los que no son «famosos», estos son metidos en camiones, barcos, etc. transportados enormes distancias en terribles condiciones, con el objetivo de ser «rentables».

6. Accidentes en las carreras de caballos

Sólo en los Estados Unidos, alrededor de 800 caballos de carrera mueren cada año debido a heridas mortales provocadas en las pistas. Se debe sumar además, una cantidad aproximada de 3500 caballos que resultan tan lastimados que no pueden terminar la carrera.


The dark side of horse racing (Link)

La web www.horsedeathwatch.com recopila desde marzo de 2007 el número de caballos que han sido asesinados en Reino Unido por forzarles a participar en carreras. Más de 370 caballos mueren cada año en carreras en Reino Unido.

7. Matanza de los caballos inservibles para las carreras

A los caballos usados en carreras se les valora por la cantidad de victorias y dinero que pueden proporcionar. Debido a ello, los caballos que han quedado heridos o que ya no corren lo suficiente como para poder competir son asesinados.

INVESTIGACIONES

- En mayo de 2012, HSUS dió a conocer una investigación con cámara oculta en la industria de la hípica en Tennessee (EEUU).

ACTIVISMO CONTRA LAS CARRERAS DE ANIMALES

- No asistas a carreras de animales.
- No hagas apuestas (quiniela hípica, carreras de galgos, etc.).
- Escribe a los representantes políticos que permiten las carreras de animales.
- Ayuda a difundir la información acerca de la crueldad detrás de las carreras de animales.
- Vota a partidos políticos que en su programa político incluyan la prohibición de estos espectáculos.
- No permitamos que se legalicen los canódromos y exijamos que esta actividad también desaparezca a nivel clandestino.