MALTRATO: Circos con animales

Algunas personas dicen que «los humanos deben ser respetados porque son humanos», lo cual es hacer uso de la falacia de petición de principio que caracteriza al antropocentrismo.[1] Al usar dicha falacia no se da un razón para respetar a los humanos, pues ya sabemos que «los humanos son humanos», que «los blancos son blancos» y que «los hombres son hombres». La razón por la que los humanos deben ser respetados es porque cada uno de ellos tiene una conciencia[2] en la cual siente y tiene INTERESES. A partir de dichos intereses se origina el deber ético de respetarles.[3] Quienes no son humanos deben ser respetados exactamente por esta misma razón. Discriminar a alguien porque pertenece una determinada especie es especismo.[4] El especismo es una discriminación arbitraria que sigue el mismo patrón que siguen todas las discriminaciones arbitrarias (sexismo, racismo, etc.): no se centran en si un ser es alguien, sino en las características de ese alguien para discriminarle y usar la violencia contra él por ser diferente.

La mayoría de los asistentes a los circos son adultos que llevan a sus hijos pequeños. Estas personas no parecen ser conscientes (o no les importa) que los animales no humanos que hay en los circos son aún más maltratados que los animales que hay encerrados en zoológicos y en acuarios.[5] En los circos se tortura a estos animales para que aprendan a realizar trucos, y la mayor parte de su vida la pasan encerrados en pequeñas jaulas y siendo transportados de un lugar a otro. Ésta es la razón por la cual el uso de animales en los circos debe ser éticamente rechazado e ilegalizado.

Introducción a los circos con animales

Según los apuntes de David Marfil, unas de las pruebas más antiguas del la existencia del circo es un «graffiti» encontrado en Egipto en la tumba de Ben Hassan con fecha aproximada de 2040 a. C. Antropólogos como Blanchard y Cheska, afirman que la práctica de la acrobacia se remonta a la cultura mesopotámica, hacia el año 1000 a. C. En ese momento, según estos autores, «el acróbata competía consigo mismo, con las fuerzas de la naturaleza y con sus propios compañeros de tribu».

En los circos se pueden presenciar actividades artísticas muy diversas y éticamente respetables realizadas por seres humanos: acróbatas, anillas, antipodismo (malabares con los pies), aro, balancín, báscula, contorsionismo, cama elástica, cuerda floja, diábolos, equilibrismo, escapismo, forzudos, funambulismo, gimnastas, malabarismo, marionetas, mimos, monociclo, musicales, payasos, rola bola, tela acrobática, titiriteros, torsión de globos, tragafuegos, tragasables, trapecistas, trucos de magia, ventrílocuos, volatineros, zancudos, etc. El problema ético aparece cuando algunos circos utilizan a animales no humanos en sus espectáculos, como ocurre con el circo Ringling Bros., el circo Quiros, el circo Gottani, y con otros circos.

Los animales no humanos que forman parte de los espectáculos circenses viven esclavizados y son maltratados. Por lo general, estos suelen ser: felinos, osos, dromedarios, avestruces, focas, equinos, primates, jirafas, elefantes, monos, primates, etc.

1. Muchos animales de los circos vienen del tráfico ilegal

El tráfico ilegal de animales no humanos era el segundo más importante a nivel global por detrás del narcotráfico. En 2009 se estimó que los traficantes de animales se embolsan cada año más de 10 mil millones de dólares.[1] Las víctimas del tráfico de animales son secuestradas de sus hábitats naturales, separadas de su grupo y familia, y vendidas a particulares, tiendas, circos, zoológicos, etc. donde tendrán una vida basada en el sufrimiento y la privación. Muchos de estos animales secuestrados mueren durante el transporte o directamente son matados para ser disecados, para vender sus pieles, su carne, sus huesos u otras partes de sus cuerpos como si fueran amuletos. Sólo en Brasil se capturan más de 38 millones de animales al año, pero 90% de ellos muere durante la caza o el transporte. El tráfico de animales prospera ante la tolerancia social y sigue la lógica implacable del mercado. Las especies más escasas obtienen los mejores precios y son, por tanto, las más cazadas, acentuándose el riesgo de su extinción.

2. Separación de madres e hijos y adiestramiento Pajaan

El Pajaan es una práctica de “adiestramiento” de elefantes que se lleva a cabo en Tailandia desde hace muchos siglos y que desafortunadamente (para los elefantes) ya ha llegado a formar parte de la cultura de este país. La finalidad de este adiestramiento es la de quebrantar la voluntad de los animales para que se conviertan en seres sumisos y totalmente incapaces de desobedecer a las órdenes de los humanos.  ¿Qué es lo que pasa exactamente? Los jóvenes elefantes de unos 4 años de edad son separados de sus madres (algo que de por sí ya es muy traumático), luego encerrados en jaulas donde no pueden ni moverse y durante un periodo de entre 4 y 7 días golpeados repetidamente con palos que llevan clavos afilados.  Cuantos más se intenta rebelar el animal más golpes recibe. Y para que el tratamiento sea más efectivo, los “entrenadores” pegan al elefante en sus zonas más sensibles: orejas y ojos (algunos animales acaban ciegos). Como si todo esto no fuera suficiente, a los elefantes no se les da ni de comer ni de beber y son sometidos a privación del sueño para que el proceso resulte aún más traumático.  Estos animales nunca serán capaces de olvidar lo que han vivido y después del pajaan siempre tendrán miedo a los hombres y por miedo harán lo que estos les pidan.  Todos los elefantes domésticos de Tailandia son sujetos a este “entrenamiento”.

En el 2004, la revista «Magazine» dio a conocer impactantes imágenes sobre cómo los elefantes son secuestrados, cruelmente separados de su hábitat y de otros elefantes (parientes y compañeros de manada) que logran escapar de estos secuestros. En las siguientes fotos puede verse a un elefante gritando, tiene apenas tres años, es la edad perfecta para someterse al phaajaan, un cruel ritual de doma practicado por la tribu Karen, del norte de Tailandia. Al final del proceso, el elefante sometido alcanzará un valor de entre 2.000 y 4.600 dólares entre sus compradores. Otro método para «entrenar» al elefante se basa en inmovilizarlo durante tres noches sin comida y golpearle para que no logre conciliar el sueño. Al final obedecerá al hombre, por la cuenta que le trae: conoce el castigo que le espera si no hace caso o comete errores.

3. El entrenamiento de los animales en los circos

Los responsables de los circos suelen afirmar que ellos usan la técnica del refuerzo positivo, es decir, premiar a los animales cuando hacen los trucos en lugar de castigarles cuando no los hacen. Sin embargo, esto no es cierto. El ex entrenador de animales Pat Derby, que ganaba 1.000 dólares diarios en la década de 1960, contó en su autobiografía «Lady and Her Tiger» (Dutton, 1976) muchos episodios de crueldad sufridos por animales no humanos usados en el cine y en la televisión. Pat Derby es co-fundador de Performing Animal Welfare Society (PAWS) y opina lo siguiente: «Después de 25 años observando y documentando circos, sé que no hay entrenadores bondadosos».

Los animales no humanos que viven cautivos en los circos son obligados, mediante maltrato físico, a adoptar comportamientos que por sí mismos nunca realizarían. Los constantes ensayos destruyen psicológicamente a los animales, asustándoles y angustiándoles.

Cuando un grito o un gesto no son suficientes, se utilizan látigos, barras de metal, barras de metal con puntas de gancho (bullhooks), descargas eléctricas con picanas y otras armas con tal de manejar y de hacer obedecer a los animales. Por ejemplo, los tigres y leones son azotados o golpeados con el fin de «entrenarlos» a temer al entrenador y a no atacar. Los entrenadores utilizan ese mismo método para conseguir que realicen sus trucos. Cuando el domador o entrenador no obtiene la obediencia absoluta del animal, entonces lo priva de alimentos.


Maltrato y violencia de animales en Circos (Link)

Los entrenadores maquillan con «Wonder Dust» las heridas que les causan a de los animales.

4. El cautiverio de los animales en los circos

Vivir toda la vida en la jaula de un circo no agradable para nadie. Los animales salvajes que viven en libertad en su hábitat suelen recorrer grandes distancias cada día como parte de su manera de vivir, estas necesidades en ningún caso las pueden satisfacer safaris-park, ni zoológicos, ni acuarios, ni mucho menos circos.

Circos: confinamiento-

En 2008, un estudio realizado por The Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals (RSPCA) en West Sussex (Reino Unido), publicado en la revista Science, demostró, basándose en datos sobre más de 4.500 elefantes, que cuando estos animales pasan su vida en los zoológicos europeos tienen más problemas de salud y pueden llegar a vivir hasta 40 años menos que aquellos otros individuos que se encuentran en libertad en reservas protegidas de Asia y África.[2] Los investigadores comprobaron que los animales que habían nacido en estos centros, los trasladados y la muerte de la madre, eran situaciones que suponían un mayor riesgo para los animales. Entre los ejemplares adultos, la obesidad o el estrés acortan su vida. Muchos no alcanzan los 17 años, mientras que los que viven en libertad pueden llegar hasta los 56 años. Esto igualmente ocurre con otros animales como ñus, cebras, leones, aves, etc. En libertad los leones pueden vivir en promedio 40 años, en cautiverio la mitad. Todo esto teniendo en cuenta que el cautiverio y el trato que reciben los animales no humanos en los circos es aún mucho peor que el que reciben en los zoológicos.

5. Los viajes

A una vida que principalmente consiste en vivir encerrados hay que añadirle los viajes, a veces muy largos, que realizan durante toda su vida, estancias muy cortas y a veces en climas inadecuados para ellos. A veces esos viajes se realizan en vagones de tren en los que se alcanzan altas temperaturas. Los viajes pueden llegar a durar varios días. Estos vagones son estrechos, insalubres y tienen poca ventilación. Muchos animales incluso han muerto cuando la temperatura ha excedido los 38 ºC.

INVESTIGACIONES SOBRE LOS CIRCOS QUE USAN ANIMALES

- En 2013, Igualdad Animal publicó una investigación de diez meses de duración en el Schwaben Park, un zoológico-circo alemán que es visitado por unas 200.000 personas de todo el mundo cada año. Más de 500 minutos de metraje de vídeo y 350 fotografías revelan la terrible explotación a la que son sometidos los chimpancés en los espectáculos de circo, cómo enferman física y psicológicamente y cómo son separados los bebés de sus madres poco después de nacer para ser criados manualmente y entrenados por los empleados del parque.
- En 2011, Animal Defenders International (ADI) presentó una investigación con cámara oculta sobre el maltrato animal en el circo "Bobby Roberts Super Circus", en Reino Unido.

- En agosto de 2010, se estrenó el documental «The Performance», el cual trata sobre el maltrato al que son sometidos los animales no humanos en los circos. El documental fue producido por Environment Films Ltd. para la organización Animals Asia Foundation. El documental fue subtitulado al español por la organización AnimaNaturalis. El film es narrado por Terry Waite CBE y la música es de Moby.


The Performance - Animales en Circos - subtítulos en español (Link)

- En 2010, Juan Pablo Olmos, de Animal Defenders International (ADI), dijo: «ADI ha llevado a cabo investigaciones en más de un centenar de circos alrededor del mundo, y casi treinta de ellas han tenido lugar en circos en Suramérica. En el Perú, se investigó a ocho circos seleccionados al azar y los resultados mostraron que tanto los animales salvajes como los domésticos, soportan confinamiento, privación y maltrato para que los animales hagan trucos. El Ministerio de Agricultura del Perú también ha investigado varios circos de animales ubicados en Ica, Lima y Lambayeque, que han dado lugar a incautaciones y multas. Hemos comprobado que los animales domésticos, como caballos, burros y los perros, sufren en los circos. Tenemos imágenes que muestran a los caballos, ponis y perros que son golpeados, pateados, azotados y confinados».

- En 2009, People for the Ethical Treatment of Animals (PETA) presentó una investigación con cámara oculta en el «Ringling Bros. and Barnum & Bailey Circus» donde aparecen los trabajadores maltratando a elefantes y a tigres golpeándolos con ganchos, empujándolos, torturándoles con electro-shock, etc.

- En 2009, Animal Defenders International (ADI) presentó una investigación con cámara oculta sobre el maltrato animal en el Gran Circo Británico, en Reino Unido.

- En 2008, Animal Defenders International (ADI) presentó una investigación con cámara oculta sobre el maltrato animal en circos de todo el mundo, incluido en los EEUU. La investigación muestra la violencia utilizada por los trabajadores de los circos para entrenar y controlar a los animales no humanos, su vida en pequeñas jaulas o encadenados, animales mentalmente enfermos por años de privación, los largos viajes que soportan y las condiciones antinaturales en las que se ven obligados a sobrevivir.

- etc.


La violencia y abuso contra animales en circos (Link)

CIRCOS SIN ANIMALES

Algunos circos sin animales son los siguientes: Le Cirque du Soleil (Circo del Sol), Circo Neil Goldbergos, Circ Cric (Premi Nacional de Circ de Catalunya 2005), Circo Cloud Seeding, Circo de la familia Cirkus, Circo de los Niños, Circo Fern Street, Circo Floize, Circo Flying High, Circo Fos, Circo Gran Fele, Circo Hiccup, Circo Imperial de China, Circo Lazer Vaudeville, Circo Les Colporteurs, Circo New Picle, Circo Nexus, Circo Plume, Circo Ruso-Americano para los niños, Circo Show Timoteo, Circo Teatro Swamp, Circo «Haga un Circo», Circus Millennia, Flying Fruit Fly Circus, Gregangelo & Velocity Circus Troupe, Circo Internacional de México, Nuevo Circo de Shangai, etc. [AVISO: estos datos deben ser revisados]

Prohibición de circos con animales

- Conoce los municipios españoles que han prohibido los circos con animales salvajes: http://www.animanaturalis.org/p/1487/ciudades_libres_de_circos_con_animales_en_espana
(Pulsa aquí para ver la lista actualizada)

- El 3 de febrero de 2012, el gobierno de Grecia aprobó una ley que prohibía a los circos utilizar animales en sus espectáculos, sean éstos de especies salvajes o domésticas.[3]

- El 21 de diciembre de 2011, una sentencia histórica del Tribunal Constitucional en Viena (Austria) rechazó la denuncia efectuada por el Circo Krone, de Alemania, sobre la decisión de Austria de prohibir el uso de animales no humanos en circos. Esta noticia es una gran esperanza para los países miembros de la UE, especialmente en Reino Unido donde se debate su prohibición, ya que ahora se tienen los argumentos legales que avalan la prohibición de circos con animales en todo el ámbito de la Unión.[4]